Emprendedores

Manejando el éxito

A sus 23 años, Diego Duez es piloto de carreras, emprendedor y un auténtico visionario de los negocios deportivos.
Manejando el éxito
Crédito: Depositphotos.com

Diego Duez es un emprendedor fuera de serie. Desde los 15 años se ha dedicado a pilotear go-karts y automóviles prototipo de carreras, al mismo tiempo que empezaba a trabajar en un taller mecánico en Cuernavaca.

El esfuerzo constante y la visión empresarial lo han llevado a conseguir el éxito en sus dos facetas, destacándose dentro del reducido grupo de pilotos mexicanos en la categoría de resistencia en competir a nivel internacional y como dueño de su empresa D-Hobby, especializada en la comercialización y venta de refacciones de productos de radiocontrol para profesionales y amateurs.

Diego afirma que lo más difícil ha sido encontrar un equilibrio entre estas dos actividades. Hace poco más de un mes comenzó su participación en la Polo R Cup India 2012 como parte del equipo Volkswagen Motorsport -a bordo de un Bora TDI-, donde se colocó como líder. Para atender a este evento, ha tenido que ausentarse por varias semanas de su compañía, que sólo cuenta con otros dos empleados. “No lo veo como tiempo perdido, sino más bien como un aprendizaje”, señala Duez. “Aunque no gano tanto dinero en D-Hobby como antes, estoy encontrando nuevas oportunidades de negocios en Asia para aplicar en México”.

En los cuatro años que han transcurrido desde que inició su emprendimiento, el deportista ha modificado, en repetidas ocasiones, el enfoque de su empresa. Antes, eran los artefactos relacionados con el radiocontrol sus productos estrella, mientras que en la actualidad lo son los modelos a escala que, además de ser adquiridos como juguetes por los interesados en este hobby, los vende como artículos promocionales para corporativos.

Pero el talentoso conductor no deja de reinventar su esquema de negocio. Entre las innovaciones más recientes están la importación exclusiva de una reconocida marca de aceite, así como el ensamblaje y venta de carrocerías y motores para go-karts traídos de lugares como Italia y Estados Unidos.

Dentro de sus próximos proyectos está también el desarrollo de un chasís elaborado a partir de materiales indios y bajo su marca propia “Duez”, siendo éste el primero en fabricarse en el exterior y tener impreso el nombre de un piloto de origen mexicano.

De acuerdo con el empresario de 23 años, en el país existen grandes oportunidades para ganar en la industria del automovilismo, puesto que la mayoría de los insumos son de procedencia extranjera y tienen un costo muy elevado, siendo únicamente asequibles para un pequeño segmento de la población. Por ello, su apuesta es la fabricación local y la importación de mercancía más barata y de calidad para conquistar a nuevos consumidores.

Del taller al negocio

Desde hace poco más de ocho años, Diego se ha dedicado por completo a su pasión: los autos, ya sea corriéndolos o como promotor y comerciante en este mercado.

Su primer paso como emprendedor fue la creación de un club para aficionados del kartismo y radiocontrol en su ciudad local. Durante el tiempo que trabajó en el taller mecánico fue ahorrando el capital suficiente para comprar su primer go-kart -que él mismo reparaba- e instalar su tienda en la capital del estado de Morelos, meta que consiguió a los 19 años.

El estar dentro del sector y desempeñarse como director de área de motores sport y promoción de marca para la compañía llantera Tornel México, parte de la trasnacional JK Tyre Industries, le han otorgado los conocimientos básicos para convertirse en un empresario. “Empecé a trabajar desde muy joven y siempre he tenido habilidad para los negocios”, asegura Duez quien sostiene que a pesar de no haber estudiado una licenciatura tiene muy presente la relevancia de la investigación de mercado, el networking y las relaciones públicas.

Y es que a pesar de haber entrado en el mundo de los negocios en solitario y con recursos limitados, el emprendedor ha logrado vender sus productos a grandes organizaciones, estableciendo una cadena de distribuidores especializados en esta área que anteriormente no existía como tal en México.

Para 2013, el panorama de Diego no es menos ambicioso. El próximo año espera incursionar con su organización en la serie NASCAR, lanzar su marca de neumáticos y consolidarse como una firma de alto nivel en ese rubro.

Con estos objetivos en la mira, su estrategia se basará en seguir invirtiendo las ganancias y las lecciones que obtiene de su carrera como piloto en el negocio y viceversa. Pero lo más importante es que el joven dueño de D-Hobby ha comprobado que construir una empresa a partir de su pasión es la mejor técnica para alcanzar el éxito.

 

* Foto por: Carina Favela, www.carinafavela.com