Consultoría

6 claves para elegir el mejor atuendo

Descubre cómo vestirte para impresionar a tu audiencia y ser percibido como alguien inteligente y capaz de sacar adelante el negocio.
6 claves para elegir el mejor atuendo
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Los emprendedores representan a sus negocios en todo, ya sea exhibiendo cierta ética laboral o mostrando su apariencia. Aunque prefieran ser juzgados por su inteligencia y experiencia, también son evaluados por su estilo y atuendo. Las primeras impresiones se forman en un instante y la apariencia tiene una gran influencia en la opinión inicial de alguien sobre la personalidad del líder y su capacidad.

Te guste o no, la apariencia importa. Cuando te vistes y te comportas de una forma positiva logras comunicar a los otros tu mensaje de negocios. Esto es importante al dar presentaciones, ya sea que la hagas frente a dos o treinta ejecutivos.

Los ponentes que se ven bien serán percibidos como más inteligentes y responsables a cambio de aquellos que llegan despeinados. Impresiona a otras personas en tu siguiente presentación con los siguientes tips:

1. Vístete para reflejar confianza. Todos saben que cuando te ves bien te sientes mejor, tienes más confianza y otras personas te tratan con respeto. Tu presentación física debe estar a la par con tu calidad de trabajo y la reputación de tu negocio. Verte bien no tiene que ver con la vanidad, sino sobre invertir en mejorar tu apariencia.

2. Manda el mensaje correcto. Hay casual y luego hay muy casual. La definición de qué constituye un conjunto casual ha llegado a su punto más bajo. Aunque sea más rápido y fácil ponerte lo primero que encuentres, tu apariencia dice mucho de ti. Si parece que acabas de salirte de tu cama, mucha gente va a asumir que lo acabas de hacer. Sin importar el tipo de negocio en el que estés, proponte verte bien y vivir de acuerdo con las expectativas de tu audiencia.

3. Haz tu apariencia una prioridad. Muchos ejecutivos ponen su aspecto en segundo plano por obligaciones como la familia y el trabajo. Aunque tu agenda esté repleta, haz que sea una prioridad el día de la presentación. Antes de tu exposición, programa algo de tiempo extra para seleccionar un atuendo que sea apropiado. Para verte muy bien, invierte algo de dinero para comprar ropa, cuidar de tu cabello y de tu aspecto personal.

4. Imita a tu audiencia. Si le vas a presentar algo a clientes tecnológicos, un par de pantalones y una camisa de botones puede ser muy apropiado. Así mismo, vestirte de una forma más moderna puede ayudarte a conectarte con un grupo artístico. Para algunos escenarios, los atuendos de los negocios tradicionales son la mejor opción. No elijas ropa para tu propia comodidad, vístete para la comodidad de tu cliente. Cuando tengas dudas, sigue el ejemplo de éste y vístete un nivel más alto.

5. Aprovecha tu presupuesto al máximo. Muchos profesionistas sienten que no les alcanza estar a la moda, pero puedes mostrar tu estilo personal sin gastar de más. En lugar de invertir en un gran guardarropa, elige calidad sobre cantidad. Compra sólo cosas que den el mensaje que quieras dar. Las piezas clásicas que vayan con tu cuerpo te ayudarán a verte muy bien para la presentación.

6. Los detalles pueden amplificar la apariencia. Los accesorios seleccionados con cuidado pueden hacer una gran diferencia entre alguien que se pone ropa y una persona que se viste bien. Para los hombres, un buen reloj y pluma les dará un toque de sofisticación para cualquier atuendo.

Para las mujeres, los zapatos, joyería y una buena bolsa puede hacer la diferencia entre un simple conjunto y resaltar de entre la multitud. Invierte en los mejores zapatos que puedas comprar. Cuando elijas joyería, mantén las cosas simples y clásicas. Recuerda, una persona que se viste profesionalmente se le trata así.