Consultoría

Abre una línea de factoraje

Conoce las ventajas que esta fuente de financiamiento tiene tanto para un proveedor como para sus clientes. El objetivo: que los abastecedores siempre tengan liquidez.
Abre una línea de factoraje
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Un proveedor sabe lo difícil que es solventar los gastos de su compañía, más aún cuando recibe los pagos de sus clientes 60 o hasta 90 días después de la venta. Esta es la razón por la que el factoraje es un instrumento que ayudará a enfrentar el "día a día" de un negocio que forma parte de una cadena de proveeduría.

Se trata de un financiamiento a corto plazo que contempla a tres actores:

a) Clientes o compradores.

b) Proveedores, generalmente pequeñas y medianas empresas.

c) Compañías de factoraje.

Esta opción no es un crédito para adquirir maquinaria o equipo. Su foco es ayudarle a un proveedor a contar con el capital de trabajo que necesita para pagar sus cuentas, nómina y cumplir en tiempo y forma con todos sus clientes.

Y lo más importante: el factoraje beneficia, principalmente, a los negocios que cuentan con buenos compradores y a su vez, a los grandes clientes que buscan impulsar el desarrollo de sus proveedores.

Considera que, en 2007, el sector generó una derrama crediticia de $150,000 millones. Así, más de un millón de negocios -proveedores de al menos 30,000 empresas- ha utilizado al factoraje como fuente de financiamiento. El reto es cerrar 2008 con un monto mínimo de $180,000 millones.

Lo primero que debes saber es que en el factoraje como producto financiero existen distintas modalidades, en México las más utilizadas son dos:

1. Factoraje a clientes, también conocido como factoraje a proveedores de un gran comprador.

2. Factoraje a proveedores.

La diferencia entre ambas opciones radica en quién es el acreditado para la firma de factoraje. No importa que seas cliente o proveedor, conoce las dos opciones e incrementa la productividad de tu empresa.

Factoraje de clientes

¿Compras buena parte de tus insumos a otras empresas? Este es el tipo de factoraje que necesitas. Pero ten presente que esta opción es generalmente utilizada por empresas medianas y grandes. ¿La razón? El requisito es que tu compañía tenga una calificación crediticia alta y estable.

Lo primero que debes saber es que, en este esquema, quien responde en caso de incumplimiento ante el factorante, en la mayoría de los casos, es el gran comprador; es decir, tú.

Para llevarlo a cabo puedes recurrir al banco en el que manejas tus cuentas o a algunas empresas especializadas en factoraje y Sofomes. ¿De qué se trata? De otorgar una línea de factoraje a tus proveedores a través de una empresa factorante.

El proceso para tu proveedor comienza cuando lo invitas a participar en el programa. Después presentará en el banco la factura que se descontará. Por eso, Víctor Portillo Sánchez, presidente de la Asociación Mexicana de Empresas de Factoraje Financiero y Actividades Similares (Amefac), recomienda que los clientes le informen a su cadena de proveeduría sobre el programa que manejan para su apoyo.

Cuando le expliques a tus proveedores sobre este sistema, infórmales que tendrán tres beneficios principales: convertirán sus ventas a crédito en ventas de contado sin necesidad de una línea de crédito, tendrán acceso directo a las tasas preferenciales que el factorante te otorgue como gran comprador y podrán obtener recursos de manera anticipada.

Al solicitar una línea de factoraje para tus proveedores, la institución financiera te pedirá toda tu información legal y estados financieros. "Dependerá del nivel crediticio de la empresa si se pide una garantía", explica. "Esto se evalúa caso por caso".

Después, la solicitud pasará a un comité de crédito. Dependiendo de cada empresa factorante es lo que tardará la aceptación. Una vez autorizada se pacta un contrato entre el cliente y la firma de factoraje.

Tu ventaja como gran comprador es que el costo financiero del servicio correrá a cargo de los proveedores. "Este es un mecanismo en donde el cliente lo que busca es reforzar los lazos comerciales con sus proveedores", dice Portillo Sánchez. "Además, un proveedor siempre te preferirá ante la competencia. La razón: tú le das facilidades".

Factoraje a proveedores

Si eres proveedor y tus clientes no cuentan con un esquema de factoraje ¡no te preocupes!, tú puedes dar el primer paso. ¿Cómo? Busca a una de las 19 firmas de factoraje que hay en el país para que te otorgue directamente una línea de crédito bajo este instrumento.

En esta opción, lo que haces es venderle a un tercero o factorante tus cuentas por cobrar vigentes. Después, el prestador de este instrumento financiero se encargará de cobrarle a tus clientes en el tiempo estipulado, mientras que tú obtendrás el dinero de manera anticipada.

La ventaja principal de este factoraje, conocido también como factoraje sin recurso, es que no está basado en el historial crediticio de tu compañía. Y, contrario a cualquier otro crédito comercial en el que se pide un estudio financiero puntual de la empresa solicitante, el análisis se realiza directamente a sus compradores. Es decir, el "prestigio" que cuenta es el de tu cliente.

Pero ojo: este factoraje también puede ser con recurso. En este caso serás tú el que responda ante un incumplimiento. Recuerda que Nacional Financiera (Nafin), a través de su Programa de Cadenas Productivas, impulsa el acceso a líneas de crédito por factoraje.

12 pasos para que seas tú el que solicita el factoraje:

1. Documenta tus cuentas por cobrar e infórmate sobre tus clientes.

2. Elige la empresa de factoraje con la que trabajarás. Hazlo en la página de la Amefac: www.factoraje.com.mx.

3. Solicita la línea de factoraje a la institución que elegiste.

4. Proporciona la información legal y financiera que soliciten de tu negocio.

5. El factorante realizará un informe de visita ocular.

6. Tu solicitud pasará a un comité de crédito, el cual resolverá el estatus de la línea (aceptación o declinación).

7. Una vez autorizada, se determinarán las condiciones de operación.

8. Debes firmar un contrato y un pagaré.

9. Para cada operación en específico, llena un formulario que incluye: documento, comprador y monto.

10. La empresa de factoraje te anticipa el pago.

11. Se notifica a tu comprador sobre la sesión.

12. El comprador paga al vencimiento.

El 90% de las empresas beneficiadas con el factoraje son Pymes. De ellas, el 30% son de nueva creación o tienen menos de dos años de operaciones.