Consultoría

Una estrategia para evitar la procrastinación

Para terminar tu trabajo a tiempo debes mejorar tus hábitos y tu fuerza de voluntad eliminando los distractores a tu alrededor.
Una estrategia para evitar la procrastinación
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

En 2009, Fred Stutzman era un estudiante de la Universidad de Carolina del Norte y un día estaba tratando de terminar un trabajo para su tesis.

Pero había un problema. Su tienda favorita de café, que antes había sido un santuario silencioso a donde iba para escapar de la distracción y terminar sus tareas, había agregado una característica peligrosa: internet wireless.

Después de eso, Stutzman se distraía constantemente con las redes sociales y otras páginas de entretenimiento, aunque quisiera terminar un trabajo.

Intentó desconectar el internet, pero no fue tan simple. Siempre estaba conectándose para “tomarse un descanso”, estaba constantemente luchando con la urgencia para revisar sus mensajes y actualizaciones.

Stutzman era un programador estudiando ciencias de la información. Cuando se fue a casa esa noche decidió crear un programa que resolviera su problema.

El software es simple. Prendes la aplicación, le dices cuánto tiempo quieres enfocarte en tu trabajo y eso hace que tu computadora no se conecte a internet en ese periodo. Si quieres volverte a conectar antes de que tu tiempo se agote, tienes que apagar tu equipo y reiniciarlo.

¿Por qué Freedom funcionó tan bien? ¿Qué puede enseñarnos sobre adquirir mejores hábitos y dominar nuestra fuerza de voluntad?

No mucho después de que Stutzman creara esta aplicación, fue que se hizo viral. Más de 500,000 personas la descargaron. Parece que mucha gente estaba luchando contra la procrastinación online.

El poder de la decisión

Tomar decisiones una y otra vez te quitará fuerza de voluntad. Esto es verdad aunque sea la misma pequeña decisión, como resistir constantemente la urgencia de revisar tu email.

Tal vez seas capaz de aguantar por cinco minutos o una hora o tal vez una semana, pero eventualmente tu fuerza de voluntad comenzará a desaparecer y te rendirás.

La aplicación que Stutzman diseñó es efectiva, no sólo porque evita que te conectes a la Web, sino porque también reduce la decisión de fatiga. Elimina tus opciones y como resultado, hacer lo correcto se vuelve más fácil.

En otras palabras, la aplicación coloca una restricción en tu comportamiento.

Eso nos lleva a un punto importante: las restricciones pueden hacer más fácil aferrarse a los buenos hábitos al eliminar el número de decisiones que necesitas para avanzar.

Las restricciones son algo bueno

La gente frecuentemente dice que quiere opciones. Cuando se trata de hacer que las cosas pasen, las opciones no son siempre algo bueno. Cuando todo es una posibilidad, se vuelve más difícil tomar la decisión correcta (o alguna). Esta es la paradoja de la elección.

Mientras tanto, cuando ponemos una restricción en nosotros mismos, se vuelve mucho más fácil hacer algo. Esto es especialmente cierto si es una restricción que nos hace comenzar con algo pequeño.

-Si quieres empezar a ejercitarte, pon una regla en la que no tengas permitido hacer ejercicio por más de cinco minutos. Hablé con una persona que usaba esta estrategia y después de seis semanas comenzó a ejercitarse mucho más.

-Si quieres volverte más creativo, puedes usar restricciones para conducir tu creatividad. Por ejemplo, puedes escribir un libro usando 50 palabras diferentes.  

-Si quieres comer más vegetales, puedes limitarte a un solo tipo de verdura esta semana. Al limitar el número de opciones, es más seguro que comas algo saludable en lugar de te sientas abrumado tratando de descubrir todos los detalles de un dieta perfecta.

Frecuentemente pensamos que queremos un camino abierto y la habilidad para escoger cualquier dirección para nosotros. Pero a veces lo que necesitamos es un túnel que reduzca nuestras opciones y nos mande a una dirección enfocada.