Consultoría

¡Salud, con todas las de la ley!

Sin importar si se trata de cerveza, rompope o aguardiente de 55 grados Gay Lussac, todos los establecimientos requieren una licencia para servir bebidas alcohólicas. Aquí la guía paso a paso para obtenerla. ¡Maximiza las ganancias de tu restaurante!
¡Salud, con todas las de la ley!
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

La venta de bebeidas alcohólicas representa entre 13% y 50% de los ingresos de un restaurante, según estimaciones de la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera (Canirac). Si quieres incluir estos productos en tu carta necesitarás una licencia adicional a la de funcionamiento del negocio. Este trámite varía según tu ubicación y tiene estrictos requisitos. Por esto, de los más de 243,000 restaurantes registrados y establecidos en México, incluyendo a las franquicias, sólo 61,000, es decir, 25% están autorizados para servir bebidas espirituosas.

Para empezar, debes saber si tu negocio califica para recibir la licencia. La mayoría de los estados están preocupados por el impacto ambiental: la primera barrera es que el local se localice en una zona ecológica. Un establecimiento que venda bebidas alcohólicas tampoco puede estar a menos de 200 metros de una escuela o un centro de trabajo, ni en una colonia residencial. También existen zonas históricas restringidas. En Guadalajara, Jalisco aunque es difícil obtener una licencia en el centro, sí se concede cuando el negocio "tiene una propuesta gastronómica o cultural", afirma Juan Manuel Michel Parra, director de Padrón y Licencias del Ayuntamiento.

El centro de la ciudad de Monterrey, Nuevo León reúne a 55% de los establecimientos con licencias para bebidas alcohólicas del municipio. En el caso del Distrito Federal, la Delegación Cuauhtémoc concentra 6,000 de los 34,500 restaurantes de la Ciudad, por lo que la saturación dificulta obtener permisos nuevos.

La emisión de licencias para bebidas alcohólicas es atribución de los municipios y las delegaciones. Asegúrate de que en el lugar donde planeas abrir tu restaurante esté permitida su venta. Consulta el plan de desarrollo urbano y el mapa de zonificación en la dirección encargada del trámite.

Evita el rechazo

El siguiente requisito, y uno de las principales causas de rechazo según Pablo Reyes, director jurídico de la Delegación Miguel Hidalgo, es el estacionamiento. En la mayoría de los estados, los establecimientos que quieran vender bebidas alcohólicas deben tener al menos un cajón de estacionamiento por cada 7.5 metros de superficie del local destinado para los clientes, sin contar la cocina, las escaleras o los baños.

Contempla que los cajones requieren suficiente espacio para cualquier tamaño o tipo de auto, ya que en algunos casos, como en la Delegación Miguel Hidalgo, las autoridades llegan al grado de medirlos. Si en el terreno donde está tu restaurante no hay lugar para hacer un estacionamiento, alquila un predio vecino, a no más de 150 metros de distancia. Adicionalmente, contrata el servicio de una empresa de valet parking.

En Guadalajara, el contrato notariado de la renta del estacionamiento es parte de los papeles que exigen. Lo ideal es un local libre de cualquier adeudo, incluido el predial, y el solicitante debe presentar los comprobantes correspondientes. En el caso del Distrito Federal, este requisito figura en el Código Financiero. Consulta el reglamento de tu estado.

En Boca del Río, Veracruz y en Monterrey hay que contar con la aprobación de los vecinos, pues ellos tienen que firmar una carta de "no inconveniente" o declararle a un juez su parecer sobre dicha apertura. El historial del dueño es importante en algunas ciudades. En Guadalajara y Monterrey es necesario presentar una "carta de policía", que es una constancia de que el titular de la licencia no tiene antecedentes penales.

El establecimiento debe contar con salidas de emergencia, extintores y todas las medidas necesarias de protección civil para garantizar la seguridad de los asistentes. Además de cumplir con estándares de higiene y sanidad, el Ayuntamiento de Guadalajara exige que se contrate un servicio privado para la recolección de la basura generada.

Una vez reunidos los requisitos, hay que acudir a la dirección encargada del trámite en el Ayuntamiento o la Delegación donde se quiera operar la licencia, o si existe, a la "ventanilla única" para trámites.

