Columnas

Qué es y qué no el coaching

Un coach profesional explica en qué consiste esta metodología, cuáles son sus objetivos y cómo diferenciarla de otros conceptos similares.
  • ---Shares

Hay grandes dudas con respecto a lo que es y lo que no es un coach; que si es una persona que me dice cómo actuar, que si me enseña, que si aconseja, que si regaña, que si pone límites, que si me va a juzgar por lo que hago o dejo de hacer. En fin, hay varias preguntas que comúnmente se hacen los empresarios respecto a esta importante actividad.

Por eso, en este post trataré de clarificar algunas de las cuestiones más recurrentes que he encontrado en mis clientes, y decirles -de manera breve y concisa- qué es lo que realmente podemos hacer los coaches por ustedes, los emprendedores.

Iniciaré con una definición que considero bastante completa: El coaching es una metodología poderosa a través de la cual es posible ayudar a otra persona a desempeñarse hasta lo más alto de sus capacidades.

Podemos decir que a través del coaching se busca cumplir tres principales objetivos:  

- Promover una mayor consciencia en las relaciones y habilidades interpersonales.
- Enfatizar la importancia de un cambio generativo y no solamente correctivo de las conductas y capacidades del cliente.
- Enfocar los valores y creencias del coachee para convertir sus metas en realidades útiles para él y su organización.

Después de estas definiciones, algunos podrían pensar que el coaching es algo parecido a una terapia. Sin embargo, una terapia se centra en los sentimientos, y no en la consecución de objetivos. Por ello, (a diferencia de lo que ocurre en la terapia, donde hay individuos que en 5 ó 10 años no ven diferencia alguna), con el coaching, siempre se ven avances.

Claramente, para que funcione esta asesoría es necesario que el coachee (o cliente) participe voluntariamente y defina dónde está, cuál es el estado que desea obtener y qué evidencias quiere tener de haber logrado sus metas.

Evita confusiones
Existen conceptos que podrían confundirse en algún punto con el coaching (capacitación, mentoría, terapia psicológica y consultoría) que, aunque guardan una interrelación con éste, existen fronteras entre ellos.

Un consultor es un experto en un tema y ofrece soluciones; un capacitador es una persona que transfiere sus conocimientos y habilidades a sus alumnos; un mentor es un modelo a seguir; un psicoterapeuta está relacionado con la salud mental y con las herramientas para obtenerla.

A diferencia, un coach es un acompañante que hace preguntas mediante las cuales logra un cambio personal del coachee para conseguir sus metas. Su trabajo es generar acciones diferentes y valiosas que llevan al cliente a desarrollar nuevas estrategias de pensar y actuar, orientándose en el futuro y no en el pasado.

El coaching se enfoca en soluciones, más que en el problema per se. Particularmente, el coaching ejecutivo se trata de alinear los objetivos del participante con los de su empresa.

Debes tener presente que NO se trata de un proceso correctivo ni es un recurso para “salvar casos insalvables”; un coach ejecutivo no da consejos, ni soluciones mágicas, ni comunica sus experiencias ni sus ideas de cómo hacer las cosas basándose en la experiencia; no sugiere ni recomienda y mucho menos juzga al empresario.

Sencillamente, el coach es un facilitador para que el coachee encuentre soluciones y sea mejor persona, tanto en el plano personal como en el profesional.