Emprendedores

Naranya: Con la mira en el mundo

Esta empresa es el proveedor líder de contenidos móviles en México y su oferta ya se encuentra en ocho países.
Naranya: Con la mira en el mundo
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

El año 2002 cambió la forma de ver y hacer televisión: el primer reality show en el país, Big Brother, invadió las televisiones mexicanas y se convirtió en uno de los programas con mayor nivel de audiencia, con más de 30 puntos de rating. Semana a semana, el público decidía el destino de los habitantes votando por medio de mensajes de texto. Esta dinámica suena natural hoy en día pero hace 11 años la interacción del espectador con la televisión era totalmente nueva. Y Arturo Galván, emprendedor regiomontano, estaba detrás de esta revolución.

Esta plataforma de contenido y mensajes desde celulares fue el primer proyecto de Naranya –empresa creada en 2002 por Arturo– y fue adquirida por diferentes cadenas televisivas para programas interactivos, votaciones y encuestas. Hoy, su empresa no sólo continúa ofreciendo esta plataforma –actualmente provee el 70% de los contenidos móviles para Televisa–, sino que además exporta sus productos a siete países, suma más de dos millones de usuarios y se ha convertido en el proveedor líder de contenido móvil en América Latina.

Hace una década la penetración de teléfonos celulares en México era del 37%. Hoy, la cobertura llegó al 80% y, tan sólo el año pasado, se vendieron 47 millones de teléfonos móviles, de los cuales el 35% fueron smartphones, según reportes de la firma de inteligencia de mercado IDC.

“No sólo fuimos testigos de esta evolución sino protagonistas y marcamos la pauta”, señala el emprendedor. Ésa es su personalidad: le gusta ser pionero, disfruta los retos y la oportunidad de generar cambio, valor e innovación. “Sé que soy diferente, no le tengo miedo al ‘no se puede’, al ‘qué dirán’ o al ‘no lo intentes’”. Y le ha funcionado. A tal punto que Arturo fue nombrado como el “apóstol de Internet en Latinoamérica” por el periódico Wall Street Journal por fundar en 1988 Infosel, la primera compañía de servicios en línea de toda la región.

Luego de que esta empresa se vendiera a Telefónica España en 1999 para crear Terra, Arturo fundó Naranya, dedicada a crear y operar contenido móvil y de mercadotecnia. Su primera división, Naranya Entertainment, se centraba en material noticioso y de entretenimiento que se podía comprar a través de un celular, pagando con crédito precargado. Le siguieron una plataforma para cobrar productos digitales, una agencia para desarrollar estrategias de mercadotecnia y publicidad vía celular y un estudio de desarrollo de aplicaciones móviles multiplataforma.

A finales de 2011 surgió Yapp, una tienda de contenidos, aplicaciones, juegos, música y videos con la que los usuarios de teléfonos de gama media (que representan al 85% de los equipos celulares en México) pueden hacer uso de funciones similares a los smartphones. Su más reciente producto, YappOn, ofrece descuentos y promociones vía celular.

Emprender el vuelo

Los primeros siete años de la empresa sirvieron para probar la tecnología y consolidar su presencia en México. Una vez que tuvieron la oferta completa y una plataforma sólida, Arturo decidió explorar otros mercados de Latinoamérica.

La primera parada fue Argentina en 2010. Ese país había generado US$6.5 millones en 2009 y representaba uno de los mercados de habla hispana más grandes de la región. Le siguieron Perú y Colombia para completar la terna de países líderes y en 2011, entraron a Ecuador y Panamá.

“Elegimos mercados emergentes con alto potencial de crecimiento”. Y es que según explica, estos son similares a México no sólo en cuanto a idioma, dinámica económica, tamaño y nivel de competencia, sino que comparten que la mayoría de sus habitantes acceden a Internet por medio de un teléfono y no por una computadora.

A inicios de 2012 dieron el salto al país más importante por su tamaño: Brasil que, en cuanto a industria móvil se refiere, abarca casi el 40% de toda Latinoamérica. “Fue todo un reto porque era mucho más complejo y había más competencia”, reconoce el emprendedor. “También estaba la barrera del idioma porque la mayoría de los empresarios no hablan inglés ni español”.

No se diga en China, a donde Naranya llegó en julio de 2012. Pero más que verlo como un obstáculo, Arturo consideró este factor como una variable de su modelo que había que adaptar. La solución: hacer una misión de exploración. Uno de los socios se mudó un año antes para hacer investigación de primera mano, establecer alianzas y montar una oficina comercial e infraestructura local para asegurar su éxito en estos países.

Para acceder a la tierra del dragón, Arturo también echó mano de Endeavor, una aceleradora de negocios que cuenta con una red de emprendedores y mentores en 15 países, incluyendo México. “Platiqué con otros empresarios que habían llevado sus negocios a China que me ayudaron a conocer de protocolos, desde cómo saludar hasta cómo negociar”, explica.

Rocío Díaz, gerente senior de Servicios para Emprendedores de la oficina de Endeavor en Nuevo León, quien estuvo involucrada en la integración de Naranya, reconoce a Arturo como uno de los emprendedores que más han aprovechado los beneficios que la aceleradora pone a su disposición, como cursos de capacitación, contactos y mentorías.

“Le ayudamos a detonar su presencia en el extranjero por medio de contactos y country managers locales”, explica Díaz. “Estos equipos lo ayudan a entender mejor cómo funciona el ecosistema tecnológico y de negocios para poder posicionarse más rápido en los diferentes países donde tiene presencia”.

En este sentido, Miguel Ángel Leaman, coordinador de Procesos para la Internacionalización de Empresas Mexicanas de ProMéxico, señala que es crucial contar con conocimiento de los canales de distribución, consumo de la oferta, rangos de precio y principales competidores, entre otros datos, para lograr un proceso efectivo. “Para ello, ofrecemos esquemas de apoyo en inteligencia de negocios, acompañamiento y asesorías para el establecimiento de las empresas en el exterior”.

El cielo es el límite

“Siempre tuve en la mira que mi empresa innovara la industria a nivel global”, explica Arturo. Y para que esto fuera posible, diseñó su estrategia de productos y de negocio para que fuera replicable casi en cualquier mercado exterior. Por lo mismo, su modelo es en un 90% el mismo, adaptando únicamente el material al idioma y a la cultura del país.

Miguel Ángel Leaman, de ProMéxico, señala que en la actualidad, las empresas mexicanas con presencia en el exterior optimizan su estructura productiva, diversifican sus riesgos y disminuyen la dependencia de un solo mercado. Para Naranya, estar en ocho países le ha permitido acelerar sus ingresos y ampliar sus márgenes de ganancia, así como convertirse en un jugador más interesante para buscar alianzas. A nivel mercado, ocupa el primer sitio en la industria mexicana, y se ubica en los primeros tres lugares en el resto de los países donde opera.

Pero no se quedará ahí. El siguiente objetivo es llevar los beneficios del Internet a la base de la pirámide. Asimismo, este año inaugurará oficinas en Indonesia, que es del mismo tamaño que Brasil en cuanto al mundo móvil se refiere, además de República Dominicana, mercados en Centroamérica y al mercado hispano en Estados Unidos.