Marketing

Marketing-1131

Marketing-1131
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Los Tiempos Cambian ¿Qué es el Tiempo? Manejo Diferente ¿Y en Estados Unidos? En Latinoamérica Darle Tiempo al Tiempo ¿Qué Hay de Europa? Asia: Circular 100% Contacto

Los Tiempos Cambian

La concepción del tiempo que tiene cada cultura influye en lasnegociaciones.

Por Lynn Beresford

Cuando en la pasada primavera México anunció que adoptaba elhorario que rige la región central de los Estados Unidos, era evidenteque se daría un cambio importante. Al parecer, el país del&flashquotmañana&flashquot se está convirtiendo aunque usted no lo crea en latierra del ahora. Para empezar, aplicar el tiempo central permitirá aMéxico mantenerse a la par de los Estados Unidos, por lo menos en lo quea los horarios laborales se refiere.

¿Qué es el Tiempo?

Rara vez algo tan concreto ha sido interpretado por tantos como algo muyabstracto. El tiempo tiene una connotación diferente, un significadoradicalmente distinto para cada cultura en el planeta. Cuando se refiere ahacer negocios, la concepción variable del tiempo puede convertirse enun importante obstáculo y provocar enormes desafíos para quienquiere comerciar fuera de su país.

En términos antropológicos y sociológicos, existen dosconcepciones diametralmente opuestas sobre el tiempo: la lineal y la circular.Conforme al concepto lineal del tiempo, éste es finito, valioso y fijo.Así, es posible ganar tiempo, comprarlo o gastarlo. Estados Unidos es unejemplo clásico de una cultura donde impera la concepción linealdel tiempo. &flashquotSiempre nos apresuramos y somos muy impacientes&flashquot, dice Jeff ReyArpan, director del departamento de administración internacional deempresas, de University of South Carolina. &flashquotContamos con productos para ahorrartiempo: hornos de microondas, alimentos preparados, franquicias de restaurantesde comida rápida. Ninguna otra cultura es más lineal que EstadosUnidos&flashquot.

Por otra parte, las culturas que consideran que el tiempo es circular, piensanque éste no tiene principio ni final; que es infinito y carece de valor.Conforme a Arpan, ese concepto se resume en una idea: &flashquotSi no aprovechas unaoportunidad hoy, habrá otra oportunidad mañana&flashquot. Africa,México y Latinoamérica operan conforme a un concepto circular deltiempo. La reencarnación es el ejemplo por excelencia del pensamientocircular.

La percepción del tiempo adquiere mayor importancia cuando un empresariode una cultura de tiempo lineal comienza a negociar con alguien que pertenece auna cultura de tiempo circular. Para la persona lineal, enfrentarse a culturascirculares significa tener que armarse de paciencia. &flashquotLas cosas tardan unaeternidad; parece que nada sucede. Es fácil frustrarse y sentirseansioso ya que las personas no responden con rapidez y uno siente queestá perdiendo el tiempo&flashquot, dice Arpan.

Por el contrario, para los empresarios que provienen de una cultura circular,la cultura lineal parece punto menos que caótica. Todos estánsiempre de prisa; los empresarios jamás destinan tiempo para conocerse;en síntesis, las culturas circulares tienden a considerar a las linealescomo apresuradas y descuidadas. Es importante recordar que, en el reino deltiempo, no existe el bien ni el mal; todo se reduce a una forma distinta depercibir el tiempo.

Manejo Diferente

En parte, el tiempo parece más largo en algunos países porque lasrelaciones interpersonales exigen más tiempo para formarse, dependiendodel lugar. Por ejemplo, en las culturas circulares, resulta impensable discutirnegocios antes de conocer a los posibles socios extranjeros. Asimismo,disfrutar la comida y el vino durante las reuniones de negocios es una formacomún de romper el hielo mientras que, en las culturas lineales, estasactividades se consideran como una mera formalidad previa a entrar en negocios.Las culturas circulares tienden a otorgarle un papel central a la fase deestablecer contacto con el otro; en cambio, en las culturas lineales, lasocialización es un prerequisito menor para discutir los detalles de unnegocio.

