Plan de Negocios

5 Malas prácticas en tu empresa

Conoce los errores que no debes cometer en tu operación diaria para hacer que los consumidores siempre te prefieran.
5 Malas prácticas en tu empresa
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Todos los negocios, sin importar el giro, están expuestos a una gran competencia y bien preparada, lo que,  aunado a los dispositivos móviles y a las redes sociales, permite que los consumidores expresen sus experiencias tanto buenas y malas con las marcas.

Es por esto que es necesario alejar las malas prácticas que pueden resultar dañinas para todo establecimiento. A continuación te nombramos algunas de las más comunes; ¡evítalas a toda costa!:

No ofrecer distintos medios de pago

La bancarización es un fenómeno irreversible, por lo que no puedes estar ajeno a ella. Ofrece siempre todos los mecanismos de pago posibles, pues entre más opciones tengas, menos objeciones presentarán los clientes al momento de decidir su compra.

Hacer una mala elección de personal

Una persona que va a tener contacto con la clientela, debe tener un perfil orientado a las personas, es decir que sepa tratar con gente y servir a los demás. Y es que hay personas que no tienen actitud de servicio o que no se apasionan por la marca, por lo que no son adecuados para el puesto.

Ser inconsistente entre las sucursales

Cuando cuentas con múltiples sucursales, no debes confundir a los clientes vendiendo productos distintos, manteniendo distintos horarios de apertura, calidad o precios dispares entre sucursales. Toda tu red debe de manejarse de la misma forma y ofrecer el mismo valor.

No hacer publicidad

¡Los productos no se venden solos! Repartir volantes o pegar panfletos son acciones del siglo pasado. Actualmente tienes que hacer mercadotecnia y publicidad más profesional, además de mejorar la imagen de tu local, hacer campañas en revistas locales y utilizar los medios sociales y electrónicos.

Decir siempre que no

Que los productos no estarán a tiempo, que no se puede, que no está disponible o que no se pudo conseguir, terminará por alejar a los clientes. Lo correcto es que contestes siempre con amabilidad y hagas sentir satisfechas a las personas con los productos o servicios que adquieren, haciéndole saber que estás haciendo todo lo posible por ayudarlo.