De medio tiempo

La Edad de Oro

Te presentamos oportunidades de negocio en el segmento de la tercera edad.
La Edad de Oro
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

El mercado de la tercera edad es más que interesante para el emprendedor en busca de nuevos nichos de negocios, pues está apenas en sus inicios y, definitivamente, en ascenso.

Según cifras del Consejo Nacional de Población, México experimenta una disminución gradual y sostenida de las tasas de mortalidad. Entre 1930 y 1995 las defunciones se redujeron de 26 a 4.6 defunciones por año por cada mil habitantes. A esto se suma el aumento en la esperanza de vida, que pasó de 35 años (hombres) y 37 años (mujeres) en 1930, a 71 y 76, respectivamente, en 1995 según las cifras más recientes.

México atraviesa por una transición de una población joven a una "entrada en años". El grupo de personas de 60 años o más representa el seis por ciento del total de la población, con una tasa anual de crecimiento superior al 3.5 por ciento. Por esto se puede concluir que en los próximos 15 años la población de la tercera edad crecerá en un 73 por ciento, contra 22 por ciento que crecerá la población en conjunto. En 30 años ésta será de 20 millones de personas.

Las personas están viviendo cada vez más y, por ende, el negocio de productos y servicios orientados a la tercera edad va en aumento.

Una Residencia Digna

Actualmente 18 de cada 100 hogares en México tienen por lo menos un residente de 65 años o más, por lo que la creación y desarrollo de servicios recreativos, culturales, médicos o de residencia que eleven la calidad de vida de las personas de la tercera edad es un gran reto para todos aquellos emprendedores que quieran hacer de la Edad de Oro una verdadera oportunidad de negocio.

Hoy en día las personas de tercera edad tienen otra actitud frente a la vida; más dinámica y positiva, pese a sus problemas de salud. Cada vez más ancianos buscan participar en eventos deportivos y culturales, pero fuera del Instituto Nacional de la Senectud (Insen), no existen organizaciones o empresas especializadas en atender estas demandas. El Insen tiene más de mil 700 clubes en toda la República Mexicana y atiende, sólo en la ciudad de México, a más de cinco mil personas mayores de 60 años ofreciéndoles todo tipo de actividades.

Sin embargo, en materia de hogares o residencias para ancianos, hay poco en nuestro país y lo poco que hay se asocia con lugares fríos, de abandono, lo que no ocurre en países industrializados en donde la tendencia ha cambiado hacia la creación de las llamadas "residencias", donde se cuenta con áreas verdes, privacía, limpieza, buena comida y excelente servicio para este segmento de la población.

Marcos Peche, director de la Fundación Mi Querido Viejo, donde se cuida profesionalmente a personas de la tercera edad, dice que esta institución formada por un grupo de médicos, abrió hace unos nueve meses y aunque su crecimiento ha sido planificado (aceptan de dos a tres residentes por mes) está pensando abrir otra casa en un futuro.

"Se trata de que las personas que ingresen se acoplen y formen parte de la familia ya que aquí se le da mucha importancia a la selección tanto de los nuevos residentes, como del personal. Buscamos personal que, además de tener un buen currículum académico, demuestre tener una gran calidad humana y capacidad de entrega", dice Peche.

Algunas residencias que ya operan exitosamente se encuentran en ciudades como Cuernavaca, debido al clima cálido que presenta; además de los servicios básicos, ofrecen otras actividades como yoga, natación y pintura. Las mensualidades pueden ir desde $6,000 hasta $15,000, dependiendo del tipo de institución.

Peche recomienda al emprendedor interesado en iniciar un negocio de productos oservicios para la tercera edad contar con la asesoría de un grupo médico, ya que una persona de más de 65 años, aun cuando esté en perfectas condiciones de salud, puede pasar por cualquier problema o requerir medicamentos, pues "son tan vulnerables como un bebé, además --asegura-- se debe tener una verdadera vocación de servicio''.

En el caso de una residencia, se recomienda optar inicialmente por rentar un lugar (para disminuir la inversión inicial y reducir riesgos). La casa en cuestión deberá contar con áreas verdes y una ubicación cercana a las zonas residenciales (generalmente las familias de mayor poder adquisitivo tienden a recurrir más a las residencias para ancianos).

Si no tiene experiencia en la materia, existen empresas que se dedican a dar todo tipo de servicios para las personas mayores y buscan distribuir sus productos o servicios mediante franquicias. Hay tiendas especializadas en equipo para tratar problemas de espalda, o en aparatos y servicios de localización para pacientes con la enfermedad de Alzheimer; servicios decuidados personales en el hogar y hasta renta de automóviles parapersonas en sillas de ruedas.

Otra oportunidad de negocio la representa los cursos de actividades para personas de la tercera edad como baile, pintura, costura, viajes o tours por el país, etcétera .

Resulta imprescindible estar preparado en el campo de la geriatría para atender profesionalmente cualquier negocio relacionado con las personas de la tercera edad, buscando disminuir los riesgos y brindar un mejor servicio.

El Insen, por ejemplo, tiene un programa de enseñanza a través de cursos, seminarios y talleres para orientar a los profesionistas interesados en este segmento de la población; cursos que van desde primeros auxilios, hasta nutrición.

Aunque en nuestro país es un negocio que apenas comienza, existe un mercado millonario en Estados Unidos de productos y servicios para la tercera edad que puede consultar en Internet (http://www.seniors.yahoo.com), ahí encontrará agencias de viajes especializadas, entretenimiento, deportes, libros, etc. para este segmento y donde podrá obtener ideas de negocios.

Así también la Escuela Nacional de Trabajo Social de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), imparte un diplomado denominado Modelos de Intervención con Ancianos, que le permitirá adquirir más conocimientos sobre este creciente segmento.

Contactos

Escuela Nacional de Trabajo Social, Golondrinas 15, Col. Gral. Anaya 03340, México D.F. Tel. (525) 688-1688, fax (525) 688-1688, e-mail: decentf@servidor.unam.mx

Fundación Mi Querido Viejo, José Ma. Castorena 249, Col. El Molinito Cuajimalpa 05340, México D.F. Tel. (525) 812-0991, fax (525)812-6387.

INSEN, Concepción Beistegui 13-1, Col. Del Valle 03100, México D.F. Tel. (525) 669-3772, fax (525) 669-3772