Plan de Negocios

Abre tu tienda de novias

Emprende con una boutique de vestidos y accesorios para bodas. Es un negocio con demanda constante donde la atención es esencial.
Abre tu tienda de novias
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Casarse, festejar los 15 años de una adolescente, bautizar a un bebé o hacer la primera comunión son algunos de los eventos en los que los mexicanos no escatiman en gastos. También son de las celebraciones que nunca se dejan pasar.

La etiqueta y tradición que distinguen a estas ceremonias hacen de este mercado una interesante oportunidad para hacer negocios. Un estudio realizado por la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) reveló que el gasto promedio en la compra de un vestido de novia asciende a poco más de $6,000, lo que representa el 10% del costo de una boda regular.

De la misma manera, organizar una fiesta de quinceañera implica gastos de hasta unos $70,000 entre el vestido –el desembolso ronda entre los $7,000 y $11,000–, accesorios, zapatos, recuerdos, música y el alquiler del salón, señalan expertos en este tipo de eventos. También se debe sumar el costo por las invitaciones, que puede llegar hasta $2,000.

En el caso de un bautizo, el gasto familiar promedio destinado a un ajuar de bebé es de $2,500. Mientras que el de primera comunión ronda los $3,000, donde la diferencia entre los vestidos de niña y el traje del varón es de $500 a $1,000.

Así, las tiendas especializadas en proveer todo lo necesario para bodas, bautizos, primeras comuniones y XV años se convierten en una opción rentable para invertir. De lo que se trata es de ofrecer en un solo lugar los vestidos y trajes para todo tipo de ceremonias religiosas y complementarlo con la venta de accesorios como zapatos, ramos, tocados o tiaras, velas, Biblias, rosarios y lazos. Y si la mercancía se confecciona a mano, tienen un margen de ganancia de hasta el 80% debido al valor agregado que conlleva su producción artesanal.

En la actualidad existen en el mercado casas de alta costura, además de distribuidoras de vestidos fabricados y modelos de negocio mixtos, que combinan la comercialización de atuendos de marca con la confección de diseños propios dentro de sus talleres. Generalmente están segmentados de acuerdo al nivel socioeconómico al que se dirigen, y prácticamente existe un clúster o conglomerado en cada ciudad, como las calles de novias en los centros históricos.

Tal es el caso de Verónica Ricco, diseñadora de modas que se enfoca en atender a un mercado de ingresos medios. El vestido de novia más caro de su catálogo es de $18,000. Si ella lo confecciona, los precios varían entre $20,000 y $30,000 cuando llevan aplicaciones de cristal o son ribeteados a mano.

Con siete años de experiencia, la emprendedora explica que los materiales utilizados, así como la calidad en bordados y otras aplicaciones, es lo que determina el precio del producto final. “La clase media es un mercado emergente, con buen gusto y que busca diseños exclusivos, pero también toma decisiones de compra razonadas y con base en un presupuesto”. Por eso, la clave es contar con un amplio surtido de telas, modelos y accesorios que permitan ajustar los diseños a los gustos y al bolsillo de los novios.

Adáptate al cliente

Otro aspecto que distingue a este tipo de negocios es que sus creaciones se adaptan según las necesidades de las personas, quienes ahora buscan funcionalidad. Hoy, los modelos están diseñados con piezas ensambladas que permiten que el traje de ceremonia se transforme en una prenda que se pueda lucir en otro evento. Por ejemplo, los ropones de bautizo se pueden transformar en un vestido de fiesta para niña tan sólo con quitarles el largo faldón, y los corsés de XV años pueden adaptarse para usarse con otros largos.

Otro nicho que ha tenido esta misma evolución es el de las invitaciones, bolos y recuerdos que se obsequian en los banquetes que acompañan a las ceremonias, los cuales son cada vez más prácticos. Adriana Esnaurrizar y Gabriela Román, propietarias de El Rincón de la Abuela –una tienda especializada en este tipo de artículos– afirman que su objetivo es que todos los “recuerditos” sean algo que les sirva durante o después del evento a los invitados, y no un gasto inútil para el anfitrión. Por ejemplo, elaboran desde toallitas faciales para los climas cálidos, hasta repelentes de mosquitos para las bodas de playa.

