Consultoría

5 técnicas de los atletas para enfocarse

Toma nota de estas estrategias para evitar distracciones y tener la mente puesta en las metas de tu negocio.
5 técnicas de los atletas para enfocarse
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Los emprendedores destacan por prosperar gracias a la novedad y el pensamiento no lineal, dos fortalezas que los hacen visionarios y tomadores de riesgos. Al mismo tiempo, son líderes de negocios y el trabajo diario de dirigir o iniciar un negocio puede terminar siendo mundano. Entonces, como emprendedor, ¿cómo puedes mantenerte enfocado?

Para responder a esta pregunta, echamos un vistazo a los mejores atletas del mundo para tomarlos como modelos a seguir.

“La psicología del deporte es donde estamos haciendo el mayor progreso en cuanto a control de la atención”, dice Lucy Jo Palladino, psicóloga y autora de Finding Your Focus Zone. “Los atletas deben comprometerse en largas y aburridas prácticas todos los días. Deben buscar una forma de conservar la motivación y energía”.

Para ello, los atletas han encontrado varias estrategias que los ayudan a mantenerse enfocados durante los años que usan en entrenarse para un solo evento. Son el epítome de la gente que ansía alta estimulación pero que se enfoca demasiado bien en el trabajo tedioso para alcanzar sus sueños y metas.

Intenta poner en práctica estos cinco consejos tomados de la rutina de un atleta y que te ayudarán a estar enfocado en las tareas diarias para conseguir un negocio exitoso:

1. Ensaya mentalmente la tarea
Para prepararse psicológicamente para una sesión de entrenamiento, los atletas comúnmente se imaginan teniendo un entrenamiento exitoso. Tú puedes hacer lo mismo antes de hacer una tarea aburrida o difícil. “Vete a ti mismo haciéndolo para prepararte mentalmente”, dice Palladino.

Además de imaginarte el resultado, también necesitas ver cómo llegar a él. “Para alguien que se sienta en una oficina, el ensayo mental tiene que ver más con planear la tarea, o dividirla en partes más pequeñas y fáciles de manejar”, afirma Palladino. Inicia tu día haciendo una lista de pendientes que incluya todo lo que necesitas hacer para cumplir tus metas, después divídelas de tres en tres y toma un descanso entre cada set.

2. Mantén tu energía alta mientras descansas
Al igual que los atletas mantienen la sangre moviéndose durante sus descansos, los emprendedores necesitan tener breaks activos para mantenerse enfocados. “Hay un fuerte lazo entre la actividad física y el funcionamiento cognitivo”, dice Palladino. Activar tu cuerpo y mente durante el día te ayudará a conservar el flujo.

Cada 20 minutos, levántate. “Haz que tus músculos se muevan, descansa tus ojos y saca tu cuerpo de la silla”, recomienda Palladino. Puedes caminar alrededor de la habitación, subir las escaleras, tener una conversación o hacer una tarea relacionada con el trabajo como limpiar tu escritorio u organizar archivos. Estas actividades te preparan para los siguientes 20 minutos, aunque puedes ajustar los intervalos de tiempo como te convenga.

3. Escucha a tu coach interno
Cuando nos cansamos o distraemos, generalmente nos deprimimos. Recordamos nuestras fallas y nos recordamos aquello que debimos hacer y no hicimos. “Nuestro crítico interno es más activo que nuestro coach interior”, sostiene Palladino.

En lugar, debes imaginarte lo que un coach le diría a un boxeador que está perdiendo la pelea. Cosas como: “Tú puedes hacerlo, debes seguir”. Un coach te ayudará a ajustar tu estrategia y a re enfocar tu atención en la meta. Si aprendes a hacerlo por ti mismo, tendrás mayores posibilidades de triunfar. “Lo que repasamos en nuestras mentes incrementará la posibilidad en futuros comportamientos”, añade Palladino. Si practicas enfocarte, eventualmente lo harás.

4. Evalúa qué estrategias funcionaron
Los atletas repasan grabaciones de los juegos para aprender qué funcionó y qué no para hacerlo mejor la próxima vez. Puedes aplicar el mismo principio para aprender a enfocarte.

Mientras piensas en tu día, identifica qué estabas haciendo cuando te distrajiste y piensa qué otra estrategia podrías usar. Para encontrar esa estrategia, fíjate en lo que hiciste los días en los que te mantuviste enfocado y hazlo cuando empieces a distraerte. Si sigues aprendiendo y practicando, pronto mejorarás.