Marketing

Cuatro actividades para superar el reto de emprender

Iniciar un negocio propio implica enfrentar algunos obstáculos tan humanos como el miedo, los malos hábitos (la falta de disciplina o el consumismo), pero que se solucionan con buenas prácticas. Escucha estos consejos y se tu propio jefe
Cuatro actividades para superar el reto de emprender
Crédito: Depositphotos.com

Nadie nos enseña a emprender; de hecho y en honor a la verdad, aunque con un dejo de tristeza, hay que reconocer que nuestra cultura nos desmotiva al emprendimiento. A través del contacto con más de 700 casos de emprendedores y la experiencia vivencial a través de las consultorías y entrenamientos, en Entrepreneur Business Workshop, EBW, hemos descubierto las cuatro razones más comunes que hacen "abortar" la misión, y en muchos casos, fracasar en el esfuerzo de crear la propia fuente de ingresos. Hablemos de cada punto.

El temor. A la mayoría de los emprendedores nos atemoriza iniciar un negocio, lo cual es normal. Al emprender ponemos en juego no sólo ilusiones, sino los ahorros, muchas veces, de toda una vida. Sin embargo, recuerda que el que no arriesga no gana, y sin lugar a dudas, una de las maneras para disminuir ese temor es preparándote en lo que tienes que saber hacer con respecto al meollo de tu negocio (o el que tienes en mente). Cuando nos sentimos capaces de llevar a cabo la labor que estamos planeando, el temor disminuye hasta desaparecer y la posibilidad de éxito se incrementará.

En este aspecto, la recomendación más importante es: emprende un negocio en aquello a lo que podrías dedicarte toda tu vida sin recibir un centavo.

¿En qué nos basamos? La razón es muy sencilla: no es lo mismo soportar el periodo de nacimiento y desarrollo de un negocio ?que no nos gusta?, a solventar el inicio de una empresa cuyo giro nos llena, nos divierte e, incluso, nos puede apasionar. Si sumas el verbo emprender con alguno de tus hobbies, tu negocio podría despegar de tal manera que en el momento en que recibieras el primer centavo de utilidad, estarías arriba del promedio, es decir, de quien abrió un negocio sin pasión.

Otra manera de emprender con menor temor es abrir un negocio de ?medio tiempo?, esto es, un negocio mientras sigues empleado. Lógicamente es más pesado, ya que olvídate de descansar durante un largo periodo; sin embargo, en este tiempo tendrás la posibilidad de impulsar tu proyecto sin la presión económica que conlleva la fase de arranque.

La segunda causa es la falta de disciplina. Créeme, la gente disciplinada siempre está más cerca del éxito. Hemos observado muchos casos en los que la persona invirtió su dinero, sus ilusiones y horas en abrir un negocio, pero al poco tiempo dejó de levantarse temprano y de hacer las planeaciones diaria, semanal y mensual de todas sus actividades. Con esta actitud, la quiebra no se hace esperar.

Por ello, te recomiendo una sencilla técnica de obtener y lograr disciplina. Escribe en tarjetas de cartón, de esas que venden en cualquier papelería, tus metas, del uno en adelante, según la prioridad.

Ejemplo:

a)1. Mi meta anual/2. Mi meta mensual/3. Mi meta semanal.

b) Por otro lado, también te sugiero escribir en seis tarjetas ?una por día? seis actividades diarias, lo que da un total de 42 actividades ?sencillas? a la semana. Éstas estarán encaminadas a alcanzar las metas de cada aspecto de tu vida, digamos: familia, negocio o trabajo, salud, aspecto social, capacitación y el área espiritual, según tus objetivos.

