My Queue

Your Queue is empty

Click on the next to articles to add them to your Queue

Haz de tu experiencia un negocio

Desarrollar una empresa a partir de una profesión no es tarea sencilla. Te damos las herramientas para lograrlo.
Haz de tu experiencia un negocio
Crédito: Depositphotos.com

El mundo enfrenta una crisis de empleo cada vez más grave. La Organización Internacional del Trabajo (OIT) señala que 75 millones de jóvenes están buscando ocupación a nivel global y tienen tres veces más probabilidades de estar desempleados que los adultos. 

México no es la excepción. En el país hay 12 millones de profesionistas, sin embargo, sólo 6.5 millones (54%) están ocupados. Menos del 20% de ellos tiene entre 20 y 24 años de edad, señala la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). En su mayoría, los profesionistas ocupados son asalariados.

En promedio, ocho de cada 10 dependen de un patrón. En este renglón, y según el Observatorio Laboral de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), las carreras de Educación Musical, Ciencias Sociales y Ciencias Naturales poseen los porcentajes más elevados (98% en promedio). La proporción más baja se encuentra en el área de Arquitectura, Urbanismo y Diseño. Aquí, por cada 100 profesionistas ocupados, 67 son asalariados. En tanto que las carreras con más profesionistas independientes (no asalariados) son Artes Pláticas, Odontología y Diseño Textil.

Emprender, la opción

El panorama laboral es cada vez más complicado. Un cifra a tener en cuenta es que alrededor del 40% de los profesionistas ocupados en las áreas de Ciencias Sociales, Ingenierías, Ciencias Biológicas y Económico Administrativas trabajan en labores que no son acordes con su formación profesional.

Además, hay que sumarle la baja remuneración: el ingreso promedio mensual de un profesionista es de $10,014, siendo el área de Ingenierías donde se perciben los salarios más elevados ($11,219). El sueldo más alto lo tienen los pilotos aviadores y navales ($21,092), mientras que las áreas con pagas por debajo del promedio son: Educación, Artes y Humanidades ($8,099).

Frente a esta situacióm, los profesionistas están optando con mayor frecuencia por emprender. Esto como opción para obtener su propio ingreso, a la vez de convertirse en una fuente generadora de empleo para otros. Así lo consideró Ricardo González, un joven diseñador de 22 años, que hace dos años decidió independizarse y fundar Creativart (www.creativart.com.mx), un despacho de fotografía especializado en bodas de destino. “Al final, todos queremos lo nuestro y no depender de alguien más para solventar nuestras necesidades”, comenta.

Pero para tener éxito en esta aventura, se requiere de planeación y tener muy clara la meta a la que se quiere llegar, sostiene Eduardo López Chávez, profesor de la Escuela de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad Panamericana (UP). “Lo primero es reconocer que no te harás millonario de la noche a la mañana”, dice el experto. Se necesita perseverancia, templanza y prudencia ante los tropiezos –que en un inicio serán varios– y estar buscando nuevas maneras de hacer las cosas para diferenciarte, innovar y crecer.

Porque no es sólo cuestión de hacer lo que aprendiste en la escuela o en tus empleos anteriores. Para convertir tu experiencia en un negocio rentable –como todo emprendedor–, tendrás que analizar tu mercado y encontrar el nicho que no esté cubierto, explica Luis Roldán, director de la licenciatura en Creación y Desarrollo de Empresas del Tecnológico de Monterrey Campus Santa Fe. 

“El mercado está muy saturado con tres carreras clásicas: Administración, Contabilidad y Derecho. Por lo que, los universitarios deben apostar por nuevas carreras y vincularlas a las macrotendencias en nichos no explorados para hacer los negocios de manera distinta”, sostiene el académico. 

Haz sinergia

Un aspecto a tomar en cuenta para poder satisfacer mejor tu mercado es el establecimiento de alianzas. “Un profesionista debe estar consciente de que no puede ser experto en todo. Necesita hacer tratos con otros profesionales desde el punto de vista ganar-ganar, en el que cada uno aporte su conocimiento a favor del negocio”, asegura López Chávez, de la UP. 

Por ejemplo, no es recomendable que un abogado fiscalista lleve a la vez asuntos relacionados con el derecho laboral y penal. Lo mejor es especializarse en una rama y contratar a otros colegas para que se encarguen de las otras. Recuerda que el que seas el dueño del negocio no te hace experto en el manejo administrativo. Por tanto, es necesario contratar a un contador y acercarte a otras pequeñas empresas que puedan complementarte. 

Ésta es la opción si acabas de graduarte y quieres iniciarte en el mundo de los negocios. Aquí la clave es hacer mancuerna con profesionales con mayor experiencia. “Ellos podrán guiarte y tú les ayudarás a vencer los miedos de empezar algo nuevo”, señalan los especialistas. Compartirán riesgos y es una alternativa para conseguir mayor capital para arrancar.

Fue así como Ricardo hizo equipo con Manuel Arenas para fundar Creativart. Manuel tiene 45 años y al momento de emprender contaba con mayor experiencia como fotógrafo, más equipo y contactos. Adicionalmente, los emprendedores contrataron un diseñador y se acercaron a una incubadora, que los ha guiado a formalizar el negocio en el último año. 

Ricardo subraya que aunque vayas comenzando, debes aprender a delegar. “Si quieres avanzar, es importante confiar en tu gente”. Asimismo, si ya lograste echar a andar tu empresa, no dejes de innovar. “Estamos por abrir una división para clientes corporativos. Con ello ampliaremos nuestro mercado”, concluye el emprendedor.