Startups

Los éxitos de hoy, ¿serán rentables mañana?

Startups y apps como WhatsApp y Candy Crush hoy son valuadas en millones de dólares, pero aún no es claro cómo generarán dinero.
Los éxitos de hoy, ¿serán rentables mañana?
Crédito: Depositphotos.com

¿Alguna vez has sentido que estás completamente solo con tus pensamientos y el mundo parece tener muy buenos argumentos del porqué estás completamente equivocado?

Yo me sentí de esa manera durante la burbuja punto com, cuando las valoraciones parecían una locura para mí. Me sentí así durante la burbuja de los bienes raíces cuando la gente me preguntaba si debería pagar por adelantado sus tarjetas de crédito para comprar inmobiliarias rentadas. Y ahora me siento así debido a las redes sociales y sus fusiones, adquisiciones y valoraciones que deja mi mente anonadada. Es una locura.

Ahora bien, tal vez eres una de esas personas adictas al juego de Candy Crush y que no puede soportar la idea de ir a dormir por la noche debido a sus tendencias adictivas. Conozco a personas que apagan las luces por la noche con un poquito de brillo bajo las sabanas mientras intentan navegar este popular juego.

King Digital Entertainment, comercializador del juego, ha reportado grandes incrementos en descargas y decidió capitalizar en la popularidad del juego dándose a conocer al público. ¿No suena esto muy parecido a Zynga con su popular juego Farmville? Eso no funcionó como inversión muy bien que digamos. ¿De qué forma es King Media diferente? El ocho por ciento de los ingresos de la compañía viene de este juego, así que más vale que sea la siguiente “Rueda de la Fortuna” tipo de franquicia, o los inversionistas enfrentarán un mal resultado.

Cuando se invierte en una nueva tecnología, es una zona de cuidado de compradores donde se está especulando sobre la cuota de mercado del futuro y la capacidad de obtener beneficios económicos. La compra de WhatsApp por parte de Facebook es un claro ejemplo de 18 mil millones de dólares sobre una compañía dispuesta a gastar una gran cantidad de dinero para agregar una característica que mantenga leales a los usuarios. Aunque que la empresa señala que las dos plataformas serán operadas como sociedades independientes, puedes estar seguro de que Facebook tiene planes más ambiciosos para hacer de WhatsApp una razón por la que los adolescentes se queden con Facebook. Después de todo, ya viste qué paso con MySpace, la suerte puede cambiar muy rápido.

Observa a Groupon, es un ejemplo perfecto de una compañía que tenía una gran penetración de mercado, pero todavía lucha en términos de rentabilidad y visión estratégica. La compañía salió en 20 dólares por acción hace dos años y ahora se cotiza a unos ocho dólares por acción. A pesar de que el titular de la semana pasada decía que las acciones de Groupon se dispararon, todo esto es un juego relativo y francamente un caso bastante débil.

Nuestros aburridos amigos de Apple son criticados por no participar en una guerra entre compañías. Al parecer son bastante conservadores cuando se trata de gastar dinero de accionistas, como lo demuestran los 170 mil millones de dólares que actualmente tienen en sus cuentas. Claro que a su vez compran pequeñas empresas, pero tienden a ser plugins de alta tecnología, en lugar de compras gigantescas y transformadoras.

Google compró Motorola y es debatible si ésta fue una buena compra de 12 mil millones de dólares, tomando en cuenta que acaban de vender un negocio de teléfonos móviles por una fracción de lo que era el precio de compra original (2,500 millones de dólares). Google se quedó con el portafolio de patentes y tal vez eso valga el precio de adquisición, pero lo no creo.

Según se dice, Google ofreció nueve mil millones de dólares a WhatsApp, pero se rindió después de que Facebook ofreciera el doble. ¡Bien por la racionalización fiscal de Google! Tal vez la compra de Motorola todavía quemaba en su psique fiscal.

Entiendo que las redes sociales van a ser grandes y son ya un principal motor para el tráfico de Internet. Lo que no entiendo son las valoraciones asignadas a estas empresas. Observemos otro ejemplo: Twitter realmente no ha resuelto cómo va a hacer dinero para justificar su precio actual. Tal vez lo averigüe al final del camino, pero eso no quiere decir que lo hará. Los inversionistas del mundo real necesitan estar prevenidos, pues al comprar compañías como Twitter, es esencial una especulación en su habilidad para posicionar el mercado de una forma rentable. Todo se reduce a eso.

Sé lo que estás pensando, cada día las empresas de capital de riesgo juegan a tirar millones de dólares a startups. Ciertamente, si las asociaciones de capital riesgo están invirtiendo en startups debe ser lo más inteligente hacer lo mismo, ¿no?

Piensa dos veces antes de que automáticamente estés de acuerdo. Recuerda que las empresas de capital de riesgo están tratando de batear un gigantesco jonrón por cada nueve o diez bocanadas de inversión. Sequoia, la cual invirtió 60 millones de dólares en WhatsApp, está bateando un jonrón masivo; se dice que están obteniendo un pago de tres millones de dólares. No está mal, ¿eh? Eso compondrá la situación por todas las otras inversiones que no salieron muy bien que digamos, de las cuales nunca se escucha.

No pueden permitirse perder nueve veces, porque perder tantas veces significa que tu estilo de vida se verá impactado. Por esa razón, necesitas ser muy cuidadoso al lanzar dinero a una compañía que no ha definido una manera de justificar su precio actual. Puedes tener suerte y escoger la empresa correcta. Puedes ser suficientemente sabio para seleccionar la adecuada. Pero la verdadera cuestión es si eres lo suficientemente solvente para sobrevivir nueve errores.  La mayoría de los inversionistas dice que no.

Así que si vas a invertir en este tipo de posesión capital hazlo con moderación. Y como cuando estás en Las Vegas, hazlo con dinero que puedas permitirte gastar. Invierte en esos activos que están en las cuentas de jubilación, por si sucede una explosión. Asegúrate de tener una sólida cartera fundacional, esto te ayudará a sobrevivir a la volatilidad.

La relación media del precio-ganancia del S&P 500 es de aproximadamente 16. Si ves una acción con una relación precio-ganancia de 40 o más (o ninguna relación precio-ganancia porque no tienes ganancias), debes ser reflexivo y preguntarte si puedes manejar la ganancia. Al igual que en el juego, sólo apuesta lo que realmente te puedes dar el lujo de perder en las acciones de alta valoración, así es como mantienes tu valor neto intacto.

La historia tiende a repetirse. John Templeton tenía razón: las palabras más peligrosas en las inversiones son “esta vez será diferente”. Compra con los ojos abiertos y reconociendo el riesgo que estás tomando cuando compras compañías de gran valor. Para ese entonces no estarás sorprendido cuando le pegues un jonrón o debas curar las heridas que vienen de tomar las decisiones de una inversión equivocada.