Tecnología

Revolucionando la industria del cine con drones

Estos objetos pueden cargar cámaras de alta calidad y conseguir tomas que antes eran imposibles, a un precio muy bajo.
Revolucionando la industria del cine con drones
Crédito: Depositphotos.com

¡Mira al cielo! No, no es un pájaro ni un avión. Es una videocámara digital atada a un dron controlado remotamente y podría revolucionar la industria del cine capturando vistas aéreas, panorámicas de 360 grados, escenas de persecución y otras secuencias de acción a una fracción de los costos tradicionales de producción.

Los drones de fibra de carbono, construidos a la medida, son diseñados y armados por Aerial Media Pros, una empresa con base en California. Aunque prácticamente son del mismo tamaño que los helicópteros de radiocontrol que se venden en las tiendas, no son un juguete: Los drones son construidos para sostener y levantar cámaras de calidad cinematográfica como la Epic, de Red Digital Cinema (utilizada para filmar grandes producciones de Hollywood como The Hobbit: La Desolación de Smaug y El Juego de Ender). Además, su tamaño y agilidad permiten a los operadores de cámara llegar a espacios donde los humanos no pueden.

“No hay otra forma de capturar algunas de las tomas que obtenemos”, dice Patrick Smith, fundador y CEO de Aerial Media Pros. “Estamos consiguiendo una filmación que excluye a todos los demás”.

Smith, veterano del cuerpo de Marina de Estados Unidos, lanzó Aerial Media Pros en 2011 después de abandonar un trabajo que literalmente lo fue absorbiendo: vender aspiradoras Kirby de puerta en puerta.

Como diversión, el entusiasta de los gadgets voladores de radiocontrol sujetó una pequeña cámara de video a uno de sus aviones y se sorprendió al descubrir la calidad de la filmación resultante. “Había equipos de producción que pagaban entre US$5,000 y US$10,000 la hora para rentar aeroplanos que filmaran el mismo tipo de cosas que yo podía hacer con el radiocontrol”, recuerda.

Pronto, Smith empezó a concebir gadgets más grandes y mejores que pudieran cargar cámaras más costosas sin estrellarse; también creó una montura para cámaras de 360 grados que podía estabilizar la cámara en el aire y mantenerla al nivel de la línea del horizonte, sin importar los movimientos del dron. Otras innovaciones de Aerial Media Pros incluyen un sistema de video wireless que conecta a la cámara al piso y una estación base que permite ver tomas en vivo, de manera que el equipo de producción puede observar todo lo que está filmando el dron.

“Con estos objetos, una cámara puede acercarse a 10 pies del objeto y alejarse hasta 400 pies. Puede volar a través de las ventanas o la puerta de una casa, y volar sobre el agua”, dice Smith. “Las posibilidades realmente ponen a trabajar los jugos creativos”.

Al principio, Smith arrendaba su equipo y expertise a los equipos de producción, evolucionando rápidamente de anuncios de bienes raíces a videos musicales de Snoop Dog y filmes como Tracers, con Taylor Lautner. Pero conforme ha pasado el tiempo, Smith ha delegado la videografía on-site a otros miembros de su personal y se ha enfocado en la investigación y el diseño del producto.

Ahora la compañía vende cerca de dos docenas de modelos de gadgets listos para volar, cuyos precios van desde los US$749 por el Phantom Beginner Combo (que incluye el helicóptero, el radiocontrol, el cargador, tres baterías y una funda para viajes), hasta los US$28,900 que cuesta el Dkyjib 8 Titanium Red Epic Octocoper, que está construido especialmente para cargar una nueva cámara Epic Red.

Aerial Media Pros despacha entre 10 y 16 plataformas listas para volar cada semana. Los helicópteros y productos como controles de vuelo, motores y cargadores generan cerca del 90 por ciento de las ventas de la empresa.

“Patrick es la única persona que conozco capaz de armar esa clase de drones”, dice el operador de cámara Tonaci Tran, un veterano de múltiples películas independientes. “Me construyó un dron para volar mi Red Epic, y extendió mi negocio. Ahora puedo obtener tomas que no eran posibles hace dos o tres años”.