Consultoría

¿La personalidad predice nuestro triunfo?

De acuerdo a muchas investigaciones, si desde niño eres escrupuloso, automáticamente serás organizado, responsable y sumamente exitoso.
¿La personalidad predice nuestro triunfo?
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Uno de los mejores rasgos de la personalidad que nos lleva al éxito es la escrupulosidad.

“Está surgiendo como una de las dimensiones primarias del funcionamiento exitoso a lo largo de la vida”, Paul Tough escribe en “How Children Succeed”. “Realmente va de la cuna a la tumba, en términos de cómo actúa la gente.”

Tough dice que las personas muy escrupulosas tienen mejores calificaciones en la escuela, cometen menos crímenes y permanecen casados más tiempo.

También dice que viven más tiempo, no sólo porque fumen o beban menos. No tienen infartos, su presión arterial es baja y tienen menos probabilidades de tener Alzheimer.

Hay varias investigaciones que conectan a la escrupulosidad con el éxito. Un estudio del Instituto Nacional de Salud Mental encontró que los hombres escrupulosos ganaban más dinero. El Instituto Nacional sobre el Envejecimiento también encontró que la escrupulosidad está unida con los ingresos y la satisfacción laboral. Otros estudios muestran que es el factor más importante para encontrar y retener un empleo.

¿Cómo saber si eres escrupuloso? Esta gente tiende a ser muy organizada, responsable y planea con tiempo. Trabajan duro al enfrentar retos y pueden controlar sus impulsos.

Los psicólogos clasifican este término entre una las “cinco grandes” características de la personalidad, las otros son afabilidad, extroversión, neuroticismo y apertura a la experiencia. Las otras cualidades pueden predecir ciertos resultados del lugar de trabajo- la extroversión es muy buena para obtener oportunidades de ventas y la apertura a la experiencia nos lleva a la creatividad, pero la escrupulosidad es muy buena por la manera en la que cumple ciertos roles.

La investigación muestra que llegar a tiempo, hacer un trabajo minucioso y ser considerado respecto a tus colegas, ayuda a la gente a pesar de su función o situación laboral. Estar al corriente con las fechas de entrega es universalmente algo bueno.

Además, dentro de la escrupulosidad están los rasgos más estrechos del auto control y “polvo”, lo que la psicóloga de la Universidad de Pennsylvania, Angela Duckworth, ha encontrado que es más integral en la edición de los niños que en el IQ.

Por qué la gente escrupulosa es tan exitosa

“Los empleados altamente conscientes hacen ciertas cosas mejor que los demás”, dice Brent Roberts, psicólogo de la Universidad de Illinois.

Para empezar, son mejores con respecto a las metas: estableciéndolas, trabajando en ellas y siendo persistentes en medio de los contratiempos. Si una meta muy ambiciosa no puede realizarse, la cambiarán por una más alcanzable en lugar de desanimarse y rendirse. Como resultado, tienden a lograr sus metas que son consistentes con lo que quieren los empleados.

Roberts también le debe su éxito a los factores de “higiene”, ya que una persona desorganizada e inconsciente puede perder 20 o 30 minutos buscando entre varios documentos para encontrar el correcto, una experiencia ineficiente que la gente escrupulosa tiende a evitar. Básicamente esta gente elude el estrés, porque si no lo hubieran creado ellos mismos.

Ser escrupuloso es como “cepillar tus dientes”, dice Roberts. “Previene que los problemas surjan.”

Este tipo de gente frecuentemente sigue las reglas y normas. Puedes fácilmente identificarlos en un salón de clases. Se sientan en sus sillas, no se quejan y no se rebelan, lo que también contribuye a que los maestros les pongan buenas calificaciones. Aunque la escrupulosidad no se correlacione con los resultados altos de los exámenes de admisión para las universidades, puede predecir promedios altos en las calificaciones.

Para identificarla en el trabajo, Roberts dice que te fijes en la puntualidad. Si alguien llega a tiempo es una muy buena señal, ya que alguien puntual tiende a ser muy organizada/o y le importa llegar.

El más grande, y menos visible, indicador es cómo las personas reaccionan respecto a los contratiempos. ¿Se rinden o redoblan sus esfuerzos?

“Una persona escrupulosa va a tener un plan”, dice Roberts. “Aunque haya un fracaso, van a tener un plan para tratar con esa falla.”