Recursos Humanos

Mixólogo mexicano incursiona en Nueva York

A través de su empresa, The liquid chef, Junior Merino difunde el conocimiento del arte de preparar bebidas.
Mixólogo mexicano incursiona en Nueva York
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Junior Merino es un mexicano que llegó a los 16 años a Nueva York sólo para aprender inglés, pero aprendió mucho más que eso y hoy, a sus 31 años, es un diseñador industrial que se convirtió primero en sommelier y más tarde en uno de mixólogos -mezclador de bebidas- más reconocidos en el mundo por combinar la magia de la cocina mexicana en los cocteles más sofisticados.

En entrevista Junior dice que su objetivo es devolver al bar tender la profesionalización, ya que antes de la prohibición (en 1920) esta profesión tenía un alto reconocimiento, pero después de 1933 nadie ha vuelto a reconocer su importancia, a pesar de que ser un buen mezclador implica el manejo de números, el conocimiento de fórmulas químicas y mucho más.

"Tenemos que trabajar con los químicos para hacer espuma; aire para llevar el alcohol a un nivel de congelamiento; aire para aromatizar los vasos, en fin, es mucho más que ser un bar tender", explica.

Originario de Tecomatlán, Puebla, Junior Merino insiste en que para él crear un cóctel es una obra de arte.

Entre las creaciones de Junior destacan aquellas a base del tequila, frutos y legumbres mexicanas como el epazote, chile jalapeño, tamarindo y chico zapote.

Finalmente Junior se quedó más tiempo en la Gran Manzana y entró a la Universidad para estudiar Diseño Gráfico, pero cuando terminó su carrera se dio cuenta de que no podía estar tantas horas en una oficina.

Mientras era estudiante siempre trabajó en restaurantes y ahí le empezó a llamar la atención todo lo relacionado con los vinos, conoció a un sommelier y tomó un curso: Viajó a Cognac, en Francia, y al año de ser sommelier ganó su primer premio y viajó a Japón, donde aprendió más cosas; trabajó en Francia, España y Japón y sus mezclas pronto se hicieron famosas.

Junior comenzó a combinar lo que había aprendido en la cocina -sus padres los enseñaron a cocinar desde que era niño, allá en Puebla-pero ahora aplicaba sus recetas en bebidas y cocteles.

En su laboratorio no puede faltar epazote, guanábana, tamarindo, pepino, chile jalapeño, néctar de agave azul, zapote y otros ingredientes para sus mezclas que le han significado incluso premios internacionales.

Hace tres años decidió crear su propia empresa The liquid chef, en donde su objetivo es enseñar a otros todo lo que ha aprendido durante los últimos 10 años.

Hoy Junior es un master y a través de los seminarios que imparte enseña la clave de hacer un buen cóctel y los cuatro elementos que deben contener:

- Balance en el alcohol. No pueden contener más de 12 o 14% de alcohol, pues de lo contrario daña el paladar

- Acidez. Debe contener ingredientes como piña, toronja o limón

Jugo o líquido. Esto es lo que va a bajar el nivel de alcohol

- Dulce. Se aprovecha el dulce natural que contiene la uva