Recursos Humanos

4 tips para despedir a tu primer empleado

Evalúa el rendimiento de tus trabajadores y sigue estos consejos si piensas dar por terminada tu relación laboral con ellos.
4 tips para despedir a tu primer empleado
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Nunca será fácil despedir a tu primer empleado. El proceso puede ser como una versión rápida de las cinco etapas del duelo. En un principio el empleado puede estar en negación. Esto rápidamente se convierte en enojo, dirigido al mensajero. Luego viene la súplica: el empleado promete hacer lo que sea para mantener el trabajo. Esto es seguido por tristeza, manifestado a veces llorando y finalmente la conversación termina (con suerte) con un bajo nivel de aceptación.

La primera vez que despedí a alguien fue porque no cumplía con las fechas establecidas. Era muy talentosa, lo que me hizo ignorar el problema en un principio.

Decidí hablar con ella para tratar de encontrar una solución. Luego tuvimos otra plática y otra. Nada funcionaba.

Cuando un cliente se quejó sobre los retrasos en las entregas y otras ineficiencias supe que la mujer tenía que ser despedida. Le había dado suficiente tiempo para mejorar y muchas sugerencias.

Mi decisión fue difícil ya que tiendo a involucrarme emocionalmente con mis empleados. Me preocupa profundamente su éxito y hago lo mejor para que se sientan parte de mi equipo.

Despedir a gente nunca se hace más fácil, pero la primera vez puede ser la peor, especialmente si son personas con las que fundaste tu startup. Aquí hay algunas maneras para que el proceso no sea tan difícil:

1. ¿Cuándo es apropiado despedir a alguien? Estate al tanto de las ofensas graves. Las actividades ilegales como robar, mentir, fraude o el asalto son bases para el despido. Cuando acuses a un empleado, asegúrate de tener la evidencia para probarlo.

Las ofensas relacionadas con el rendimiento también pueden ser una causa para la terminación. Si un empleado ha fallado consistentemente en entregar el trabajo a tiempo y no le ha dado seguimiento a los proyectos, hay una razón para dejarlo/a ir. Sólo recuerda darle a tu trabajador suficiente tiempo para mejorar y los pasos necesarios para hacerlo.

A veces ciertas razones interpersonales como fallar en la comunicación efectiva, tener la inhabilidad para conectarse, llevarse mal con sus compañeros o negarse a cooperar con la gerencia pueden provocar que lo despidan.

2. Entiende las reglas legales. Evita una demanda. Aunque a veces son inevitables, sigue todas las reglas para asegurarte que hayas usado un buen juicio al despedir a alguien. Conoce tu política de empleo. Tienes que saber cuándo es ilegal despedir a alguien para evitar una demanda por despido injustificado.

Los empleados no pueden ser despedidos por factores como edad, género, orientación sexual, religión o por tomarse tiempo libre por una emergencia médica.

3. Asegúrate de tener todas las bases cubiertas. El proceso de despido debe ser pensado y con respeto hacia el empleado. Nunca debe de venir como una sorpresa. Para asegurarte que el despido es justificado, haz que tome lugar después de una serie de evaluación de rendimientos y juntas con él.

Prepara los documentos para explicar la razón del despido. Estos deben ser sacados de los registros escritos conservados de todas las evaluaciones de desempeño y una reunión con el empleado. Si el trabajador no logró mejorar, entonces llegó el momento de despedirlo.

Descubre las logísticas. El empleado tendrá preguntas sobre su último día laboral, las compensaciones, los beneficios del desempleo. Fija fechas exactas para la terminación y junta la información para el departamento de recursos humanos.

4. Da las noticias. Informar a un empleado que está despedido nunca es fácil. Pero nunca endulces la noticia. Aunque sea una conversación complicada debes ser 100 por ciento transparente. Dile al empleado exactamente lo que él o ella necesita para irse y dale la información que necesita. Proporciona una serie de ejemplos en los que se muestre un rendimiento pobre o el incumplimiento de las metas.

Dale al empleado la opción de irse inmediatamente. Después de la junta probablemente no querrá quedarse y empacar sus cosas. Deja que la persona regrese unos días después para ese propósito. Ofrece empacarlas y mandárselas directamente a su casa.

Perder un trabajo es una experiencia traumática. Escucha atentamente y responde sus preguntas de forma empática y pensativa. Esta conversación debería clarificar cualquier problema antes de que él o ella deje la empresa permanentemente. Al terminar la junta, dale la opción de hablar con recursos humanos para resolver sus preguntas.

Prepárate para las repercusiones. No esperes que al empleado le caigas bien después de que lo despidas. Ahora eres el enemigo aunque el despido haya ocurrido debido a las acciones del trabajador. Haz tu mejor esfuerzo para no reaccionar y conserva la calma.