&flashquotLas actitudes ante el vino y la comida están vinculadas con el conceptodel tiempo&flashquot, dice Hugh Dow, franquiciatario en Bélgica de PriorityManagement Systems, compañía dedicada a la administraciónde tiempo, con sede en Bellevue, Washington. Por ejemplo, en las culturascirculares, es frecuente disfrutar de largas comidas, beber cantidadesmoderadas de alcohol y ordenar el café media hora después dehaber terminado el postre. En marcado contraste, en las culturas lineales, yEstados Unidos es el ejemplo por excelencia las cenas o comidas de negociostienden a acelerar la socialización y la fase dedicada a comer parallegar a lo que se considera la parte importante de la reunión: ladiscusión de negocios.

Arpan ilustra muy bien la dicotomía entre estas dos visiones totalmentedistintas del tiempo, de la comida y de su función al realizar negocios:&flashquotEstados Unidos es la única cultura que conozco en la que se va en autohasta un restaurante de comida rápida, se ordena en una ventanilla y secome en la carretera. Esto es una locura para los pertenecientes a culturasdonde la comida se consume en un restaurante durante un largo periodo de doshoras&flashquot.

A continuación se da idea de los conceptos relativos al tiempo endistintas partes del mundo.

Sin embargo, conviene recordar que el tiempo es una noción tantocultural como personal, y que nadie, pese a sus amplios conocimientos, puedeser totalmente objetivo acerca de la visión del tiempo. En últimainstancia, todas las percepciones están matizadas por el reloj internode la cultura correspondiente.

¿Y en Estados Unidos?

Eric Silverman, profesor suplente de antropología en DePauw University,en Greencastle, Indiana, resume la visión del tiempo estadounidense deesta manera: &flashquotLos estadounidenses están obsesionados con la puntualidad.En Estados Unidos, la vida social y profesional de las personas gira en tornode un reloj, y los términos que los estadounidenses usan para hablar deltiempo son muy reveladores&flashquot.

En Estados Unidos &flashquotse ahorra tiempo&flashquot, &flashquotse gasta el tiempo&flashquot, &flashquotse usa el tiempode manera inteligente&flashquot o, y vale la pena reflexionar acerca de laexpresión &flashquotse desperdicia el tiempo&flashquot. Los relojes &flashquotcorren&flashquot y el &flashquottiempovuela&flashquot. Una frase común es &flashquotel tiempo es dinero&flashquot, que ilustra el altovalor que los estadounidenses le otorgan al tiempo. En resumen, es punto menosque un bien. En Estados Unidos &flashquotse divide el tiempo en segmentos cada vezmenores, con el fin de llevar la cuenta y saber cuánto tiempo se hagastado para restarlo del tiempo restante&flashquot, dice Arpan. En lo que se refiere arealizar negociaciones y cerrar tratos comerciales, el experto señala:&flashquotSiempre queremos que se haga ayer&flashquot. Para las culturas circulares este enfoqueacelerado puede resultar muy perturbador.

En Estados Unidos, las directrices de tiempo están taníntimamente arraigadas que hay ciertas actividades que jamás serealizan en momentos específicos del día. Por ejemplo,generalmente se considera inadecuado consumir bebidas alcohólicas en lamañana, mientras que en culturas circulares como Nueva Guinea, esfrecuente beber una cerveza alrededor de las diez de la mañana. &flashquotEnEstados Unidos, el tiempo se divide en categorías, cada una de lascuales está destinada a actividades específicas&flashquot, destacaSilverman.

En Latinoamérica

Es legendaria la fama de Latinoamérica de hacer negocios máslentamente que otros países. Esta reputación merecida o no sesintetiza en una palabra: &flashquotmañana&flashquot. Arpan afirma que sus asociadoslatinoamericanos no se molestan cuando él ironiza utilizandotérminos como el &flashquottiempo colombiano&flashquot o el &flashquottiempo de Río&flashquot. Sinembargo, señala que, aún en una cultura circular en extremo comoMéxico, &flashquotes posible observar que el sector comercial o el áreaurbana funciona conforme a un reloj distinto y más acelerado&flashquot. Elexperto compara esto con las enormes diferencias que existen en lapercepción del tiempo en las distintas regiones de Estados Unidos. Y,como ejemplo, basta citar a Atlanta, una gran ciudad que funciona con un ritmomás rápido que el resto del estado de Georgia.

