Emprendedores

Agricultores prueban en Brasil invento para acabar con pesticidas

Emprendedores vitivinícolas de origen chileno están usando con éxito una máquina que deshidrata las larvas de los insectos y activa el organismo de la planta para aumentar sus defensas en forma natural.
Agricultores prueban en Brasil invento para acabar con pesticidas
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

La familia Geisse, de origen chileno, es conocida en Brasil por los esfuerzos que realizan por renovar la imagen del vino local en un país donde el consumo comienza a crecer. Pero la viña fundada a fines de los años 70 por los Geisse guarda no sólo buenos caldos. Acaba de deslumbrar al mundo al presentar un invento que podría ayudar a acabar con el uso de pesticidas en los cultivos.

Se trata del Termo Pest Control (TPC), una máquina creada y patentada internacionalmente por el chileno Florencio Lazo. ¿Cómo funciona? Básicamente, esteriliza las plantas disparando un chorro de aire

caliente a 150 grados centígrados y con una presión equivalente a 100 kilómetros por hora. El TPC está equipado con una caldera y dos inyectores de gas que funcionan como turbinas que expulsan láminas de viento, eliminando insectos y hongos. Y lo mejor: sin agredir a las plantas.

Hasta yo aguanto el chorro de la máquina.Da una sensación de escalofrío, afirmó a la prensa Mario Geisse, propietario de la bodega y que la ha probado en exclusividad en sus viñedos en la Sierra Gaúcha,

principal región productora de vinos de Brasil. Para que la máquina no queme las plantas debe moverse a una velocidad de cinco kilómetros por hora, para lo que debe ser arrastrada por un tractor.

Y el resultado es impresionante: el choque de calor seco, aplicado dos veces por semana, deshidrata las larvas de los insectos, impide la multiplicación de microorganismos y activa el organismo de la planta.

El vitivinicultor explicó que varias universidades en California (EEUU), España y Nueva Zelanda están estudiando otros posibles efectos positivos de la máquina, que nació por casualidad. Lazo pretendía fabricar una máquina para combatir las heladas y,cuando la usó por primera vez, el agricultor que se la había encargado descubrío que ayudaba a madurar la semilla y la fruta, así que se puso a investigar el porqué.Todavía estamos indagando para qué más puede servir, indicó a la prensa.