Aunque se iniciaron ofreciendo ramos de novia con flores rehidratadas, ahora abarcan todos los segmentos combinando materiales como madera country, ceras, dulces, diseño floral y aluminio, que se caracterizan por su toque artesanal y que consiguen gracias a alianzas estratégicas con proveedores especializados. También manejan paquetes para boda que incluyen el ramo, tocado, lazo y azahar desde $1,300 hasta $4,500. El precio de lista del ramo más económico es de $440, y el más caro de $3,200.

Además, puedes empezar un negocio con El Rincón de la Abuela invirtiendo $12,000. Con esta suma podrás adquirir un amplio surtido de accesorios y recuerdos. La tienda maneja descuentos de hasta el 30% dependiendo de la compra inicial, y el precio de los productos se puede elevar hasta en un 80%, con lo que se logran mayores utilidades.

Otra idea es tener dentro de tu boutique un pequeño stock de zapatos de fiesta, principalmente para el segmento de novias y quinceañeras. Toma en cuenta que además de los tradicionales tacones, la tendencia son los tenis de plataforma con modernos estampados. Éste es otro de los complementos que, además, te permitirá atraer más clientes a través de tu aparador.

La inversión en 20 pares es de alrededor de $15,000 y existen proveedores como Giann Fred, que pueden surtir desde un par hasta un pedido grande a través de su catálogo en línea. Los precios para este tipo de calzado van desde $600 hasta $1,500, con un margen de ganancia de $100 a $300 por cada par.

Cómo funciona el negocio

La mayoría de los clientes ya tiene una idea en mente de lo que desea adquirir, e incluso las novias o quinceañeras pueden llegar a una tienda de vestidos con la imagen de algún  diseño que recortaron de una revista. Cuando la venta es de trajes de línea, sólo se requiere de ajustes en las medidas, mientras que la confección es un proceso más lento que implica varias pruebas con el comprador que derivan en diversos cambios al modelo original.

Para minimizar los riesgos, Verónica Ricco sugiere manejar un contrato que limite los tiempos y que especifique el costo de cada modificación sustancial. “Muchas veces las altas expectativas o caprichos de los clientes imposibilitan cumplir con sus exigencias en las últimas fases”, agrega.

En este giro el valor lo añade la mano de obra. Y tanto en la elaboración de un atuendo como en su comercialización, el servicio al cliente abarca desde ajustes, costuras de seguridad, dobladillos, ribeteados o filos hechos a mano. Además, existen telas tan finas y delicadas –como las sedas– que ni siquiera soportan puntadas a máquina. En estos casos, hasta la aplicación de resinas con pincel para que no se deshilen es una delicada labor artesanal apreciada por los consumidores.

Si no cuentas con los conocimientos técnicos pero te interesa este giro para emprender, la recomendación es iniciar subcontratando la maquila, que absorbe entre $700 y $1,000 por cada prenda. El principal punto para evaluar el perfil de las costureras es que dominen la confección y cosido invisible en los corsés, que es la parte más importante para los vestidos de novia y XV años.

Lo básico es contar con una costurera y una diseñadora de modas de planta. Pero atención: el personal también debe estar totalmente capacitado en los tipos de corte adecuados para cada complexión, estatura y tipo de cuerpos. Toma en cuenta que la asesoría es otro valor agregado que las personas esperan recibir al momento de acudir a estos negocios.

Lo mismo aplica para los accesorios como el ramo, cuyo diseño y tamaño evita que las festejadas se vean más bajitas o más robustas de lo que son. “Si la boda es de día o de noche, en salón o en playa, los accesorios y los recuerdos también deberán estar acorde a la ocasión, tanto en colores como en diseño y materiales”, explican las socias de El Rincón de la Abuela.