Agiliza el trámite

Existen diferentes tipos de licencias de bebidas alcohólicas. En el Distrito Federal se hace una diferencia entre las A ?para establecimientos que las venden como acompañamiento de la comida? y las tipo B ?para discotecas, cabarets, peñas y bares? donde el negocio principal es el alcohol y, por tanto, se puede consumir sin alimentos.

En otros estados, como Nuevo León y Jalisco, es una licencia única y lo que cambia es el pago por tipo de giro ?expendio, restaurante o centro nocturno?. En Boca del Río hay dos tipos: una para la venta de bebidas espirituosas en envase cerrado y otra para el consumo dentro del lugar.

Tras ingresar la solicitud, se somete a la inspección de la dirección encargada de protección ambiental para corroborar el cumplimiento de las medidas de protección civil, y posteriormente a la dirección que otorga dichos permisos. En caso de que haya alguna deficiencia en el expediente se da aviso al solicitante, quien tiene cinco días para enmendarlo o reiniciar el trámite. El dictamen y la entrega de la licencia tardan entre 10 y 30 días hábiles, dependiendo del giro y de la ciudad.

La entrega de permisos para vender bebidas alcohólicas en restaurantes en el Distrito Federal demora 10 días, y para las licencias tipo B, 10 más. En Boca del Río el plazo máximo es un mes cuando se trata de bares y discotecas. En Monterrey Guadalajara existen con-sejos de vigilancia que deben dar su visto bueno para que cualquier establecimiento venda alcohol. En la mayoría de los casos, estos sesionan cada dos semanas y el trámite tarda en promedio 20 días hábiles.

La cuenta, por favor

Tras recibir la aprobación hay que pagar los derechos de la licencia. En el Distrito Federal el costo de una tipo A es $6,229 para locales de hasta 50 m2 (sin contar el estacionamiento), y $124 por cada metro adicional hasta llegar a 100 m2. Los locales que sobrepasen esa área pagan $249 por cada m2 adicional. Un restaurante de 150m2 tendría que pagar $12,429.

Las tipo B tienen un precio más elevado, pues parten de $12,429. El metro adicional cuesta $249. Si el local comercial mide más de 100 m2, cada metro excedente representa un pago de $498. Bajo este parámetro, un bar de 150m2 pagaría $49,825. En Guadalajara el costo de las licencias es por giro, sin importar la extensión del lugar: $38,000 para discotecas y centros nocturnos, $28,000 ?que en este municipio se llama "bar anexo"?, y $5,000 para expendio de botella cerrada. En los estados la renovación es anual y en el Distrito Federal cada tres años. El costo oscila entre 10% y 20% de lo que el dueño liquidó en la primera expedición.

La cruda realidad

En la Delegación Miguel Hidalgo sólo siete solicitudes tuvieron éxito en 2007. El panorama no es muy diferente en Monterrey, ya que en toda la ciudad únicamente se otorgaron 15 licencias en los últimos dos años. En todos los rechazos faltaba alguno de los requisitos. Pese a lo complicado que pueda ser, es mejor pasar por el largo proceso, que recibir una de las 1,300 inspecciones anuales de la delegación o una de las 238 clausuras que hicieron las autoridades del Ayuntamiento de Monterrey. La sanción, además del cierre del establecimiento, es una multa por $25,000, "en los casos más leves", aclara Pablo Reyes.

Los encargados de las licencias recomiendan cumplir con todos los requisitos o buscar un local que sí los tenga. La figura del "gestor" es muy común, incluso hay personas quienes aseguran a los que han fracasado en su trámite que ellos conocen a "alguien" que les puede otorgar la licencia, pero los permisos son personales y "si tienen todo en orden lo van a obtener con facilidad", afirma el director jurídico de Miguel Hidalgo, por lo que es mejor no perder "tiempo ni dinero".

Todos los trámites se pagan ante las respectivas tesorerías y están tabulados, así que no entregues tus documentos a ninguna perso-na fuera de estas dependencias. Una vez completado el trámite, sólo te resta relajarte y ¿por qué no?, celebrar tu licencia con una buena copa en tu restaurante.