Finanzas

Cómo manejar el dinero en pareja

Construir un patrimonio entre dos es más fácil. Pero para evitar malentendidos y conflictos, se necesitan reglas y respetar ciertos compromisos.
Cómo manejar el dinero en pareja
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Después de dos años de novios, Ignacio Martínez y Ana Rojo, una pareja de abogados de la ciudad de Puebla, decidieron mudarse juntos. A los pocos meses se dieron cuenta de que la convivencia significaba mucho más que compartir la cuenta en un restaurante o los gastos de un viaje de fin de semana.

“Empezamos a discutir por dinero, algo que nunca había pasado antes”, cuenta Ana. “Para peor, a los dos nos cuesta mucho hablar del tema. Y siento que esto ya está afectando nuestra relación.”

Es que la última vez esta pareja habló de dinero fue en el cine, cuando Ignacio le pidió a Ana cambio para comprar las palomitas. De hecho, ninguno de los dos tiene idea de cuánto gana el otro, si están ahorrando o si cuentan con un seguro de vida.

Ya sea que acabes de mudarte con tu pareja o estés casado desde hace años, nunca es tarde para analizar cómo se pueden empatar los ingresos, los gastos y los proyectos individuales. Claro, esto va más allá de un fondo común para pagar la renta del departamento o el supermercado de la semana.

“Es como el funcionamiento de una empresa aplicado a la familia, hay que establecer prioridades”, dice Jesús González de León, profesor del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM) Campus Saltillo y organizador del taller “Finanzas personales frente a la crisis”. Y esto vale tanto para cuando los dos integrantes de la pareja trabajan como para cuando hay una sola fuente de ingresos.

También se necesitan ciertas reglas y, sobre todo, asumir ciertos compromisos comunes. Aquí van algunos consejos para lograr que dos economías sean más fuertes que una sola.

1 Acuerden una cita. Para empezar a resolver un problema, lo primero es agendar una cita para conversarlo. Apartar un día y una hora al mes para hablar sólo de dinero también evitará que hablen superficialmente del asunto y sin resolver nada, o que lo mezclen con otros temas de la relación.

Si parten desde cero, dediquen la primera reunión a negociar cómo se dividirán las tareas relacionadas con las finanzas de la casa: quién se encargará de pagar las cuentas, ordenar las facturas, dar seguimiento a los ingresos al fondo común, etc.

2 Ordenen el clóset. Para llevar un registro detallado de gastos e ingresos comunes necesitan herramientas como una planilla de Excel, fólders con los comprobantes de pagos divididos por categoría y un calendario para anticipar gastos e ingresos durante todo el año.

Armen un directorio común que incluya los datos de los bancos donde tienen su dinero y los números de cuenta, además de los teléfonos y nombres de los asesores financieros y el contador. Y dejen una copia de ese directorio en la oficina u otro lugar seguro.

3 Miren debajo de la alfombra. La comunicación y la sinceridad son factores imprescindibles para que la planeación financiera en pareja funcione de verdad. Eso requerirá revisar las  finanzas y metas individuales. “Cada cual debe poner sobre la mesa el detalle de sus ingresos (incluyendo comisiones, aguinaldo, fondo de ahorro y Afore), además de sus gastos y deudas”, explica González de León.

También deben conversar sobre los proyectos individuales, desde una maestría y un viaje con amigos hasta una cirugía estética. La idea es analizar si pueden empatarlas y ayudarse mutuamente a alcanzarlas.

En cuanto a las tarjetas de crédito, cuentas de cheques y caja de ahorro que cada cual tenía, los especialistas recomiendan mantenerlas para conservar el historial crediticio individual.

4 Establezcan tareas y roles. Para que las finanzas de la pareja funcionen como un relojito, cada uno deberá ocuparse de ciertas tareas como el manejo de las cuentas bancarias, el pago de servicios, el control de las inversiones o las consultas con el contador. “Sólo hay que asegurarse de establecer algún tipo de sistema para que se cumpla lo que sea necesario hacer”, dice Martín Sosa, de Finanzas Prácticas, el programa de educación financiera de Visa en México.

Adicionalmente, es necesario que definan cómo aportará cada uno a los gastos comunes. Algunos especialistas recomiendan establecer una estructura según los niveles salariales y crear además un fondo común de ahorro, cuando sea posible.

5 Hagan pronósticos. El diagnóstico también sirve como base para predecir el futuro financiero de ambos. “Con los números de 2008 en la mano, se puede ver cómo vendrá 2009 y revisar en que se gasta más”, dice González que recomienda ahorrar del 5 al 10% de los ingresos. No olviden actualizar el presupuesto con la inflación actual y las nuevas tarifas de gastos fuertes, como tenencias de coche, colegiaturas o primas de seguro.

