Emprendedores

Centro de Tecnología e Innovación Telmex

Conoce el CTIN, un espacio donde jóvenes desarrollan aplicaciones y proyectos de alto impacto social.
Centro de Tecnología e Innovación Telmex
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

En el cuarto piso del complejo de oficinas de Grupo Carso, localizado a espaldas del monumental Museo Soumaya, cerca de Polanco en la Ciudad de México, se ubica el Centro de Tecnología e Innovación Telmex (CTIN). 

Al entrar a este espacio uno se encuentra con más de una veintena de mesas rectangulares donde casi un centenar de jóvenes -de todos los perfiles- trabajan concentradamente en sus computadoras o laptops. Las paredes que recubren esta amplia habitación tienen originales dibujos hechos con plumón y en el fondo se puede advertir una canasta de básquetbol y una sala de juntas que está adornada con las fotografías de los miembros del CTIN.

En este lugar, que asemeja a una incubadora de talento, poco más de cien jóvenes se encargan de desarrollar distintos proyectos, fundamentalmente relacionados con las tecnologías de información. Algunos fueron ideados por ellos mismos con la intención de convertirlos en negocios rentables, mientras que otros buscan ofrecer soluciones a problemáticas medioambientales, sociales y culturales, incluso de organismos públicos e instituciones internacionales como la UNESCO.

El Centro de Tecnología e Innovación tiene poco más de un año operando y su intención es crear un espacio multi laboral y totalmente equipado donde, de manera conjunta y en un ambiente parecido al co-working, jóvenes (algunos de tan sólo 18 años) de distintas partes de la República Mexicana transforman ideas en productos o servicios reales. 

Durante su permanencia en el centro, algunos tienen la oportunidad de presentar su proyecto ante inversionistas de gran envergadura, así como a profesionales de diferentes industrias y nacionalidades. De hecho, en uno de los muros se observa un mensaje y la firma de personalidades que lo han visitado y que han otorgado conferencias como el empresario Carlos Slim Helú,  Ivo Ivanovski, Ministro de la Sociedad de la Información de Macedonia, y Rafael Tovar y de Teresa, historiador y escritor mexicano, entre otros.



La forma de operar del CTIN puede resultar poco convencional, en especial para los ambientes laborales tradicionales. “¿Les parece muy loco lo que estamos haciendo?”, nos preguntó -varias veces- Mario García, coordinador del programa. Y es que, a pesar de la corta edad de sus integrantes, la estrategia de trabajo del centro se basa en darles autonomía y una absoluta flexibilidad de horarios

La mayoría de los miembros de la generación actual coinciden en que son dueños de su propio tiempo y responsables de sus resultados y que esto, señalan, impulsa su motivación. Así, a pesar de que los becarios deben cumplir 40 horas a la semana en el centro, lo pueden hacer en cualquier horario debido a que las puertas del CTIN están siempre abiertas y en él tienen conexión a Internet, equipos y servicio de comedor gratuitos.

Otro de los aspectos que llama la atención es la disposición del espacio de trabajo. Además de los ventanales y las mesas alargadas y sin barreras que lo componen, Mario García comenta que no existen los puestos fijos. “Los becarios cambian constantemente de lugar, así se logra que convivan todos los días con personas diferentes”. De esta manera, la retroalimentación es mucho más rica y multidisciplinaria, añade el coordinador.



Aunque el objetivo del CTIN es consolidar un sistema de becas -con excelentes instalaciones y asesoría personalizada- para la creación de empresas, aplicaciones y proyectos de alto impacto en el país, Mario enfatiza en los beneficios a nivel personal que obtienen los participantes a lo largo de los tres meses que dura el programa.

Por un lado, los jóvenes aprenden a convivir y co-equipar con gente de todos los perfiles para alcanzar objetivos en común. Por otro, tienen la gran oportunidad -que muchos emprendedores desearían- de equivocarse sin que esto signifique un costo o una pérdida. Esta modalidad de “prueba y error” (o de validación, como se utiliza en las startups) también se aplica en las dinámicas de trabajo que rigen a todo el centro. 

Mario recuerda algunas de las actividades que han probado últimamente para favorecer la competitividad y la integración entre sus miembros; algunas fueron muy exitosas, otras no tanto. Por ejemplo, nos contó de una en la que, al igual que en las tareas de primaria, los becarios debían hacer crecer una planta de frijol. Los resultados fueron sorprendentes: algunos lograron, usando hasta fórmulas químicas, que la vaina se levantara casi un metro en menos de una semana. 

Jonathan Álvarez, quien participó durante un par de meses en el CTIN, relata una de las dinámicas más “dolorosas” pero, sin duda, de las más efectivas en las que formó parte. Ésta consistía en que cada miembro platicara su proyecto y, a lo largo de seis minutos, sus compañeros lo criticaran y prácticamente destruyeran sin derecho a réplica. Aunque esto es difícil de asimilar para cualquier persona, dice Jonathan, es la mejor preparación para un pitch perfecto.



Actualmente, el Centro de Innovación y Tecnología cuenta con cuatro generaciones y más de 40 productos realizados donde destacan las aplicaciones móviles. Sin embargo, esta iniciativa de Telcel, Telmex y América Móvil constantemente está buscando nuevos participantes para darle vida a más ideas novedosas.

La convocatoria para acceder a este programa se lleva a cabo principalmente a través de las redes sociales del centro (Facebook: /CTIN Telmex Twitter:@ctintelmex). Posteriormente, los interesados pasan por una serie de exámenes y entrevistas para ser aceptados en esta beca de tres meses de duración donde reciben todo el equipo que necesitan, asesorías de expertos, conferencias de primer nivel, soporte a proyectos y un beneficio económico mensual.



No importa en qué ciudad de México residas, cuál sea tu profesión (en CTIN hay desde ingenieros hasta relacionistas), tu experiencia laboral o tu nivel de estudios. Si eres un joven con una idea de negocios escalable, una solución a un problema o crees que puedes aportar tus conocimientos a favor de los demás, en el Centro de Innovación y Tecnología encontrarás el espacio ideal para potenciar tus habilidades, incluso como empresario.