Consultoría

Tu marca es primero

No sólo es el nombre del producto o servicio que lanzarás al mercado. Será parte importante del arsenal con que saldrás a competir y lograr tu posicionamiento. ¡No te olvides ella! ¡Regístrala!
Tu marca es primero
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Jorge, después de meses de planeación y cientos de tazas de café, logró abrir las puertas de su empresa de paquetería. Está feliz porque cumplió todos los trámites legales y tributarios y hasta se dio el lujo de contratar una agencia de publicidad pequeña para que diseñara su logo. Sin embargo, por cuestiones de tiempo, omitió un detalle muy importante: registrar su marca.

Tiempo después de arrancar con éxito, sus ventas crecen y Jorge está seguro que lo que ofrece es atractivo para su público. Pero un día, recibe una notificación: alguien emprendió una acción legal en su contra por estar usando su nombre comercial.

Asustado, el emprendedor llama a su abogado. "Estoy seguro que ese nombre no lo usaba nadie", dice. Pero ya es demasiado tarde. Su asesor le explica que alguien se aprovechó de dos factores: su éxito y el descuido de no registrar su marca desde el inicio.

Convéncete: necesitas registrar tu marca

La marca se ha convertido en un signo que acredita y distingue la calidad de un producto o servicio ante los consumidores. Es un instrumento que hace posible la identificación y selección de los productos o servicios que satisfacen sus necesidades. Además, ofrece la posibilidad de identificar a un responsable por cualquier daño que un producto pudiera causarle.

Por eso, es importante que antes de iniciar concretes los trámites legales que te harán el legítimo propietario de tu marca y de tu idea. Así, tendrás la ventaja sobre el uso exclusivo del nombre y eso sólo puedes lograrlo mediante el registro ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI).

"Es clave que un emprendedor entienda que no se trata de un simple gasto, sino de una inversión", dice Rafael Manterola, abogado especialista en propiedad intelectual. "Finalmente, es mayor el beneficio que el costo de hacerlo". De hecho, el registro tiene una vigencia de 10 años y es renovable indefinidamente por periodos equivalentes. Y no cuesta más de $2,493 de derechos ante el Instituto.

Contempla las ventajas de tener tu marca registrada ante el IMPI:

1. Tendrás el derecho para utilizarla en los productos o servicios concedidos en nuestro país.

2. Podrás iniciar acciones legales en contra de terceros que exploten ilegalmente una marca igual o similar a la previamente registrada.

3. Podrás celebrar contratos de licencia y de franquicia con terceras personas interesadas en utilizar tu marca y que te paguen regalías.

4. Y uno de los puntos más importantes: garantiza que no estás violando los derechos de una marca de alguien más, de esta forma evitas cualquier acción legal en tu contra por usar una igual o similar a otra.

Además, es un importante activo de financiamiento empresarial, ya que en determinado momento podría servirte como garantía en algunos contratos de crédito.

Pero ojo: existe la posibilidad de que ésta no sea registrable por ser descriptiva o por existir otras iguales o similares, al punto de confundirse con la que creaste. ¿Que implica esto? Si ya mandaste imprimir etiquetas, papelería o cualquier documento en el que se mencione tu marca, lo tendrás que dejar de usar. Y esto, sencillamente, equivale a gastar dinero en forma innecesaria.

Antes de iniciar, es necesario que sepas el tipo de marcas que existen, para que solicites el registro correcto. Por su naturaleza, existen marcas:

Nominativas: son las que se identifican por el sonido y por cómo están escritas. Como ejemplo, la marca Nike.

Innominadas: Es la figura que representa a una marca sin tener ni una letra, es decir, sólo visual, no fonéticamente, como la insignia de la marca deportiva.

Mixtas: El conjunto de la identificación fonética y la visual.

Tridimensionales: Es la forma característica que diferenciará tu producto sin necesidad de un logotipo o distintivo fonético, como la silueta de la botella de Coca-Cola.

No cometas errores al llenar la solicitud

1 Pide un formato de solicitud o bájalo de Internet en www.impi.gob.mx

2 Indica a nombre de quién registrarás la marca. Y coloca los datos que se solicitan como teléfono y dirección.

3 Si estás dado de alta como persona moral, indica quién es el apoderado.

4 Señala desde cuándo la usas o indica si no la has usado.

5 Indica qué producto o servicio quieres distinguir con tu marca.

6 Anota las leyendas y figuras que no quieres registrar y que aparecen en tus etiquetas.

7 Si ya solicitaste el registro de tu marca en otro país recuerda que tienes seis meses para solicitarla en México.