Consultoría

4 tips para tímidos al dar una presentación

Para que tu pitch frente a inversionistas sea exitoso, sigue estos consejos y logra cautivar a todos para sacar adelante tu negocio.
4 tips para tímidos al dar una presentación
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Pocos de nosotros disfrutamos realmente hablar en público, pero para los introvertidos puede ser muy doloroso. Aunque no seas naturalmente extrovertido, no quiere decir que no tengas una gran historia que compartir.

Como vicepresidente invirtiendo en una gran empresa de tecnología, me he dado cuenta que esta área tiende a atraer a introvertidos de alto nivel. Aunque muchas de estas personas sean brillantes y no tengan ningún problema al dar detalles de su producto, están muchas veces en contra de dar una presentación.

Para aquellos que están del lado tímido, aquí hay algunos consejos para una gran exposición:  

1. Prepárate. Es obvio que una persona se va a preparar antes de una presentación. Mi punto es que, para los introvertidos, esto es aún más importante que para los extrovertidos. Sólo un alto nivel de preparación permitirá que domines el tema. Esto significa que entenderás perfectamente todo en cada diapositiva.

Es mejor comprender hasta el último número- tamaño del mercado, datos de ventas- para que, si alguien quiere profundizar, puedas hacerlo sin problemas. La mejor manera para hacer esto es estar íntimamente involucrado al juntar la presentación, en lugar de dejar que alguien más lo haga.

También es importante que utilices lo que has aprendido cuando haces un pitch frente a inversionistas. Seguramente te toparás con preguntas similares a las que los inversionistas te hacen. Esas cuestiones estarán relacionadas al producto, mercado y uso que del negocio, pero siento que esa experiencia puede ser muy útil.

2. Practica. Todos hemos escuchado el antiguo refrán de que “la práctica hace al maestro”. Para los introvertidos, no sólo ayuda tener una presentación perfecta, sino que esto aumenta la confianza.

Hazlo frente a personas que no estén familiarizadas con tu negocio o con la inversión. Tus papás, amigos, extraños, hasta con tus hijos. Lo que debes buscar es llegar a la esencia de lo que haces y hacerlo tan simple como sea posible. A algunos dales tu pitch de elevador, a otros la presentación completa. Si lo entienden entonces tus inversionistas potenciales también lo harán.

Practica también con vicepresidentes que no son tu target pero que están dispuestos a ofrecerte retroalimentación. Es lo más cercano que tendrás antes de la situación verdadera y se sentirá tan real como si lo estuvieras haciendo con el inversionista.

3. Mantenlo simple. Una buena regla es que tu presentación dure 45 minutos. De esta manera dejarás espacio para una sesión de preguntas y respuestas al final. Esto beneficia principalmente a los introvertidos, ya que la exposición se convierte en una conversación.

Puedes realizar preguntas mientras presentes el pitch. Lo único malo de esto es que si estás de verdad preparado para dar el pitch de cierta manera, las aclaraciones a la mitad pueden desviarte. Cuando practiques con otras personas haz que te pregunten cosas para que puedas acostumbrarte.

También recomiendo mantener las diapositivas simples. Son para apoyar tus puntos, no para dar toda una narrativa. Usa gráficas, diagramas y puntos importantes, pero ten tus notas aparte.

4. Enfócate. Una manera de hacer esto es usar tu producto en el pitch. Esta es una gran forma para sentirte menos como que estás haciendo una presentación y más como que estás presumiendo tu producto, sus características y beneficios. Cuando el enfoque está en el producto, verás que las dudas estarán más orientadas a los negocios. ¿Quién lo usa? ¿Quién lo compra?

Si sabes que tienes un punto débil trae ayuda. Por ejemplo, si el tema del mercado es tu debilidad, invita a los responsables de ventas y marketing para que hablen de esos puntos. Estas personas podrán hablar de su experiencia y además los inversionistas conocerán a tu equipo. Dicho esto, procura que la gente que te ayude no pase de uno o dos.

Realmente creo que los introvertidos no tienen nada de que preocuparse cuando se trate de hacer presentaciones, todos hemos estado ahí y lo entendemos. Quiero reiterar que sin preparación, práctica y enfoque, vas a tener dificultad calmando esos nervios.