Emprendedores

Ser mujer y empresaria en México...

Éstos son algunos testimonios de empresarias mexicanas. ¡Completa la lista con tu experiencia!
Ser mujer y empresaria en México...
Crédito: Depositphotos.com

Gilda Herrero, directora general de Impuestum, Franquicia del Año 2012:

Vengo de una generación de mujeres profesionistas que estudió en los 70’s. En esa época para una mujer estudiar una carrera era como comprar un seguro contra divorcio; o una diversión; o cuidarle las espaldas al marido en su negocio. Todavía cuando platico con algunas personas de esa generación me dicen “que lindo tu marido que te da trabajo… que te pague eh!! Y que no te negree mucho” ¡Hazme el favor!

Hoy en día la situación es muy diferente. Por mi trabajo trato con muchos profesionistas jóvenes quienes no tienen un prejuicio hacia la mujer y sus responsabilidades fuera de la oficina, hacia la edad o hacia diferentes formas de pensar. Son mucho más incluyentes de manera natural, esto hace que el trato sea de igual a igual y que el tema de género ni siquiera sea tema.

¿Cuál es la diferencia? Que los equipos de trabajo son mucho más ricos ya que aceptan y de verdad respetan diferentes formas de pensamiento. ¿La ventaja para la mujer? Igualdad profesional. ¿La ventaja para la empresa? Una  visión más amplia en sus estrategias del negocio.

Gwenaëlle Gerard, socia directora de Proactive Strategies y directora de ResponSable:

Soy mujer, empresaria, en México pero no mexicana.

Uno de mis principales retos ha sido construir una marca, reconocida y que generará confianza para dejar de tener un “auto-empleo” sino más bien una empresa, con un equipo de trabajo y la posibilidad de delegar muchas actividades.

Otro reto es lograr generar un balance entre mi vida profesional y mi vida personal. Mi esposo es mi socio y es a veces difícil dejar en la oficina los pendientes y debates. Hasta ahora no he logrado tener este equilibrio pero es uno de mis más grandes retos personales.

Un obstáculo fue inicialmente mi edad: ser mujer joven y emprendedora no es fácil. Tuve que demostrar todavía más que podían confiar en mí mis clientes, y que al final era una excelente proveedora de servicios, ¡mejor que muchos de mis competidores!
Otro obstáculo es el hecho de que ResponSable se desempeña en un sector todavía poco desarrollado en México: la responsabilidad social. Considero que es un mercado en pleno crecimiento pero uno de los obstáculos es que además de proponer a nuestros clientes una solución integral en responsabilidad social, necesitamos sensibilizar a nuestro mercado sobre qué es la R.S. y los beneficios de ser una organización socialmente responsable.

En menos de un año, logramos posicionar ResponSable como una organización líder en México en temas de responsabilidad social y creamos  el Club LideRS, un club de directores de responsabilidad social de algunas de las empresas más grandes de México.

Angélica Munguía, directora de comercialización de la franquicia Tutti Frutti:
En México la brecha entre las actividades, reconocimiento y recompensas entre ambos sexos se ha ido acortando gracias al esfuerzo diario de mujeres que con su desempeño han destacado en los ámbitos culturales, deportivos, profesionales y empresariales. Esto ha permitido que la visión de la sociedad respecto al desempeño de la mujer deje los confinamientos de la casa y la familia para incursionar en ámbitos que hasta la segunda mitad del siglo pasado sólo eran "comunes" para los hombres.
 
La visión, comportamiento y reconocimiento en el siglo XXI ha cambiado radicalmente desde entonces, hoy la mujer destaca en todos los aspectos del quehacer, sin que ello implique necesariamente que se tenga que desentender de sus gustos y responsabilidades como madre y mujer, por lo que el doble rol de proveedora y corresponsable de familia es muy normal en la actualidad.
 
En el ámbito empresarial las mujeres tenemos que enfrentar los mismo retos que los hombres, sin embargo, considero que nuestra natural empatía y facilidad para relacionarnos nos ofrece ventajas que aportamos en beneficio de nuestras empresas. Los retos son personales, una mejor preparación, una mejor empresaria, una vocación social de la empresa y una visión más igualitaria y equitativa de empresa, inserta en una sociedad cada vez más desigual.
 
Las empresarias también debemos abonar en la búsqueda de una sociedad que aspire al bien común, empresarias con una visión más igualitaria, ése es el reto.

Sandra Ávila, creadora de teen-iS:

Es lo mejor ser una mujer empresaria Mexicana, nunca ponernos barreras, luchar por cumplir nuestros sueños sin importar barreras. Todo es para aprender.