Consultoría

4 lecciones que puedes aprender de los magos

Toma nota de estas claves para convertirte en un líder que se conecte con la gente para hacerles ver que lo imposible es posible.
4 lecciones que puedes aprender de los magos
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Antes de ver un truco de magia por primera vez, un niño se llena de emoción y asombro, quedándose con un pensamiento de grandes posibilidades. Eso es por lo que los grandes magos saben exactamente cómo llamar la atención de las personas y hacer que crean en lo que están viendo. Vender una creencia es el centro de la magia, así como de los negocios. Antes de convertirme en CEO de Perfecto Mobile, fui un mago. Los trucos y artes mágicas que hice frente a la gente me dieron las lecciones necesarias para ser un buen líder.

De muchas formas, para tener una startup debes tener también estas características. Muchas veces recurro a ellas para poder dirigir mi negocio. Aquí hay cuatro claves de mis variadas experiencias.

1. Enfócate en la audiencia. La parte más importante de actuar es estar consciente de la gente a tu alrededor. Su entusiasmo y reacciones son las que guiarán cada presentación y las que harán que el mago arregle sus mensajes y enfoque. Las presentaciones variarán de acuerdo a la audiencia. Ya sea un truco de cartas que impresione a un niño o uno mental que llame la atención de los adultos, lo importante es vender lo imposible.

Me ha tomado años adaptar mi presentación como mago para dar un mensaje como emprendedor, dependiendo de las personas que vea: un cliente, socio, inversionista o hasta un empleado. Es importante entrar a cada junta sabiendo que ambas partes saldrán beneficiadas. Un cliente tal vez quiera oír cómo la magia de la tecnología ayudará a su negocio. Un inversionista, por otra parte, querrá entender la estrategia de crecimiento y saber cómo recuperará su inversión.

2. Invoca el poder de la persuasión. Un mago tiene una tarea difícil: convencer a una audiencia de que lo que parece imposible es de hecho posible. Después de todo, la gente sabe que si entras a una caja y te cortan en dos no vas a poder salir caminando sin un rasguño.

Justo como los magos, una ilusión que empuja los límites de la mente humana, los líderes de negocios necesitan persuadir a otros para que crean en su visión, estrategia y producto para que los sigan. Las empresas exitosas dan una solución a un problema. Un verdadero líder y visionario tratará de convencer a los clientes de hacer la compra tal vez antes de que entiendan por completo por qué lo van a necesitar.

Por ejemplo, ¿recuerdas cuando salió el primer iPod? El mejor mago Steve Jobs, convenció a la gente de comprar algo que en realidad no necesitaba hasta que se los mostró. Aun así, Apple vendió 600 mil iPods desde su introducción en 2001 hasta 2002.

3. Hazlo personal y relevante. Un elemento importante de la magia es el misterio, algo que la persona puede ver pero no sabe cómo es que sucede. En los negocios, este misterio o salsa secreta está referido al valor de la empresa o diferenciador único. Asimismo, un buen mago nunca revela sus trucos y seguirá mejorándolos agregando nuevos al repertorio para que el acto siga mejorando.

Las empresas deben hacer lo mismo, seguir mejorando e innovando para crear nuevas barreras y distanciarse de su competencia. Así como el cambio y la evolución son importantes para el éxito, la personalización es imperativa. Hacer magia me enseñó que el valor del toque personal es inmensurable e invaluable. Ver la cara de asombro en la audiencia o hacer contacto visual con alguien en un momento mágico es invaluable.

4. Compartir un momento mágico. Cuando un tigre aparece en una jaula vacía, cuando el mago desaparece en el aire, cuando David Copperfield vuela sobre la audiencia sin cuerdas atadas a su cuerpo, ésa es la magia a la que todos responden. Después de haber vivido en ambos mundos, puedo decir que el ambiente de una startup es muy similar.

No hay nada como los momentos en los que el cliente entiende el producto y asiente, señalando que el emprendedor lo ha impresionado o cuando un inversionista ve la luz, el potencial del negocio en una idea, sueño, tecnología, etcétera. No hay nada como ese sentimiento cuando un líder se da cuenta que su audiencia ha experimentado ese momento mágico.