Emprendedores

30 consejos para mamás emprendedoras

En México hay cada vez más mujeres exitosas que balancean su vida personal y profesional. Las creadoras de Parttis comparten sus tips.
30 consejos para mamás emprendedoras
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

En 2013, se estima que 43 de cada 100 mujeres participaron en actividades económicas. A pesar de que este número ha ido en aumento en los últimos años, sigue estando muy por debajo de la participación masculina debido, entre otras cosas, a las condiciones de trabajo inflexibles y a la falta de guarderías.

Datos del 2012 del Inegi reportan que en México existen unas 461,500 empleadoras y unas 4.3 millones más trabajan por cuenta propia, lo que en conjunto representa el 26% del total de la población femenina ocupada.

Otro dato interesante es que el 60.5% de las emprendedoras en México son casadas y la Cámara de Comercio, Servicios y Turismo en Pequeño de la Ciudad de México (Canacope) indica que el 80% de las empresarias del sector son mamás de dos y tres hijos (46 y 24% respectivamente).

A pesar de que las mujeres han logrado mucho en este sector empresarial, todavía tienen frente a ellas un reto igual de importante: administrar su hogar.

Leticia Badillo (33) y Mariana Ríos (34), fundadoras de Parttis y madres de niños menores de cuatro años, son un claro ejemplo de que una mamá emprendedora puede tener una vida personal y realizarse como empresaria.

Al ser amigas desde hace muchos años, han logrado complementarse de la mejor manera para hacer crecer su negocio poco a poco. En un principio Leticia, licenciada en diseño gráfico, emprendió un negocio de animación de eventos con fiestas temáticas y al mismo tiempo Mariana, licenciada en comercio internacional, abrió un negocio de artesanía mexicana mientras que daba clases para emprendedores en el Tecnológico de Monterrey.

Después de un tiempo, ambas quedaron embarazadas por lo que tuvieron que terminar sus negocios y fue entonces cuando se les ocurrió juntar su experiencia y abrir una empresa.

“Convertirnos en madres fue un parte aguas, pues Lety decidió que ya no quería seguir en la animación de eventos, ya que era un trabajo muy demandante y quería tener tiempo para disfrutar a su bebé. En mi caso, tuve que renunciar al Tecnológico de Monterrey porque me quitaba mucho tiempo la oficina que teníamos, además de que quería también dedicarme a mi hijo”, comenta Mariana.

Como mujeres emprendedoras, es importante realizar un estudio del negocio para evaluar si éste es rentable o no. “Fue durante ese análisis que Lety se mudó a París con su familia y decidimos continuar nuestra empresa vía online”, agrega.

El valor agregado de esta empresa y un principio irrompible, es que no copian ningún diseño o personaje de internet. Lo que buscan es ser originales y ambientar los eventos inspirándose en un tema. Esto les ha costado algunos clientes, pero si te mantienes firme a los valores de tu negocio, tus consumidores leales lo van a agradecer.

“Actualmente no se valora la creatividad en México, cualquiera puede entrar a tu página y robarte un diseño y ponerlo como suyo, por eso no imprimimos cosas de internet, como por ejemplo de Disney”, comenta Leticia.

El apoyo de tu familia es vital si quieres emprender. Como madre, sientes que quieres hacer todo a la vez, por lo que tienes que saberte organizar y darle prioridad a las cosas. Leticia sugiere que compagines el trabajo de madre y el de profesionista. Es pesado, pero si lo haces bien podrás estar presente en todos los momentos importantes de tus hijos y los vas a disfrutar.

“Tus niños deben verte contenta con lo que haces y también ver que le echas muchas ganas. Eso va a provocar que se sientan orgullosos de ti y que tengan en la mente la idea de que se puede tener tiempo para todo cuando le das el balance perfecto a tu familia y al trabajo”, apunta Leticia.  

“Tenemos la suerte de que nuestros esposos siempre nos han apoyado y hasta nos dan más ideas para nuestros blogs y redes sociales. Es algo difícil, pero la oportunidad de tener algo propio y ser nuestras propias jefas es increíble”, concluye Mariana.

