Emprendedores

¿Emprendedor o dueño de un negocio pequeño?

Los líderes en ambos modelos tienen formas de pensar diferentes. Acepta tu rol para que tu empresa crezca y evolucione.
¿Emprendedor o dueño de un negocio pequeño?
Crédito: Depositphotos.com

Los negocios pequeños son la columna vertebral de nuestro país. Crean trabajos y se les ocurren nuevas maneras de las hacer cosas, además de que ayudan a que el dinero se quede en la comunidad. Sin estos negocios, tendríamos un gran desastre económico.

Entre los que tenemos pequeños negocios, hay una confusión respecto a los términos de dueño de pequeñas empresas y un emprendedor. Los dos pueden tener pequeños negocios, pero tienen estilos y pensamientos diferentes para dirigirlos. Uno no es mejor que el otro, sólo son diferentes. ¿Dónde encajas en este escenario?

Los pequeños negocios tienen una buena idea. Resuelven el problema de la comunidad. Conocen su negocio y a su audiencia. Saben lo que hará felices a sus consumidores.
Los emprendedores tienen grandes ideas. Sueñan en grande. Piensan en grande. Se les ocurren ideas que no han sido probadas, diagnosticadas o trabajadas. Muchas veces no saben si son posibles, lo que los emociona aún más.

Los dueños de pequeños negocios se mantienen firmes. Quieren saber lo que sigue y de dónde viene. Toman decisiones calculadas donde el resultado es claro. Éste puede no ser grande, pero típicamente lo mantendrán a flote.
Los emprendedores aman el riesgo. Se paran frecuentemente en la punta de un risco alto. Saltan con ambos pies sabiendo que si ponen todo su esfuerzo, todo valdrá la pena.

Los dueños de pequeños negocios piensan sobre las cosas que necesitan terminar esta semana. Tienen largas listas de pendientes. Manejan a los empleados, trabajan con clientes, se conectan con ellos y mantiene todo bajo control.
Los emprendedores planean todo seis meses antes. Mientras que su equipo piensa sobre lo que hará esa semana, los jefes tienden a saltarse el ahora y se enfocan en el futuro de la empresa. Tienen a personas que se hacen cargo del negocio y si no, pronto las tendrán.

Los dueños de pequeños negocios son sentimentales. Nunca planean vender o dejarle su negocio a alguien que no sea familia. Les gusta tomar las decisiones y llevar el día a día.
Los emprendedores se enfocan en escalar. Quieren crecer y crecer. Aunque no se enfoquen en vender el negocio, se preparan para correr sin él. Se rodean de expertos e intentan ser buenos líderes.