De acuerdo con Arpan, pese a que Brasil sea la quintaesencia de lospaíses latinoamericanos, se enorgullece de ser muy lineal. Losbrasileños tienden a ofenderse ante la frase &flashquotla administracióndel mañana&flashquot, ya que hacen un gran esfuerzo por romper con eseestereotipo. Si bien es posible hacer que las cosas marchen, éstasrequieren un poco más de tiempo que en otras culturas lineales. Alrespecto, Arpan señala que eso no necesariamente significa que lacultura sea menos eficiente; es sólo la manera en que funciona.

De todos los países latinoamericanos, quizá Méxicoesté en la punta extrema del espectro circular. Eduardo García,un franquiciatario de Priority Management Systems, en la ciudad deMéxico, orienta a ejecutivos mexicanos de alto nivel para aprovecharmejor su tiempo, establecer prioridades y alcanzar metas. La mayoría desus clientes se encuentran en grandes ciudades como el Distrito Federal,Guadalajara y Monterrey; ahí, conforme a García &flashquotla gente trabajatanto como en Estados Unidos o Canadá. Ya no existe la siesta; esacostumbre desapareció hace 25 años&flashquot.

Si bien García admite que la fama de dejar las cosas para mañanaaún tiene bases de realidad en los pueblos más pequeños deMéxico, el experto sostiene que las diferencias culturales radicanmás en la forma de relacionarse que en el concepto del tiempo.&flashquotGeneralmente, cuando nos encontramos con un cliente, primero hablamos decuestiones personales y después de negocios. Es posible afirmar quesólo diez o 20 por ciento del tiempo de estas reuniones estádedicado a hablar de negocios&flashquot, dice García, quien añade que ladiferencia mayor en la percepción del tiempo en Estados Unidos y enMéxico radica en que, en el primero, el tiempo es dinero, mientras queen el segundo, el tiempo es amistad.

Darle Tiempo al Tiempo

Es indudable que si desea hacer negocios con una compañíaextranjera, resulta elemental entender las percepciones culturales respecto deltiempo. Pero existen numerosas excepciones a las generalizaciones que suelenhacerse sobre el tiempo y la cultura. Por ejemplo, el ritmo de trabajoestá más estandarizado y, por consiguiente, es menos importanteen las nacientes industrias de alta tecnología. Asimismo, la edad de laspersonas puede tener un enorme efecto en la manera en que el tiempo influyesobre los tratos comerciales. En general, las generaciones jóvenes hacenlas cosas más rápido y suelen tener un pensamiento máslineal. Están más interesadas en el tiempo libre y en el quededicarán a su familia. El empleo para toda la vida no es necesariamentesu objetivo.

Todo lo anterior conduce a una pregunta: si cada generación ve el tiempode manera más lineal y menos circular que la anterior,¿funcionarán con el mismo reloj todos los países en elfuturo? No lo creo.

¿Qué Hay de Europa?

Resulta imposible aplicar un mismo concepto de tiempo a toda Europa. Hugh Dow,británico que ha vivido y trabajado en Bélgica durante losúltimos 23 años, lo sabe. En Europa, la percepción deltiempo varía profundamente de un país a otro. Conforme a Dow, lospaíses del sur (España, Italia y Portugal) tienden a marchar conun paso más lento que los países del norte.

&flashquotTodos saben que, en ciertos países, si se cita a junta, éstacomenzará puntualmente&flashquot, señala Dow. Estos países son losescandinavos, así como Alemania, Holanda y Bélgica. En cambio, enlos países cercanos al Mediterráneo, la puntualidad parece perderimportancia. &flashquotEn los países del sur, uno no puede esperar que las cosascomiencen a tiempo, y no se debe enojar si se retrasan&flashquot, dice Dow.

En Bélgica, la jornada laboral es intensa. Según Dow, &flashquotlaspersonas trabajan largos horarios, pues se espera que terminen las tareasencomendadas; y si para ello necesitan trabajar más horas, lo hacen sinchistar&flashquot. La semana laboral típica en Suiza tiene 45 horas, mientras enAlemania, alrededor de 36 horas. A pesar de esta diferencia, los trabajadoresalemanes aún mantienen la reputación de tener una estrictaética de trabajo y de estar muy organizados.