Por último, el trato al cliente es un factor esencial. La diligencia y atención de tus colaboradores son de las cualidades más importantes, pues conforme se acerca la fecha del evento, el temperamento de la clientela se puede agudizar.

Ejercicio financiero

Para montar una boutique de este tipo se requiere de un espacio de entre 60 y 80 m2. Además de su buena ubicación, se recomienda elegir un local que posea más metros de frente que de profundidad o bien, alguno de dos pisos. Los aparadores tendrán que ser de piso a techo y de pared a pared (2x4m), para permitir la exhibición de cuerpo entero de los maniquíes. De lo contrario, la modificación de la tienda se eleva aproximadamente $15,000 por cada muro que se transforme.

El depósito y la adecuación del establecimiento se llevan alrededor de $60,000. Contempla un pequeño espacio para realizar costuras fuera de la vista del cliente, un par de probadores amplios, así como la instalación eléctrica con iluminación dirigida a los vestidos, con acabados finos en pisos, paredes y plafones. Otro monto equivalente se destina al equipamiento, conformado por dos máquinas de coser, seis maniquíes, espejos de pared a pared, exhibidores para accesorios, percheros, equipo de oficina y mobiliario para la recepción.

La inversión inicial es de $250,000. Se requieren $100,000 para tener un stock de 15 trajes de ceremonia y sus correspondientes accesorios para cada ajuar. El resto se destina a gastos pre-operativos, que incluyen la publicidad e inauguración de la tienda, con un pequeño cocktail con invitados estratégicos y medios locales.

Con estas características, este ejercicio supone arrancar la tienda vendiendo la mercancía, donde el abastecimiento de inventarios, el alquiler y la nómina son los principales gastos mensuales. En conjunto, los egresos anuales superan $1 millón, duplicándose cada año.

Para solventarlos, este modelo de negocio inicia comercializando un ajuar de novia o XV años por semana y otros cinco entre bautizos y primeras comuniones, para cerrar el primer año con un total de 365 ajuares. Con servicios de calidad y una inversión constante en publicidad local, las ventas aumentarían en más de 150 clientes anuales.

Así, este emprendimiento genera una utilidad promedio de $12,000 mensuales el primer año, $23,500 el segundo y $40,000 a partir del tercer año de operaciones, una vez que alcance su consolidación. Conforme se vaya posicionando la tienda y se dominen sus secretos, la introducción de confecciones propias elevará el margen de utilidad al 25 por ciento.

Como comercio al detalle, este giro requiere tramitar la licencia de funcionamiento y tener un programa interno de protección civil. Asesórate en el régimen que más te convenga para darte de alta en Hacienda.

Como protección financiera en este ejercicio, se toma como tope el 30% de Impuesto Sobre la Renta (ISR), y los sueldos del personal están elevados a tres salarios mínimos, de acuerdo a lo que se paga en el sector textil de la zona centro del país. Los estímulos fiscales pueden variar y las cuotas patronales disminuir según el salario de tu zona geográfica.

Lista de Proveedores

Los Alcatraces
(722) 214 1991
 losalcatraces@ejecutivo.com
Toluca, EdoMéx.

Cymbeline
 (81) 1366 5914
 (81) 1366 5915
 www.cymbeline.com
Garza García, NL.

Ropones Ensueño
(449) 913 3336 
01 800 672 5966
www.roponesmagaly.com.mx
Aguascalientes, Ags.

Giann Fred
(722) 248 9377
www.tenisgiannfred.com.mx
Toluca, EdoMéx.

Distribuidores por catálogo Demetrios
001 (212) 967 5222
www.demetriosbride.com
Nueva York, EE.UU.

San Patrick
00 (34) 93 479 9700
www.sanpatrick.com
Barcelona, ESP

Portales y expos Tuboda.com
www.tuboda.com.mx

Ajuar
www.ajuar.com.mx

Expo tu boda
www.expotuboda.com.mx