Emprendedores

Replica un modelo exitoso

Tras no conseguir trabajo, Omar Ramírez decidió apostar por una franquicia y encontró en Dental Perfect una marca probada. Conoce cómo la financió.
Replica un modelo exitoso
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Empresa: Dental Perfect.
Actividad comercial: clínica de tratamientos dentales integrales que opera los 365 días del año, las 24 horas. Cuenta con 10 sucursales.
Reto: obtener crédito para la adquisición de una franquicia y equiparla para su funcionamiento.

Luego de buscar trabajo sin conseguirlo, Omar Ramírez decidió adquirir una franquicia, ya que sabía que al invertir en este modelo tendría el apoyo y experiencia de una marca probada, lo que aumentaría sus posibilidades de éxito. Después de analizar algunas opciones, eligió a Dental Perfect.

¿La razón? No requería estudios en odontología –pues él es ingeniero en electrónica– y ofrecía un esquema “llave en mano” en el cual el franquiciante se encargaría desde la contratación hasta la administración del negocio. Así, al ser inversionista y no operador, tan sólo debía supervisar la sucursal periódicamente. Esto le daba la libertad de tiempo y la seguridad financiera que quería.

Pero le faltaba el capital para cubrir el 50% de la cuota de franquicia –de US$12,500– y para equipar la clínica –unos $500,000–. La solución fue acercarse al Programa Nacional de Franquicias (PNF) de la Secretaría de Economía, que ofrece financiamiento para ambos ejes a 36 meses y a tasas competitivas.

Para ello, lo primero fue verificar que Dental Perfect estuviera acreditada por la dependencia, es decir, que cumpliera con ciertas características como estar constituida legalmente y contar con al menos tres años de operaciones, entre otros puntos.

Después, el emprendedor completó una serie de requisitos: un reporte de historial crediticio del Buró de Crédito, una carta de aceptación del franquiciante, así como RFC, comprobante de domicilio, identificación oficial, etc. “También hay que presentar un plan de negocios y tu currícula para que conozcan tu trayectoria profesional”, agrega.

Una vez entregada la solicitud, ésta pasó a un comité para su análisis y aprobación o rechazo. “El trámite duró unos 30 días. Luego de dos semanas liberaron los recursos e iniciamos la remodelación. Y seis meses después, en julio de 2007, inauguramos la sucursal”. Según afirma, para enero de 2008 ya operaba con números negros.

Hoy, el franquiciatario está a punto de liquidar el préstamo, pero no piensa detenerse. Planea pedir un nuevo crédito del PNF, ya sea para abrir una segunda unidad o para ampliar la clínica que ya opera.


www.SoyEntrepreneur.com