Emprendedores

5 mitos de negocios que debes derribar

Por años hemos creído que los favores, la seriedad y el egoísmo son claves del ámbito empresarial. Pero debes cambiar tu mentalidad.
5 mitos de negocios que debes derribar
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Desde tus papás diciéndote que no pongas los ojos en blanco porque te vas a quedar así, hasta “al que madruga, Dios lo ayuda” y tomar vitamina C para quitarte el resfriado, existen muchos mitos en el mundo. Y también hay muchas razones que los sustentan.

A la mayoría de los seres humanos nos encanta hacer generalizaciones de un simple hecho. Comúnmente confundimos la suerte y la casualidad con la causa y el efecto. Y también debes aceptarlo: muchas veces creemos lo que queremos creer, aunque sea sólo fe ciega.

Pero una cosa es cierta: los mitos son persistentes porque los mantenemos vivos. Y hay una serie de mitos en el mundo de los negocios que sobreviven sin motivo ni razón. Y no sólo son desesperantes; también pueden afectar tu carrera. Conócelos y deshazte de ellos:

Mito #1: No se trata de lo que sabes, sino de a quién conoces
El que podría ser un sabio consejo de la importancia del networking, por mucho tiempo se ha malinterpretado para significar que únicamente los privilegiados avanzan porque tienen conexiones. La verdad es que el conocimiento, la habilidad y la experiencia son más valiosos para conocer gente. Y por cada caso de éxito donde las conexiones sin sustento de talento fueron la base, hay docenas donde los empresarios iniciaron con nada, como el del fundador de Starbucks, Howard Schultz.

Además, actualmente es mucho más fácil crear conexiones y hacer networking gracias a las redes sociales y a la cultura emprendedora. Sólo recuerda: una conexión real con un ser humano real en el mundo real vale más que 1,000 seguidores en Twitter.

Mito #2: El jefe siempre tiene la razón
Este mito tiene truco. De hecho, si decides ponerte frente a frente con un jefe mediocre o que tiene baja autoestima lo más probable es que te despidan y tengas que buscar otro empleo. Pero los ejecutivos competentes, los managers efectivos y los líderes de negocios exitosos saben que es crítico contratar a las personas más inteligentes y talentosas, así como motivarlas a expresarse. Y sí, también escuchan.

Las personas que dicen que sí a todo y sólo expresan lo que los jefes quieren escuchar, endulzando la verdad para ganarse el favor, únicamente avanzan en las organizaciones disfuncionales y burocráticas que por lo general no van a ningún lado.

Mito #3: Las personas bondadosas llegan al final
Sí, necesitas ser persistente y tener empuje. Además, alguien que necesita hacer sentir bien a todo el mundo y que tiene sueños que no están ni remotamente cimentados, tiene poca probabilidad de alcanzar el éxito. Pero de algo no hay duda: es mejor ser una buena persona que respeta a las personas pero que es dura cuando debe serlo. Puedes ser profesional y competitivo, y al mismo tiempo ser bueno con los demás. No son mutuamente excluyentes. Asimismo, el humor y la humildad son algunas de las características más subestimadas del liderazgo.

Mito #4: No tienes que trabajar duro si trabajas inteligentemente
A pesar de todo lo que leas en libros de auto superación y motivación, la realidad es que para ser exitoso en este mundo, sí ayuda trabajar inteligentemente, pero debes trabajar duro. Con raras excepciones, no hay sustituto a una alta ética laboral y al trabajo duro. No existen atajos.

Mito #5: Se llama trabajo por una razón. No se supone que deba ser divertido
Es una verdad que los negocios se tratan de negocios, y que no todo es diversión y juegos. Habiendo dicho eso, tu mayor oportunidad para triunfar en este mundo es encontrando tu pasión, lo que te encanta hacer y hacerlo para vivir. Claramente, ayuda mucho si también eres bueno para ello.

Velo de esta manera: Si te cuesta mucho trabajo levantarte en las mañanas porque harás lo que supuestamente debes hacer, únicamente te estás levantando para amargarte y sentirte miserable. Como Steve Jobs dijo una vez: “Tu tiempo es limitado, así que no lo gastes viviendo la vida de alguien más. No dejes que el sonido de las opiniones de los demás ahoguen tu voz interna. La única forma de hacer un gran trabajo es amar lo que haces. Si aún no lo encuentras, sigue buscando. No te conformes”