Abre una escuela de artes marciales

Toma nota del Plan de negocios para emprender con estas disciplinas. Obtendrás márgenes de utilidad de hasta 23%.
Abre una escuela de artes marciales
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Las artes marciales son de las disciplinas que más mexicanos practican, y como negocio, una escuela alcanza márgenes de utilidad del 23% anual. Su mercado: desde niños de tres años hasta personas de más de 60, hombres y mujeres por igual. El Taekwondo y el Karate son de las más populares.

Modelo de negocio. Establecimiento en el que se imparten cursos de artes marciales como Karate y Taekwondo, entre otros. También ofrece clases de defensa personal, yoga, aerobics y danza. Adicionalmente vende ropa y accesorios para cada disciplina, agua embotellada y bebidas energéticas.
Público objetivo. Hombres y mujeres de todas las edades interesados en cuidar su bienestar físico y mental o aprender técnicas de defensa personal. Niños a partir de los tres años.
Infraestructura. Local de 150m2. Se aconseja que esté ubicado en una zona de nivel medio, medio alto o alto. Sobre una avenida con alto tránsito vehicular y peatonal.
Equipo. Palchaguis, paletas, petos, caretas, colchonetas y sacos de boxeo. Equipo de sonido y mobiliario para la recepción y sala de espera.
Personal operativo. Dos entrenadores, un instructor para las clases adicionales, una recepcionista y una persona encargada de la limpieza.
Inversión inicial: $260,000
Margen de utilidad: 18 al 23 por ciento.

Una escuela de artes marciales es un negocio en ascenso. Y es que a diferencia de lo que pudiera pensarse, sobre que fomentan la agresividad instintiva del ser humano, estas disciplinas brindan beneficios no sólo al cuerpo, sino a la mente y el alma. Y lo mejor es que abarca un amplio espectro de clientes: desde niños hasta personas de más de 60 años, hombres o mujeres.

Las artes marciales como el Karate y el Taekwondo son disciplinas que los mexicanos han practicado desde hace más de cuatro décadas, aunque en años recientes han ganado popularidad y adeptos. El bienestar tanto físico como mental que brindan es un rasgo que atrae a las personas a practicarlas, pues están interesadas no sólo en mantenerse sanos, sino en aprender técnicas básicas de defensa personal.

Una escuela de artes marciales o dojo –su nombre en japonés– te da la libertad de explorar tu creatividad y darle un enfoque especializado. Pero ojo: para tener éxito en este giro, es indispensable que tengas experiencia y conocimiento en artes marciales y que estés certificado como un profesional calificado para impartir los cursos. ¿Te apasionan las artes marciales, pero no eres un practicante activo? No te preocupes, también puedes asociarte o contratar a un especialista en la materia que imparta las clases, mientras tú administras la operación.

Buena oportunidad

El Taekwondo y el Judo son las únicas artes marciales consideradas como deporte olímpico. Y es precisamente la primera disciplina la que ha dotado a México de medallas en los últimos cuatro Juegos Olímpicos. Tal vez esta sea una de las razones por las que resulta una de las artes marciales con más afiliados en México, además del Karate, según la Confederación Deportiva Mexicana (Codeme).

Juan Manuel López Delgado, presidente de la Federación Mexicana de Taekwondo (FMTKD), no puede calcular con exactitud cuántas personas practican la disciplina en México, pero asegura que existen “alrededor de los 2 millones de competidores en todo el país”. De hecho, hay 36 asociaciones estatales de Taekwondo, según la organización.

En esta disciplina, al igual que en el Karate y Kickboxing –en las que se utilizan pies y manos de manera explosiva–, pueden consumirse entre 480 y 960 Kcal/h, por lo que constituyen una excelente opción para quienes desean mantener su figura.

Además, su práctica desarrolla agilidad, velocidad, fuerza, buenos reflejos y flexibilidad, lo que en conjunto ayuda a mejorar la calidad de vida, sostiene la profesora Graciela Barros Valencia, cinta negra 4° Dan en Taekwondo.

En este sentido, México representa una gran oportunidad ya que el 90% de la población tiene problemas de sobrepeso y obesidad. Un estudio de la firma de investigación de mercado GFK, aplicado en Monterrey, Guadalajara y Distrito Federal luego del maratón Guadalupe-Reyes (12 de diciembre al 6 de enero), reveló que el 32% de los encuestados aumentó de peso tras las fiestas y para mitigar los efectos adversos, el 48% tenía previsto hacer ejercicio.

La Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares del Instituto Nacional de Geografía y Estadística (Inegi) indica que las familias mexicanas gastan 10.2% de sus ingresos en educación y esparcimiento. En tanto, datos de la industria del acondicionamiento dicen que sólo el 2.3% de la población es miembro de algún club deportivo en el país.

Define tu oferta

El negocio en un dojo consiste en ofrecer a sus clientes la posibilidad de ejercitarse a la vez que comienzan una carrera de artes marciales. Puedes segmentar por edades (niños, jóvenes, adultos y adultos mayores) y por niveles (principiante, intermedio y avanzado), además de atender a personas con intereses específicos.

La cuota de inscripción promedio es de $400 –que se recomienda no aumentar los primeros tres años– más una mensualidad que oscila en $500. Estas clases constituirán el foco del negocio. Obtén ingresos extra por cursos de defensa personal, yoga, aerobics, danza o meditación, además de la venta de uniformes y accesorios de las distintas disciplinas (como guantes, protectores, caretas y cintas de grado). También comercializa agua embotellada y bebidas energéticas.

