Emprendedores

Palomanía: Artistas del popcorn

Una experiencia culinaria extranjera convenció a los fundadores de este negocio a emprender con una golosina inusual: palomitas gourmet.
Palomanía: Artistas del popcorn
Crédito: Depositphotos.com

La aventura emprendedora de Xóchitl Gallardo, cofundadora de Palomanía –empresa especializada en la preparación de palomitas gourmet–, comenzó en la ciudad de Chicago, EE.UU., hace ya 20 años. Ella se encontraba en esta ciudad por motivos de trabajo vinculados al Mundial de Futbol de 1994, en el que se desempeñaba como jefa de operaciones de prensa en la sede Soldier Field.

En ese mismo periodo de su vida también conoció a su ahora esposo y compañero en la fundación de Palomanía, Carlos Anderson, quien construía casas inteligentes en Hyde Park. Xóchitl trabajaba en un lugar estratégico para los negocios dada la ubicación de su oficina; y justo en esa zona, había una tienda de palomitas donde vendían el Chicago Mix, “palomitas de caramelo combinadas con queso cheddar, mezcla que tal vez para un mexicano es impensable, y para los estadounidenses resulta el sabor favorito de palomitas de maíz”, recuerda Xóchitl.

Todos los días caminaba junto a esta tienda que reunía a cientos de personas formadas para conseguir un cono de Chicago Mix. El olor la cautivó desde entonces y ese recuerdo permanece en su memoria hasta el día de hoy.

Por eso en 2008, cuando la pareja regresó a la Ciudad de México por motivos familiares y tuvieron que buscar una manera para obtener ingresos –y después de pensar en opciones donde aprovecharan su experiencia y conocimientos–, decidieron aventurarse en el negocio de las palomitas de sabores con calidad gourmet, basados únicamente en aquel recuerdo de Xóchitl durante sus paseos en Chicago.

“La industria de las palomitas es un negocio muy bien guardado, en Estados Unidos y principalmente en Chicago es un producto clásico y típico”, comenta Carlos. Y no es para menos. Según datos históricos, en esta misma ciudad pero en 1885, Charles Cretor diseñó e inventó la máquina para hacer palomitas de maíz.

Y a causa de esta tradición en Chicago, Carlos y Xóchitl regresaron a la ciudad donde se conocieron, ahora para comprar la maquinaria y el equipo necesario para preparar palomitas gourmet. Ya en México, todo fue “picar piedra, nadie confiaba en nuestra idea de negocio”, dice Xóchitl.

“Aquí se tenía la imagen de que las palomitas debían comerse calientes y recién hechas”, arguyen. Así que desde que iniciaron las primeras pruebas notaron el efecto que su producto tenía entre los comensales. “El gringo mezcla lo dulce con lo salado, pero aquí nos preguntaban: ‘¿es dulce o salada?’; nuestra respuesta: ‘es dulce y salada’. Aunque les sonara extraño, no paraban de comer la palomita”.

Desde un inicio se aliaron con el ingeniero Ismael Trejo, quien trabajaba en una empresa dedicada a distribuir maíz palomero. De su mano, los tres comenzaron a jugar con los sabores y lanzaron la empresa con 15 variedades, destacando siempre el de manzana verde con canela, el cual es el favorito y el más solicitado hasta la fecha.

Registraron el nombre de Palomanía ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI) en 2009 y la expansión se dio casi de inmediato. “Nuestro primer gran cliente fue Nutrisa, y desde aquella fecha hasta hoy les maquilamos las palomitas saladas y sabor chile-limón para todas sus sucursales”, cuenta Carlos.

Atrévete a dar el siguiente paso

Ya con la venta en tienda y con la proveeduría a Nutrisa organizaron sus líneas de productos: caramelizada, salada, dulce y dulce-salada. Cada línea utiliza su propia máquina de producción por lo que pudieron ampliar su carta a 30 sabores, entre ellos manzana verde, pimentón de la vera, capuchino y sal con caramelo, siendo estos cuatro su puerta de entrada a la tienda departamental Liverpool.

