Finanzas

Aprende a invertir

Descubre tu perfil como inversionista y conoce las reglas básicas para ganar dinero usando bien tu dinero.
Aprende a invertir
Crédito: Depositphotos.com

Juan Andrés tiene 35 años, está casado y proyecta tener su primer hijo en 2008. Hace 10 años comenzó a invertir, motivado por un excedente que encontró en su cuenta corriente. "Como muchas personas, pensé que para entrar al mercado financiero necesitaba una cantidad inalcanzable de dinero", pero no fue así. Con 25 mil pesos en el bolsillo acudió a una casa de bolsa e invirtió todo en acciones.

Desde entonces, Juan Andrés ha sofisticado sus mecanismos de inversión. Hoy, hasta se dedica a enseñarle a sus amigos a perderle el miedo a la bolsa y buscar nuevas opciones de ganar dinero, con su dinero.

El problema, para muchos, es atreverse. Sea cual sea el camino elegido: invertir en acciones -de empresas que cotizan en la Bolsa Mexicana de Valores- o en sociedades de inversión -la unión de muchos inversionistas en un fondo de capital privado-. Para Sharon Solís, asesora financiera de la operadora Multivalores, el primer paso para depositar tu dinero en una sociedad de inversión o acudir a una casa de bolsa es eliminar las dudas. "El cliente necesita seguridad y nuestro trabajo es hacerles ver que están invirtiendo, por ejemplo, en títulos gubernamentales que son muy seguros". Un plan para cada perfil Antes de iniciar, es importante seguir algunas recomendaciones prácticas: definir tu perfil como inversionista, precisar los objetivos de acuerdo a tu realidad económica y necesidades financieras, y modelar un plan de inversión en varios escenarios. "En la medida en que te vas conociendo como inversionista, aprendes a establecer metas concretas y a definir tu propia y muy personal cartera de inversión", comenta Juan Andrés.

La primera regla es identificar tu perfil como inversionista, lo que significa descubrir tu grado de aversión o gusto por el riesgo. Esto no tienes por qué hacerlo solo. Las casas de bolsa y operadoras de fondos de inversión también analizarán tus características a fin de desarrollar el plan que más te conviene. "Una vez que definimos los rasgos de nuestro cliente, le explicamos que las inversiones se realizan a partir de un monto mínimo de 10 mil pesos en el caso de fondos de inversión, y de un millón de pesos para mesas de dinero -un servicio especializado de compra y venta de moneda extranjera, bonos, pagarés y otros instrumentos financieros de alto valor-".

A partir de estos datos, puedes diseñar un plan de inversión que se ajuste a tu "personalidad financiera" y te permita establecer proyecciones de rendimiento bajo una ley sencilla, pero concreta: a mayor riesgo, mayor retorno; a menor riesgo, menor retorno.

Luego debes empatar tu realidad económica con tus objetivos financieros. En este punto, es importante analizar dos variables clave: tiempo y liquidez. No es lo mismo el "horizonte de inversión" de una persona de 60 años (quien probablemente necesite resultados de corto plazo), que un profesionista de 40 años que desea invertir para mejorar su jubilación o anticiparla.

Asimismo, es vital definir con qué grado de urgencia podrías requerir el dinero. Esta disponibilidad es lo que se denomina "liquidez". Es distinto si eres un empresario que puede requerir el dinero para pagar una cuenta sorpresiva o aprovechar una oportunidad de negocio, que si eres un profesional que puede mantener su nivel de vida sin echar mano de estos activos. "Uno de los trucos que utilizo para evitar estos problemas es mantener una cuenta de inversión de disponibilidad inmediata con algún banco", precisa Juan Andrés. "Es poco el dinero que tengo ahí, pero sé que puedo usarlo ante cualquier emergencia sin sacrificar las inversiones que manejo a largo plazo". Recuerda que es importante evaluar tu disposición de efectivo para ver cuánto puedes invertir por mes para hacer crecer tu portafolio o diversificarlo si deseas controlar el riesgo. "Debes tomarte esto muy en serio", finaliza Juan Andrés.