Adicionalmente, puedes realizar exámenes para cambio de cinta y organizar torneos y certámenes, aunque considera que estas actividades requerirán una inversión mayor ya que tendrás que sumarte a una asociación que las respalde y cumplir requisitos como: un área de combate de medidas olímpicas, mobiliario certificado y gradas. Otra idea para aumentar tus entradas es aliarte con alguna empresa especializada en fotografía y video para retratar a los alumnos mientras entrenan y percibir un porcentaje por cada venta.

Aprovecha la mezcla entre las tradiciones de las artes marciales de hace siglos con técnicas modernas, así como las cualidades míticas de estas disciplinas para atraer más clientes. Para lograrlo, exhibe cinturones de colores, trofeos de campeonatos, credenciales de los instructores o armas de artes marciales. Acércate a proveedores especializados o escuelas que estén actualizando su equipo para conseguir buenos precios.

Según los expertos del ramo, la tasa de deserción es alta, en promedio del 75% en el primer año, por lo que las estrategias que diseñes para retenerlos son vitales. En este sentido, tu dojo también se verá influenciado por su ubicación, por lo que cuida que no haya escuelas del mismo tipo a la redonda para que no tengas que competir por los mismos estudiantes. Selecciona un local que se encuentre sobre una calle o avenida con alto flujo peatonal y vehicular, cercano a oficinas o escuelas y que cuente con estacionamiento, aunque también puedes ubicarte en centros comerciales.

Haz cuentas

Las dimensiones promedio del local van de 150 a 200m2 . Contempla al menos 80m2 para el área de entrenamiento y combate, 40m2 para un salón de clases grupales y 20m2 para el área de baños y vestidores. El resto de espacio lo ocupan la recepción y sala de espera. Y si sobra espacio, la recomendación es instalar un área de cafetería.

Para iniciar operaciones considera el pago de una renta y un depósito, el promedio oscila en $20,000 cada uno. Adicionalmente, necesitas al menos $40,000 para la remodelación, que incluye la revisión de la instalación eléctrica e hidráulica, el saneamiento de paredes y pintura. Además, la instalación de piso especial, denominado tatami, para el área de entrenamiento y combate.

Procura que el espacio tenga buena ventilación. No es recomendable el aire acondicionado o ventiladores porque pueden perjudicar a quienes entrenan. No olvides colocar espejos en las paredes y barras de estiramiento, que cuestan $10,000 en promedio.

Destina al menos $20,000 en una decena de palchaguis (paletas para pateo); dos decenas de petos; al menos cinco domis; colchonetas y sacos de boxeo. Incluye $20,000 para un equipo de sonido de alta fidelidad, $30,000 para el mobiliario de la recepción y la sala de espera, y $20,000 para una computadora y un software para controlar las membresías. Invierte $10,000 para comercializar accesorios y uniformes, otros $10,000 para un refrigerador y $5,000 para bebidas.

También necesitas $15,000 para una página Web, $5,000 para una línea telefónica con Internet y una cantidad similar para papelería. Suma $10,000 para insumos de limpieza, pues recuerda que la higiene es muy apreciada por los clientes de este giro y, por lo tanto, es esencial.

Equipo de oro

“Como en todos los negocios, la recomendación de boca en boca es la estrategia más efectiva para conquistar nuevos socios”, asegura Imelda Barrera, cinta negra 4° Dan en Taekwondo. y propietaria de TKD Pumas, la única escuela de Taekwondo en el Distrito Federal que cuenta con un área de combate y piso que cumplen con las especificaciones requeridas en Juegos Olímpicos.

Por eso es importante apostar por la calidad. Esto incluye contratar personal certificado y avalado por alguna asociación. Por ejemplo, la Federación Mexicana de Taekwondo busca profesionalizar la enseñanza de la disciplina a través de su Colegio Nacional de Entrenadores.

El recurso humano de una escuela de artes marciales incluye al menos dos entrenadores con salario de $9,000 mensuales. Asígnales horarios fijos de 9:00 a.m. a 12:00 p.m. y de 5:00 p.m. a 8:00 p.m., que es cuando más demanda existe. Suma un instructor para las clases grupales, con horarios por la mañana y la tarde, con sueldo de $7,000.

También necesitas una recepcionista de tiempo completo que ayude con actividades administrativas, con salario de $4,000, y una persona para limpieza con sueldo de $2,000. Adicionalmente considera los servicios de un contador, con un costo de $3,000.

Gana clientes

Supervisa la promoción de la escuela y crea estrategias para atraer más alumnos. ¿Algunas ideas? Distribuye cupones, ofrece a tus estudiantes descuentos o incentivos por traer a sus amigos y familiares, y ofrece clases de demostración en escuelas cercanas o parques de tu comunidad.

No descartes dar una clase gratuita a los clientes potenciales. “Esta es la mejor estrategia ya que viven la experiencia de estas disciplinas”, explica la propietaria de TKD Pumas quien asegura que de cada decena de prospectos que las toman, ocho deciden inscribirse. Eso sí, será necesario diseñar promociones atractivas que motiven no sólo el inicio de actividades sino también la permanencia en ellas, como descuentos por pago puntual o adelantado y planes trimestrales o semestrales.