Startups

6 formas de reducir el estrés en tu startup

Toma nota de estos consejos y aprende a manejar tus preocupaciones para que sigas aprendiendo y creciendo.
6 formas de reducir el estrés en tu startup
Crédito: Depositphotos.com

Para que tu startup sea rentable necesitas de mucha determinación, persistencia y confianza. Más que nada, se requiere de cierta resistencia para tratar con el estrés que parece seguir creciendo en lugar de disminuir. De todas las estrategias y relaciones que debes desarrollar como emprendedor, el estrés asociado con todo lo necesario para el éxito puede ser implacable. Justo cuando piensas que todo está “bien”, 10 cosas más aparecen en tu lista. Aquí hay seis formas inteligentes de reducir este estrés:

1. Deshazte de las listas de pendientes. Éstas tienen la tendencia de seguir creciendo. Para mí, entre más cosas tengo que tachar, más peso siento sobre mis hombros. Las listas de pendientes crean una ilusión de productividad y prioridad.

Lo que está hasta arriba de tu lista estará ahí mañana. En lugar de eso prueba la lista de cosas que has hecho, la cual realiza un seguimiento de tu productividad. De esta forma estarás motivado a ir agregando más cosas al contrario de no poder tachar todo lo que tienes que hacer.

2. Libera a tu escritor interno. Un estudio de 2005 sobre los beneficios emocionales y físicos de escribir incluía dos grupos. Al primero le pidieron escribir sobre cosas estresantes que les habían pasado mientras que a los demás escribieron de temas más neutrales.

Los resultados: el segundo grupo escribió de tres a cinco veces por 15 ó 20 minutos durante un plazo de cuatro meses y eso impactó positivamente su salud.

3. Olvida las metas. Enfócate en el proceso. Ya sé, escuchar esa palabra “proceso” hace que los vellos de tu cuello se pongan de punta porque lo último que alguien necesita son más reglas. Sin embargo, la realidad es que aprendemos lecciones en el viaje para conseguir una meta, no al llegar a ella.

Si alguna vez has jugado en un equipo entonces conoces el proceso que se debe seguir para obtener la victoria. El proceso de ganar no se obtiene de las jugadas, sino del aprendizaje.

4. Fracasa rápido. Aprender de los éxitos refuerza lo que está bien, pero no “llena ese vacío” de lo que puede mejorarse. Un descuido, un mal juicio, un esfuerzo mínimo o un intento fallido son las formas más fáciles de fracasar pero construyen la base de tu conocimiento. Entre más rápido entres al ciclo de crear, innovar y aprender, más rápido podrás aplicar esas lecciones hacia la siguiente gran idea.

5. Ejercítate. Se ha dicho antes y lo diré de nuevo: el ejercicio es una de las mejores formas de liberar el estrés. Una actividad por 20 minutos tres veces por semana ha demostrado tener efectos positivos contra la depresión causada por el estrés. Recuerda, la meta no es importante sino el proceso y la rutina.

6. Ejercita tu caballerosidad empresarial. La actitud es contagiosa. Los actos de bondad al azar ayudan a alegrar el día de cualquiera. La persona que lo reciba estará muy sorprendida que hiciste eso por ella y tú te sentirás bien de que ayudaste a alguien.