“Nos enfrentamos a nuestro primer desafío cuando nos acercamos a Liverpool”, cuenta Xóchitl. Fue en 2010 cuando tuvo su acercamiento con la directora gourmet de la tienda, quien quedó maravillada con su propuesta de palomitas tricolor para celebrar el Día de la Independencia; tanto así, que solicitó la entrega de producto para sucursales del Distrito Federal seis días después de la reunión y casi enseguida para 77 sucursales de todo el país.

“En aquel tiempo nuestro equipo de trabajo se conformaba sólo de cinco personas, aceptamos esta entrega gustosos, pero nos dimos cuenta de que nuestra empresa aún no estaba lista para este crecimiento”, comentan los emprendedores, quienes al poco tiempo terminaron su relación con Liverpool justo por eso.

En lugar de desanimarse, los emprendedores tomaron esta experiencia como un impulso para expandirse, ahora gradualmente. Desde entonces, han trabajado con Sam’s Club, Cirque du Soleil, Ocesa, Six Flags y Palacio de Hierro, así como embajadas internacionales y partidos políticos. Su mercado se definió de modo orgánico gracias a la demanda: tiendas gourmet y eventos corporativos y sociales.

Escucha a tus clientes

“Fuimos creciendo con la certeza de que es un producto que gusta mucho, esto lo hemos descubierto gracias a la recomendación de boca en boca, a que nuestros ex clientes hayan puesto sus propias palomerías y sobre todo a Facebook”, platica Xóchitl que a través de la Fan Page /palomania, al menos reciben 10 solicitudes de compra de productos.

Nuevamente el crecimiento lo exigió su clientela. Así que abrieron su tienda en línea por medio de la plataforma Kichink!, en donde venden sus productos sin mínimo de compra. “A través de la página Web recibimos solicitudes de diferentes lugares del mundo, sobre todo de Sudamérica, Centroamérica, Estados Unidos y Europa. Llama la atención que en su mayoría son para pedir los sabores típicos mexicanos como jalapeño, chipotle, chapulines y cajeta”, puntualiza Luis Alonso, jefe de ventas de la marca.

Para finales de 2012 idearon  la posibilidad de convertirse en franquicia, ya que sus clientes exigían sucursales en otras ciudades del país, buscaron asesoría de la firma consultora Aranday & Asociados y con ayuda de la revista Entrepreneur, los emprendedores elaboraron su plan de negocios e iniciaron su expansión en enero de 2013.

Palomanía maneja dos modelos de operación: isla y local, con diversas adaptaciones según las necesidades del franquiciatario. Por ejemplo si quieren producir las palomitas ellos mismos o prefieren que sean distribuidas desde la planta central.

El crecimiento no se ha detenido hasta ahora. Los clientes comenzaron a comprar los conos de palomitas para revenderlos y hacer su propio negocio, por lo que los emprendedores decidieron ofrecer otra oportunidad de negocio: la distribución.

Crearon la Membresía Palomanía, de $250. Su finalidad es otorgar precio de mayoreo en la compra de cualquier cantidad de conos de palomitas o a granel durante todo el año. “Con esta membresía apoyamos para que toda la gente que así lo desee pueda echar a andar su propio negocio”, dice Xóchitl.

Hoy, la empresa cuenta con cinco franquicias, distribuidores y presencia en El Palacio de Hierro, Nutrisa y Six Flags. Ofrece tres líneas de producción: palomitas light endulzadas con Stevia; palomitas gourmet con empaque metalizado de 75 gramos; y los clásicos conos de 65 gramos con 30 sabores e ilimitadas combinaciones. La firma planea su expansión a todo el territorio nacional y ya ofrecen la venta de maquinaria, equipo, insumos y nuevas presentaciones. “Nuestra manía son las palomitas y buscamos convertirnos en los reyes de las palomitas en México, así que haremos todo lo posible para que toda la gente del país pruebe nuestro producto”, finalizan los emprendedores.

Palomitas Gourmet

Una tarde de películas o una visita al cine no están completas sin un tazón de palomitas de maíz. Sin embargo las palomitas de microondas le han abierto paso a una nueva tendencia: las palomitas gourmet, dispuestas a satisfacer hasta los paladares más exigentes. Están elaboradas a partir de aire caliente y ofrecen una gran variedad de sabores entre ellos mandarina, coco, chipotle y sandía. La marca Palomanía ofrece franquicias para todo el territorio nacional o si cuentas con un capital menor, la distribución de sus productos puede ser tu opción.