Dow cita a París como ejemplo de una ciudad agitada. Tienen una frasemetro, bulot, dodo, que significa `metro, trabajo, sueño', quesintetiza las actividades que consumen todo el tiempo de los parisinos.

En Europa, el contraste más agudo en las percepciones culturales deltiempo se observa entre Suiza e Italia. De acuerdo con Dow, los conductorestienden a aumentar la velocidad cuando viajan de Italia a Suiza a travésde los túneles que cortan la base de los Alpes. Es decir, antes decruzar la frontera de Suiza &flashquotaceleran en la mitad italiana del túnel,pero en cuanto pasan esa línea roja, reducen la velocidad a lapermitida. ¿Por qué? Porque los suizos tienen todo perfectamenteorganizado. Cuentan con cámaras que detectan de inmediato a quien rebaselos límites de velocidad&flashquot, menciona Dow. Lo anterior resultairónico porque Italia tiene fama de marchar a un ritmo más lentoque Suiza, la cual tiene la reputación de ser puntual, eficiente,productiva y organizada. &flashquotSuiza funciona como reloj. Todo sucede cuando lagente dice que va a suceder. Los ferrocarriles parten y llegan a tiempo; lagente hace cola para abordar el autobús. En comparación, Italiaes caótica. A pesar de que Italia es ejemplo europeo de la cultura deltiempo circular, tiene fama de ser creativa y productiva y Dow destaca que&flashquotnada de esto sucede sin cierto grado de organización&flashquot.

Asia: Circular 100%

Comparados con el resto del mundo, los países asiáticos sonbastante circulares. La duración de un día laboral esdifícil de definir porque en casi todos ellos, y en particular enJapón, los empleados no se sienten cómodos de salir del empleoantes de que lo haga su supervisor. Más aún, es común queel día laboral rebase los horarios establecidos y los espacios delcentro de trabajo. Los empleados japoneses a menudo cenan, hablan de negocios ysocializan con sus colegas ya bien entrada la noche. En efecto, el díalaboral japonés suele ser mayor que ocho horas. &flashquotEn Japón,Taiwán, China, Hong Kong y Singapur, es común salir, cenar ycantar en un karaoke con sus colegas&flashquot, dice Richard Cherry, profesor deadministración internacional que está asignado a Tailandia por elMonterey Institute of International Studies, ubicado en Monterey, California.Cherry considera que estas horas de esparcimiento ayudan al empleado a mantenerel ánimo y contribuyen a eliminar el estrés laboral.

En Tailandia existe una expresión que se traduce como, &flashquotun poco durantemucho tiempo&flashquot y que significa, en esencia, que si haces un poco hoy, otro pocomañana y otro poco al día siguiente, el resultado será unarelación de largo plazo. En cambio, si se apresuran las actividades, lasrelaciones no serán duraderas. En Vietnam, el tiempo se considera comouna rueda; la rueda de la vida. El tiempo es continuo, no comienza ni sedetiene. Se evita en lo posible alterar ese delicado equilibrio.

Si usted pertenece a una cultura lineal y quiere realizar negocios enTailandia, Vietnam, Hong Kong, Singapur o Taiwán, es importante queajuste su actitud al concepto del tiempo de estos países. Por ejemplo,si acaba de concluir una cena de negocios y es ya tarde, no se precipite a suhotel con el pretexto de que necesita revisar sus notas o llamar a su socio. Alactuar así, &flashquotcancela el tiempo durante el cual se realiza la mayor partede los negocios&flashquot, comenta Cherry. Por eso resulta importantísimosocializar de la misma manera que los locales. &flashquotEn Asia, si usted no estableceuna sólida relación, no logrará cerrar tratos&flashquot, afirmaCherry. En otras palabras: &flashquotAl lugar que fueres . . .&flashquot

Contacto

Priority Managment System, Paseo de las Margarita 230, CiudadBugambilias, Zapopan, Jalisco 45090, Tel: MEX (523) 6847428.