Te compartimos algunos consejos que estas emprendedoras consideran importantes para balancear tu vida personal y profesional:

1. Debes trabajar duro. Ser mamá ya es un trabajo pesado, hacerlo al mismo tiempo que montas tu propio negocio, es todo un reto. Mentalízate en que las cosas no se dan de la noche a la mañana, tienes que ser perseverante para alcanzarlo.
2. Descubre para qué eres buena. ¿Dónde te ves en 10 años? ¿Qué es aquello de lo que podrías hablar todo el día? La respuesta a estas dos preguntas es la fórmula perfecta para enamorarte de tu próximo negocio.
3. Todas las ideas son válidas. Atrévete a gritarla a los cuatro vientos, nunca sabes si será escuchada por las personas correctas.  
4. Incluye a tus hijos en todo. Es difícil pensar que no les estás dedicando todo el tiempo posible, por eso es importante que los incluyas lo más que puedas en tus actividades laborales. Conviértelo en una experiencia educativa.
5. No te desesperes. Si las cosas no salen como lo esperabas inténtalo nuevamente, el punto es que no pierdas esa visión de negocio que tarde o temprano se verá realizada.
6. Pide ayuda. Si tienes dudas respecto al negocio, recurre a gente experimentada en el tema. Aprende a delegar pequeños problemas a tu pareja o a la persona que te apoye.
7. Ama lo que haces. Apasiónate por tu negocio y como dice el dicho, “no tendrás que trabajar ni un solo día de tu vida.”
8. Complementa tu trabajo. Aunque tú seas buena en algo, puedes encontrar a una socia que sea buena en otra cosa y aprendan juntas.
9. Elabora un plan de negocios. Esto te ayudará a tener una idea más clara respecto a tus estrategias y objetivos de negocio.
10. Aprovecha todo el tiempo que puedas. Aprende a trabajar en tus ratos libres. Como por ejemplo si te pones a cocinar, usa esos momentos para trabajar en lo que está lista la comida.  
11. Aprende a equilibrar. Tu trabajo no puede ser lo más importante, piensa que también necesitas pasar tiempo con tu pareja, tus hijos y contigo misma.
12. Busca el apoyo de tu familia. Al ver tu esfuerzo y dedicación en el proyecto, ten por seguro que harán todo lo posible por darte ánimos y auxiliarte en lo que puedan.
13. Infórmate. Hoy en día, internet está repleto de información sobre cualquier negocio que quieras emprender, aprovéchala o busca cursos especializados y empápate todo lo que puedas. Siempre le irá mejor al que esté más preparado.
14. Utiliza las redes sociales. Mantente actualizada respecto a las plataformas sociales. Dedícales al menos 30 minutos al día para que tu marca sea conocida.
15. Maximiza el uso de tu capital. En lo que tu negocio arranca, ahorra lo más que puedas para que esto no afecte a tu familia.
16. Descansa. Agrega otras actividades a tu día tales como meditación, ejercicio o simplemente ir al salón de belleza. No descuides tu salud o alimentación.
17. Aprende a triunfar y fracasar. Celebra los éxitos con tu familia y haz que tus hijos se sientan orgullosos de ti. Aprende de tus errores y adquiere más experiencia.
18. Organízate. Elimina el desorden que te rodea. Entre más estructurado tengas tu día, más fácil será cumplir con todos tus pendientes.
19. Lo urgente no es siempre lo más importante. Define tus prioridades y resuelve los problemas uno por uno. Aprende a decir que “no”.
20. Tu familia siempre va primero. No te pierdas momentos únicos con tus hijos. Organiza muy bien tu tiempo para asistir a sus festivales u otras actividades.
21. Nunca dejes de innovar. Conoce a tu competencia, ofrece algo diferente y mantente firme a tus ideales.
22. Valora tu trabajo. El primer paso para ser exitosa es dar a conocer tu labor y que el cliente vea que la importancia que le das.
23. Ten todos tus papeles en orden. No sólo porque lo hagas como hobbie quiere decir que no es importante registrar tu marca y evitarte problemas legales.
24. Aprende el arte de la negociación. Tus hijos son los mejores negociadores, aprende de ellos y date a conocer en el mundo empresarial.
25. Toma decisiones. Como madre, tienes la responsabilidad de elegir lo mejor para tu familia. Como emprendedora, debes desarrollar un pensamiento crítico y resolver los problemas rápidamente.
26. Atrévete a soñar en grande. Ya sabes lo que dicen, “no hay sueño demasiado grande, ni soñador demasiado pequeño.” Enséñale a tus hijos que lo que se propongan puede volverse realidad.
27. No tengas miedo. Deja atrás el pánico de no darle la atención necesaria a tus hijos o de fracasar. Dale una oportunidad a tu empresa.
28. Cuidado de niños compartido. Si conoces a otras mamás emprendedoras o tienes amigas con hijos, llega a un acuerdo en el que puedas cuidarlos cuando lo necesiten.
29. Ten las metas muy claras. Si dominas tu idea de negocio y a dónde lo quieres llevar, seguramente alcanzarás el éxito empresarial.
30. “Enamora” a tus clientes. Si el consumidor se siente identificado contigo y la marca, ten por seguro que será leal a tu negocio.