Emprendedores

Oportunidades para emprender 2

Oportunidades para emprender 2
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

VENTAS DIRECTAS
Las empresas de ventas directas representan una oportunidad de negocios para algunas personas que se quedaron sin empleo o que buscan un ingreso adicional para completar el presupuesto familiar. O bien, para alguien que necesita una opción para emprender sin tener que invertir grandes sumas de dinero y quiere ser dueño de su tiempo.

Actualmente, una amplia oferta se comercializa bajo el sistema de venta directa, como artículos de tocador e higiene personal, cosméticos, fragancias, productos para el hogar, decorativos y de limpieza, plásticos, ropa, joyería de fantasía, accesorios de moda, suplementos alimenticios y libros; sólo por mencionar algunos.

Todos tienen un común denominador: se venden directamente a los consumidores mediante el contacto personal de un agente de comisión o mediador mercantil independiente. La transacción se realiza generalmente en el hogar del vendedor o en el domicilio o centro de trabajo del cliente.

Las personas dedicadas a la venta directa no son empleados de la compañía que provee los productos que distribuyen, sino distribuidores independientes que operan sus propios negocios y obtienen ganancias de ellos.

Se estima que de 2007 a 2008 las ventas de este sector en el país aumentaron de $37,239 millones a $46,700 millones. En 2009 –y pese a la crisis– se registró un crecimiento del 5%. “Este repunte fue excelente si se toma en cuenta que la economía se cayó”,  señala Jesús Álvarez, presidente de la Asociación Mexicana de Ventas Directas (AMVD).

La mayor parte de la facturación de este sector proviene de tres categorías: belleza (38%), calzado (28%) y los suplementos alimenticios (21%). “Sobresale el dinamismo que muestran estos últimos, ya que la mayoría de las empresas están incluyendo en su portafolio este tipo de productos”, destaca Álvarez.

La AMVD –fundada en 1996 cuando empezaron a llegar las primeras empresas estadounidenses al país– concentra a 40 socios activos y su actividad representa el 85% del total de las ventas de esta industria en México. Entre sus objetivos se encuentra promover y consolidar la imagen de las compañías asociadas entre los consumidores, el gobierno y las organizaciones industriales.

“Tenemos alrededor de 1.9 millones de distribuidores en la República, quienes encontraron en la venta directa oportunidades accesibles con fuentes alternas de ingreso, y cuyo desarrollo y éxito no está restringido a cierto género, edad, educación o experiencia previa”, aclara el presidente de la AMDV. Sin embargo, el 90% de las personas dedicadas a esta actividad son mujeres y normalmente lo hacen en sus ratos libres.  

En venta directa existen diferentes sistemas, entre los que destacan los siguientes:

1. Persona a persona. Es el más antiguo, en donde una persona le vende a otra siempre apoyada con un catálogo. La operación usualmente se lleva a cabo en el hogar del consumidor final o en su lugar de trabajo.

2. Reunión de grupo. Aquí el vendedor reúne a un grupo de clientes potenciales en un domicilio para ofrecer y hacer una demostración de los artículos (también con el apoyo de un folleto).

3. Catálogo. En esta modalidad se contacta personalmente al comprador, se le entrega el ejemplar y luego se regresa para levantar el pedido.

Los sistemas de ganancias pueden variar, por ejemplo, el distribuidor puede recibir una comisión establecida por la empresa. O bien, la compañía celebra un contrato de compra venta otorgando un descuento sobre el precio marcado. De esta manera, la persona obtiene una ganancia al realizar la venta.

Un grupo importante dentro de este universo de negocios es el multinivel, también conocido como comercialización por redes. Las firmas que operan bajo esta modalidad facturan el 39% del total generado por la industria de ventas directas en México.

En este caso, los distribuidores se benefician de dos formas: pueden recibir descuentos o comisiones por el volumen personal de ventas de bienes y servicios a los clientes finales. O bien, obtienen ganancias por las ventas o compras de la gente que reclutaron personalmente dentro de su estructura, así como utilidades sobre las compras del grupo formado por los miembros de su red.

Una de las características de las ventas directas es que el avance y éxito dentro de esta industria lo determinas tú. “Hay opciones para todo tipo de emprendedores, desde los que sólo quieren vender por catálogo para cubrir ciertos gastos hasta aquellos que amplían su visión y trabajan para la conformación de redes. Todo depende de hasta dónde quieras llegar”, afirma Álvarez.

Tal es el caso de María de los Ángeles Martínez, quien desde hace tres años vende productos de belleza de la marca brasileña N-tura y donde gana un porcentaje sobre el precio de la mercancía vendida. Lo que obtiene lo destina para sus pasajes o regalos para su hija.

En contraste, Heidi Walker, con 10 años de experiencia en el mundo multinivel, hace cinco años dio el gran salto y fundó su propia agencia de viajes. Se trata de Simple2go –que opera por Internet y es asociada de la AMVD–, la cual ya cuenta con 13,000 representantes en todo el país.

También de acuerdo al avance logrado por la persona será la capacitación que recibirá. Por ejemplo, la firma sueca Oriflame (del giro de belleza) tiene un esquema de entrenamiento tanto en la parte de la estrategia de negocio como en conocimientos avanzados de belleza. En cuanto a las compensaciones, Enzacta (dedicada a la comercialización de suplementos alimenticios) asegura que tiene bonos especiales a partir de niveles medios de liderazgo.

“Además, ofrecemos una oficina virtual que es una poderosa herramienta que le permite a los distribuidores contar con toda la información sobre su negocio y hacer transacciones comerciales en línea”, explica Carlos Santillán, vicepresidente para Latinoamérica de esta empresa que reportó un crecimiento anual del 30%.

¿DÓNDE SE UBICAN?
La mitad de las franquicias se localiza en la Ciudad de México, mientras que el resto se distribuye en las principales capitales y al interior de la República.