Noticias

En busca de emprendedores sociales

500 Startups y Chivas Regal se unen en The Venture para apoyar proyectos que favorezcan a la sociedad y/o al medio ambiente.
En busca de emprendedores sociales
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Cada vez son más los jóvenes que se rehusan a quedarse con los brazos cruzados mientras los problemas del país van en aumento. Si hace algunos años la palabra “emprendedor” comenzaba a cobrar importancia, ahora es el turno de los emprendedores sociales de alzar la voz y cambiar la vida de miles de personas con un modelo rentable y atractivo para los inversores.

Chivas Regal y 500 Startups están muy conscientes de ello y por eso se unieron en The Venture, una iniciativa que tiene como misión que los emprendedores sociales de todo el mundo busquen soluciones a la crisis alimentaria, ambiental, económica y social. En la convocatoria realizada en México se recibieron más de 200 proyectos, de los cuales cinco fueron seleccionados para ser parte del programa de aceleración de 500 Startups Mexico City y así prepararse para la final, que tendrá lugar a principios de febrero. De esos cinco concursantes, uno será elegido para competir con 20 ganadores de otros países en Silicon Valley y tener la posibilidad de levantar hasta un millón de dólares.

“Los emprendedores sociales que participan en este tipo de eventos muchas veces no buscan sólo un fondo de inversión. Los problemas que los mueven son los que deberían haber estado resueltos hace mucho tiempo, pero como no es así, ellos necesitan ser los “héroes” que balancean las cosas y que eventualmente generan un cambio”, dice Juan López Salaberry, socio de 500 Startups y juez en The Venture.  

La sinergia entre Chivas Regal y 500 Startups es única, ya que, de acuerdo con Salaberry, ambos esperan encontrar a los mejores iniciadores de negocios y darles todas las herramientas necesarias para alcanzar el éxito más rápido. “En nuestra aceleradora tenemos un espíritu joven y rebelde y eso tuvo mucho sentido cuando nos unimos para apoyar a personas que quieren ayudar a su comunidad y cambiar el mundo”, comenta.  

Desde sus inicios, 500 Startups, un fondo de inversión global, se ha dedicado a la construcción de ecosistemas de emprendimiento en todo el mundo, invirtiendo en cerca de mil empresas en más de 40 países. En tierras aztecas, este programa existe desde hace unos tres años cuando se acercaron a César Salazar y Santiago Zavala, dueños en ese entonces del fondo Mexican BC, para iniciar el proyecto. Tanto los representantes de la aceleradora como los emprendedores veían a México como un punto neutral y de referencia en la región, por lo que decidieron abrir oficinas en la Ciudad de México.

500 Startups tiene como enfoque apoyar (con financiamiento y mentoría) a individuos que tienen o quieran tener un negocio exitoso en Internet. A la fecha, cuentan en su portafolio con casos de éxito como Yaxi, una aplicación para pedir taxis, Clip, una solución de pagos móviles y 99 minutos, un servicio de mensajería. Pero acceder a este programa no es fácil: para elegir a los jóvenes que formarán parte de él, López Salaberry y sus socios consideran primero la viabilidad y el potencial de la idea, y después -y con mayor énfasis- evalúan al emprendedor y a su equipo.

“Nos gusta que las personas que elegimos tengan el potencial de apuntar a mercados de más de mil millones de dólares, que tengan un equipo multifuncional, la capacidad de ejecutar su idea y la ambición suficiente para convertir la idea en un negocio fuerte”, sostiene Salaberry. Para conocer a fondo al emprendedor y a su equipo se entrevistan personalmente con él o ella para entender su visión y el porqué detrás de su proyecto.

Una vez elegidos los participantes de una nueva generación, la aceleradora trabaja con ellos mano a mano de cuatro a cinco meses para tratar temas como identificación del mercado, diseño, producto, plan de finanzas, canales de distribución y estrategias de escalabilidad. Es así como el mayor aporte de 500 Startups no está en el apoyo económico que brinda a las startups (aunque, sin duda, es un factor esencial), sino en el acceso a las sesiones de trabajo donde reciben pláticas y talleres y se reúnen con posibles socios y asesores experimentados.

Una metodología similar (donde se considera el empuje del emprendedor y se busca potenciar la idea) es la que utilizan en su participación con The Venture. No obstante, en esta iniciativa se suma un elemento esencial: el impacto social. “Los concursantes conjugan dos elementos naturales que tienen que ver con la capacidad y voluntad de crear algo empujando barreras y llegando a más personas”, añade el director de 500 Startups en México. Y es que, al final, un emprendedor social debe tener las mismas características que un empresario exitoso, pero aunadas a una motivación sólida y una conexión con la causa o problema que intenten resolver.

Otra de las ventajas que tiene esta iniciativa es que, durante el proceso de selección, los mentores apoyan a los concursantes para mejorar procesos y escalar su idea. Así, incluso los que no fueron seleccionados para participar en la final, siguen teniendo acceso a estas sesiones de mentoría. La idea de 500 Startups y Chivas Regal no es que abandonen su proyecto, sino que puedan obtener herramientas que les permita convertirse en algo realmente atractivo para consumidores e inversionistas.

“En febrero será la final nacional y se podrá observar la evolución de los proyectos mexicanos, además, tendremos la opción de apoyarlos de forma virtual para que tengan una mayor participación”, dijo Salaberry. “Necesitamos a más emprendedores sociales, gente tenaz que tenga habilidades, que sepa convencer al resto de que debemos hacer algo por el mundo”, concluyó.