En cada tarjeta anota las seis actividades diarias, las cuales te sugiero llevar en la bolsa y revisarlas cada vez que te acuerdes de ellas. Si no olvidas lo que debes hacer, y lo haces con tus objetivos claros, el avance que tendrás será sorprendente en cada uno de los tópicos. Un ejemplo práctico de las actividades es:

Lunes: aspecto: trabajo de multinivel

? Buscar en Internet cinco personas que puedan ser mis distribuidores

? Llamar por teléfono para recuperar contactos, por ejemplo, a Fernando (ex jefe) a quien hace mucho no ves

? Enviar 10 correos electrónicos buscando gente interesada en multinivel

? Leer un artículo o libro de negocios

? Mandar imprimir 100 tarjetas de presentación

? Escribir 5 ideas para ganar el doble, es decir, estrategias de ventas

Martes: aspecto: salud

? No terminar los 20 cigarros que fumo y disminuir mañana a 19

? Investigar en dónde puedo practicar algún deporte

? Ir a visitar el lugar y pedir informes

? Hacer cinco abdominales para comenzar, en la cama o tapete

? Tomar dos litros de agua

? Pedir sugerencia médica o al especialista sobre algún suplemento alimenticio para sentirme con más energía

Miércoles: Aspecto: social

? Llamar a dos amigos de la prepa o de la carrera que no haya visto hace mucho

? Salir a tomar un café después del trabajo con una amiga

? Quedar para el final de semana con algún amigo o familiar para ir al teatro, cine o museo

? Ver a mi mejor amiga este fin de semana, aunque sea un rato

? Planear una cena en la casa con la gente de la oficina

? Sonreír más a la gente y tratar de darle los buenos días a los vecinos

Etcétera. Así de simple es y así de sencillo. Puedes hacerlo de viernes a jueves, y el jueves, al finalizar el día, lo que harás es revisar cuántas tareas semanales realizaste y lo anotarás en un calendario grande, de estos planificadores mensuales en los que puedes escribir usando un plumón para pizarrón.

Ahora bien, en vez de anotar la cantidad de actividades realizadas, anota el porcentaje alcanzado y la siguiente semana busca superar ese porcentaje de logros.

Por ejemplo, lunes 40%; martes 45%; miércoles 32%; jueves 80%; viernes 20%; sábado 70% y domingo 66%, en cada aspecto. La siguiente semana trata de superar tus propios números.

Este método seguramente te abonará mejoras, porque estarás realizando el mismo sistema que un corredor profesional: te estás midiendo, y únicamente es posible mejorar lo que se puede medir. Cuando menos lo esperes, habrás adquirido el hábito de vivir con disciplina.

El tercero de los problemas es que nos encanta gastar y qué bueno, ¡para eso es el dinero! Sólo que hay que saber hacerlo y, principalmente, saber ahorrar. Lo que ahora leerás es bastante complicado, pero brutalmente efectivo: la mitad de tus ingresos, ahórralos para un negocio nuevo y cuando hayas abierto ese nuevo negocio, ahorrarás la mitad de tus ingresos totales para un nuevo negocio? Es un sistema radical, pero verás que cuando menos lo imagines, serás una máquina de abrir negocios.

Ahora, si quieres un consejo extra, sigue la tradición de los ?sobres? que se usan para separar el dinero destinado ?al mantenimiento?, ?la escuela? ?la ropa?, etc., y piensa en convertir los sobrecitos en negocios. Lucha por lograr la meta de ?un negocio para cada concepto?, esto es, un negocio donde los ingresos sean: para ropa, otro para diversión, otro para estudios.

Esto ni es rápido ni es fácil, sólo imagina ¿qué tal si lo logras? Dentro de este mismo rubro, una idea que vale oro: elimina tus deudas; haz todo lo posible por no endeudarte (a menos que manejes como un maestro las tarjetas de crédito).

Y el cuarto se trata de aprender a vender. Finalmente este último punto es en lo que, paradójicamente, más fallan los emprendedores, al decir: ?Yo no sé vender?. Error. Todos vendemos, absolutamente todos, sólo que hay que saber a quién y cómo. Planea tus ventas. La clave más importante de vender es ¡vender!

En suma:

1. Emprende en algo que podrías hacer sin ganar ni un centavo

2. Adquiere disciplina en el hábito eficaz de medirte cada día

3. Adminístrate y maneja tus finanzas

4. Sal y vende

A través de Entrepreneur puedes adquirir el conocimiento y la práctica de estos cuatro puntos en los talleres de emprendimiento, así como en sus Guías de Negocio, que te orientarán paso a paso para que aprendas a emprender.

* Experto en Marketing y Creatividad para Pymes. Conferencista. Capacitador para Entreprenenur Wortkshop. rodolfo@ebw.com.mx