Emprendedores

¿Qué tipo de emprendedor de medio tiempo eres?

Identifica qué perfil tienes según tu edad, gustos y presupuesto y conoce las mejores opciones de negocio para ti.
¿Qué tipo de emprendedor de medio tiempo eres?
Crédito: Depositphotos.com

Ya sea que tengas algún capital ahorrado, busques completar el gasto familiar, tengas experiencia en un área específica o quieras aprovechar tu tiempo libre, un negocio de medio tiempo puede ser tu mejor opción para emprender. Además, esta alternativa te permite probar la viabilidad de tu proyecto en una primera etapa, para luego crecerlo en caso de que te resulte rentable.

Otra ventaja es que no importa la edad, los recursos o las horas disponibles que tengas para ser un emprendedor de este tipo. Hoy, existen modelos de negocio que se pueden ajustar a tus habilidades, gustos y aptitudes. Para ayudarte a elegir la opción de negocio que más te conviene, dividimos los perfiles. Define cuál de ellos es el que se identifica más con tu personalidad y pon manos a la obra. Ojo: se vale pertenecer a dos o más perfiles, ¡no te limites!

Inversionista

Se trata de una persona interesada en invertir en un negocio propio y que dispone de capital para hacerlo. Sin embargo, no desea dedicarse al 100% a esta nueva actividad porque cuenta con un empleo y un ingreso fijo mensual que no quiere dejar, es un profesionista o porque su ritmo de vida no le permite integrar más tareas a su agenda diaria.

Es por eso que busca un concepto que no le demande su presencia física y atención permanente para que funcione correctamente. Más bien el objetivo es que opere bajo el mando de un gerente con el que se reúna de forma periódica para supervisar el comportamiento de la empresa.

“No siempre tienes que estar al frente para que el negocio camine, y el modelo de franquicias es el ejemplo perfecto”, señala Enrique Alcázar, director general de la consultora Alcázar y Compañía. Y es que las empresas de este tipo ofrecen un abanico de posibilidades para los llamados “inversionistas ausentes”.

Por ejemplo, el inversionista puede tener un operador, quien será la persona que reciba la capacitación para dirigir la operación diaria del negocio. Otro escenario es que el inversionista únicamente aporte el capital y la marca absorba la operación de los puntos de venta. También puede ocurrir que varios inversionistas junten sus recursos y que un externo administre, o que haya una empresa operadora que supervise el negocio a cambio de una contraprestación.

10 Oportunidades para inversionistas

Ama de casa

Son mujeres que buscan iniciar su propio negocio, ya sea para complementar el gasto familiar, porque son el sostén de su hogar (uno de cada cuatro hogares en el país es encabezado por una mujer, según el Censo de Población y Vivienda 2010) o porque se quieren realizar como empresarias.

Aunque no es requisito que sean mamás, sí buscan oportunidades que les ofrezcan flexibilidad de horarios para poder combinar su negocio con otras actividades (domésticas, familiares, profesionales o personales).

“Somos multifuncionales y queremos que todo funcione en armonía, empezando por el hogar y terminando con la empresa”, afirma Norma Morel, de la Asociación Mexicana de Mujeres Empresarias (Ammje) –que agrupa a empresarias, dueñas o accionistas que participan en la operación de micro, pequeñas, medianas y grandes empresas–. Ella fundó uno de los dos capítulos de la organización en la Ciudad de México.

Por lo tanto, es común que prefieran negocios que se puedan trabajar desde casa (al menos en un principio) para que la inversión no sea muy alta y no descuiden sus demás labores. Generalmente, emprenden en giros con los que están familiarizadas y en los que pueden explotar sus habilidades y talentos, aunque no por eso dejan de lado las tendencias del mercado.

“Su participación empresarial no se limita al género, en la Ammje tenemos miembros relacionados con todo tipo de negocios, desde manufactura y comercialización de productos o servicios hasta la agroindustria y el ramo automotriz”, señala Morel.

Y en caso de no contar con la experiencia o los conocimientos, la también empresaria recomienda acercarse a organismos como el que ella representa para capacitarse (que a nivel nacional tiene presencia en 25 estados con 51 capítulos y reúne a 4,500 asociadas).

10 Oportunidades para amas de casa

Joven emprendedor

Este perfil lo integran jóvenes de entre 18 y 26 años, que están cursando sus estudios universitarios o que recientemente terminaron su carrera, y que tienen la inquietud de iniciar un negocio.

Debido a que no cuentan con experiencia profesional ni con ingresos propios, la opción para financiar su proyecto es por medio de ahorros o vía capital prestado por sus familiares. Esto los orilla a buscar oportunidades que de entrada no les demanden mucho dinero, infraestructura ni tiempo, pues su prioridad es completar la licenciatura o crecer como profesionistas. Sin embargo, el objetivo a mediano plazo es que esta alternativa se convierta en su principal fuente de ingresos.

Aunque sus proyectos suelen ser del tipo tradicional, los jóvenes emprendedores están cargados de innovación, creatividad y originalidad como valor agregado. No temen usar tecnología, redes sociales o desarrollar nuevas tendencias, ideas o productos, y también les interesan los temas de sustentabilidad y las prácticas ecológicas.

Una institución que impulsa este espíritu es Jóvenes Empresarios por México (Jemac), una organización que proporciona servicios de capacitación, mentoría y financiamiento para iniciar o fortalecer una idea de negocio. Y es que como señala su presidente ejecutivo, Andrés Rodríguez, dos de cada 10 jóvenes tienen potencial de emprender –de acuerdo con la Organización de Naciones Unidas (ONU)–.

“Eso significa que en México hay cuatro millones de posibles emprendedores y nuestro trabajo es despertar ese potencial y apoyarlo para que sea una realidad”. Tan sólo este año, Jemac ha ayudado a la creación de 150 nuevas empresas de jóvenes.

10 Oportunidades para jóvenes emprendedores

Mayores de 50 años

A diferencia de los jóvenes emprendedores, su mejor herramienta al momento de arrancar una empresa es su experiencia profesional, preparación, conocimientos y redes de contactos que han construido a lo largo de su vida. Otro punto a su favor es que algunos disponen de capital para invertir gracias a que cuentan con ahorros personales.

Aunque no están tan familiarizados con el uso de Internet, están abiertos al aprendizaje de las nuevas tecnologías. Dado este perfil, buscan negocios en donde puedan explotar su experiencia de manera redituable, más que su actividad física o su tiempo. Por ejemplo, ofreciendo servicios de consultoría especializada.

Por lo tanto, embarcarse en una aventura empresarial a esa edad se convierte en una opción de futuro. Esto como una alternativa ante un despido, prejubilación o, simplemente, para sacar al empresario que cada una de estas personas lleva dentro.

10 Oportunidades para mayores de 50

Emprendedor de fin de semana

En este caso no importa la edad de la persona, sino el aspecto de temporalidad de los negocios que emprenden. Estos satisfacen una demanda básicamente durante los fines de semana (viernes, sábados, domingos) o en periodos vacacionales (de verano o invierno).

Con base en estas características, se pueden ofrecer servicios a domicilio como entretenimiento de fiestas, renta de inflables, catering, entrenamiento personal, maquillaje para eventos sociales, cursos de verano, campamentos, etc.

También hay opciones que sólo se solicitan por temporada, como la preparación de cenas de año nuevo, recolección y reciclaje de pinos navideños, confección de disfraces de Halloween, fotografía para graduaciones o la venta de artículos decorativos con motivos de San Valentín.

10 Oportunidades de fin de semana