“No hay ser tan drásticos como para eliminar por completo los gastos en entretenimiento”, agrega el especialista en finanzas personales. “Sólo se trata de reducir o sustituir por alternativas más económicas.”

6 Desarrollen estrategias para ahorrar. Los momentos de crisis son especialmente óptimos para revisar los consumos que sólo satisfacen el confort, como el paquete premium del cable, una pantalla plana de TV o la camioneta último modelo que gasta más gasolina. Revisen cada categoría de gastos (vivienda y servicios, alimentos, transportes y comunicación, ropa y calzado, etc.) y establezcan estrategias para ahorrar.

“Hay cosas tan sencillas como ir al súper con lista en mano, sin hambre y sin niños para comprar lo justo y necesario”, agrega González.
El ahorro resulta más estimulante cuando hay una meta en mente. Por eso, conviene que en las “pláticas financieras” incluyan temas como el viaje que quieren hacer el próximo año, un embarazo o el enganche para un departamento.

7 Saneen las finanzas. “Hay que clasificar las deudas en buenas –las que producirán plusvalía o me harán más productivo– y malas”, dice Juan Musi, director comercial de Prudential Bank, un banco especializado en inversión. “Y resolver primero las malas”.
Los especialistas recomiendan además cuidarse mucho de los créditos al consumo y evitar las compras a plazos. “Si alguno de los miembros de la pareja tiene una deuda considerable, tienen que hacer un plan para pagarla lo más pronto posible y evitar que los intereses saboteen las metas financieras que tienen en común”, dice Sosa.

8 Usen varias canastas. Si hay sobrantes en efectivo, destínenlo inmediatamente al ahorro y analicen juntos los diferentes instrumentos de inversión que hay en el mercado. “El momento es propicio para tomar las oportunidades, pero diver-sificándose”, dice Musi.

Si la pareja es joven, los asesores financieros sugieren invertir entre 10 y 30% de los ahorros de manera diversificada en dólares, acciones que hoy están baratas y tienen el potencial de subir en al menos un año y Certificados de la Tesorería (Cetes). “También deben poner el ojo en traspasos de negocios o franquicias en sectores donde haya pocos productos o servicios sustitutos, o que no estén regulados“, agrega el ejecutivo.

Tengan en cuenta que para ganar en instrumentos financieros se requiere tomar cierto riesgo pero con mesura, y más en este año. La idea es que se mantenga el poder adquisitivo.

9 Preparen las perdices. Revisen las pólizas de seguro de cada uno (vida y salud) y, en el caso de que los dos trabajen, sus Afores. “Compárenlas y verifiquen que las coberturas no se dupliquen, sino que más bien se puedan combinar sus beneficios”, dice Sosa. La idea es tener la mayor cantidad de aspectos amarrados, de modo que si ocurre un accidente o cualquier otro imprevisto no tengan que cubrirlo con los ahorros.

Además, los planes de retiro son fundamentales para desarrollar un proyecto común a largo plazo. Hay que informarse sobre los montos que necesitan aportar a la Afore para recibir en el futuro una pensión mensual adecuada al nivel de vida que quisieran llevar.

10 Edúquense juntos. “En un periodo crítico como en el que estamos viviendo es necesario mantenerse informados constantemente sobre el comportamiento de los principales factores que influyen en la economía, como la inflación y el tipo de cambio”, dice Sosa. Pero además hay que saber de finanzas personales, y qué mejor que educarse en pareja.

Hoy hay una amplia variedad de libros y talleres especiales sobre cómo manejar el dinero de dos (ver recuadro). También pueden hablar del tema con parejas de amigos y compartir experiencias.

Está claro que un buen manejo de las finanzas personales individuales y del hogar es un factor clave para fortalecer la intimidad en una pareja. Pero como en el amor, hay que moverse, estar atento a las necesidades y aspiraciones del otro… y cumplir con lo que uno promete.


Para leer juntos

Con el auge de las finanzas personales, en los últimos años también han aparecido libros específicos sobre cómo mane-jar el dinero en pareja. Aquí va una lista de títulos recomendados por los especialistas.

•“Las parejas inteligentes enriquecen juntas: finanzas para parejas”, de Gustavo Cerbasi. Grupo Nelson, 2009.
•“Planeación estratégica para parejas”, de Isabel Corpas de Posada. Editorial Norma, 2001.
•“Mi dinero, tu dinero y nuestro dinero: cómo resolver los conflictos del dinero en la vida de pareja”, de Victoria Felton-Collins. Editorial Norma, 1991.
•“Cuando el dinero nos alcance”, de María Cecilia Meade y María Elena Islas. Editorial Trillas, 2001.

La comunicación y la sinceridad son factores imprescindibles para que la planeación financiera en pareja funcione de verdad.


Más del tema:
Toma el control de tus gastos
Guía (rápida) para administrar tus finanzas
Cómo fijar (y cumplir) tus metas financieras