Emprendedores

Emprendedores-1026

Emprendedores-1026
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

¿Sabía que...

¿Sabía que...

. . . antes de los descubrimientos de Gutenberg, ya se conocía laimprenta en Europa?

Por Héctor Lacy

Lo que Johann Gutenberg (1394-1468) inventó fueron los &flashquottiposmóviles&flashquot (generalmente letras) que hicieron posible laelaboración de placas para impresión de una manera máspráctica y económica, permitiendo el desarrollo de la imprenta yel nacimiento de la industria editorial.

Detrás de aquella gran hazaña estuvo el espírituemprendedor de un hombre visionario cuya obra rebasaría, incluso, suspropias expectativas.

Pertenecía a una familia acomodada y sus primeras actividades fueron laorfebrería y la forja de metales. En aquel entonces los libros sehacían a mano por &flashquotcopistas&flashquot y algunas impresiones se hacían pormedio de placas de una sola pieza. Eran obras muy valiosas y costosas,totalmente inaccesibles para la mayoría de las personas.

Gutenberg tuvo la visión para comprender los enormes alcances quetendría una industria que permitiera la producción de libros demanera práctica desde el punto de vista técnico comercial.

La concepción de semejante empresa y su realización pudo llevarseal cabo gracias a que Gutenberg reunía muchas de lascaracterísticas que hasta hoy en día requiere cualquierempresario: conocimientos (técnicos, financieros y legales),creatividad, paciencia y trabajo, mucho trabajo.

Gutenberg tuvo la idea de hacer placas para impresión compuestas deletras independientes (tipos móviles) con las que se pudiera armar untexto y pudieran ser usadas para cualquier otro texto, cuantas veces fuerannecesarias. Con base en sus conocimientos sobre el delicado trabajo de losmetales logró el mayor de sus inventos: un molde para producir dichostipos móviles, de tal manera que tuvieran las dimensiones y la formanecesaria para embonar en una placa para impresión. Este molde, en cuyafabricación empleó muchos años, resultó una obramaestra de ingeniería y, aunque ahora pudiera parecer algo sencillo, ensu tiempo fue totalmente innovador; tanto, que una de las mayorespreocupaciones a lo largo de su vida fue mantener el proyecto en secreto hastaque estuviera realizado.

Junto a esta creación hubo otras: la adaptación de una prensapara sujetar y presionar firmemente las placas para impresión sobre elpapel y el desarrollo de una nueva tinta necesaria para el sistema.

Estos logros requirieron, a través del tiempo, grandes cantidades dedinero que Gutenberg consiguió por medio de socios capitalistas, con loscuales llegó a tener problemas que terminaron, algunas veces, en losjuzgados. A menudo, los socios se desesperaban porque el tiempo pasaba y losresultados no eran tangibles; esto se debía principalmente a dosrazones: Gutenberg quería mantener en el mayor secreto sus avances ysolo quería dar a conocer su sistema cuando estuviera lo suficientementeperfeccionado.

Irónicamente, casi a los ochenta años de edad, cuando estaba apunto de ver coronados sus esfuerzos publicando el primer libro impreso delmundo, La Biblia, una demanda legal de parte de uno de sus socioscapitalistas quien aprovechó que no se habían obtenido losresultados que él había prometido en el tiempo programado lodespojó de casi todo su capital y de todo el equipo e instrumentos paraimpresión que había logrado fabricar para su sistema.

El socio continuó el proyecto de Gutenberg y publicó LaBiblia y otros libros más, utilizando los productos desarrolladosmeticulosamente a través de muchos años por el incansableemprendedor.

Gutenberg no se dió por vencido y volvió a buscar socios quefinanciaran un nuevo taller de impresión, empresa en la quevolvió a volcar su energía. Este emprendedor murió algunosaños después sin ver recompensado económicamente el mayoresfuerzo de su vida. Sin embargo, el mundo reconoció su mérito yafán perfeccionista. La calidad de las impresiones logradas con suinvento no fueron superadas hasta 400 años después de sumuerte.

Seguramente, los alcances de su invención no fueron completamenteimaginados por él: al propagarse la palabra escrita se propagó,como nunca, el conocimiento; al publicar libros en diferentes idiomas sepropició la uniformidad de éstos en los diferentes paísesde Europa, lo que contribuyó enormemente a la integracióncultural. En fin, toda una revolución que sería parte integral delo que algunos años después se conocería como ElRenacimiento.