Emprendedores

Expedición Antártica 2014

La alpinista Karla Wheelock fue líder de esta expedición en la que varios niños aprendieron sobre ecología, liderazgo y trabajo en equipo.
Expedición Antártica 2014
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

En mayo de 1999, Karla Wheelock, alpinista oriunda de Saltillo, Coahuila, cumplió un sueño que muchos consideraban imposible: convertirse en la primera latinoamericana en conquistar la cima del monte Everest. 

Sin embargo, su trayecto estuvo lejos de detenerse ahí. Siguió escalando montañas y se propuso compartir su aprendizaje para generar un cambio en la sociedad, especialmente entre los niños. Fue entonces que la Secretaría de Educación Pública (SEP) le pidió que diera pláticas en escuelas y creó la Fundación Karla Wheelock, dedicada al desarrollo de competencias y habilidades de jóvenes.

La idea de llevar a niños a la Antártica para aprender sobre liderazgo y cuidado del medio ambiente nació en un viaje que hizo a aquella congelada región en 2002. Durante su estancia tuvo la oportunidad de ver a dos estudiantes ingleses que habían realizado la travesía con el apoyo de su gobierno. Ahí surgió la chispa de la "Expedición Antártica", que tendría como misión impulsar a pequeños mexicanos como exploradores.

Para seleccionar a los participantes del programa se lleva a cabo un concurso llamado “Líderes Éticos y Sustentables a la Antártica”, donde los alumnos de secundaria deben presentar proyectos sustentables que solucionen una necesidad en su escuela. Posteriormente, los finalistas partieron en una expedición al Nevado de Toluca, donde se puso a prueba su compromiso y capacidad de trabajar en equipo.

Los ganadores de esta edición fueron Paula Ileana Cano Mondragón, Evelyn Jacqueline Guerrero Frías, Lorena Hernández Ramírez, Jimena Mancilla Camacho, Laura Elizabeth Ortiz Ramírez y la maestra Karla Jenny Rodríguez con su proyecto “Nutrición en grande. Huertos verticales familiares”. Además, también asistieron como líderes embajadores, Tania Vásquez Mata y Esteban Antúnez Valencia.

La expedición a la Antártica (cuya quinta edición fue patrocinada por Entrepreneur, Under Armour, Fundación Coca Cola, Panasonic y Fundación Ara, entre otros) inició el 25 de diciembre de 2014 y terminó el 8 de enero de este año. Los participantes dejaron la Ciudad de México para partir a Santiago de Chile e iniciar, así, una aventura que los llevaría a aprender de ciencias, pero también de la perseverancia y el espíritu emprendedor.

Entre otras actividades, los jóvenes visitaron la Reserva Ecológica de Magallanes en la ciudad de Punta Arenas, fueron al domo del Glaciar Collins, el punto más alto de la Isla San Jorge, en la Antártica, y visitaron algunas bases científicas como la de Chile, Alemania y Rusia. El objetivo principal era que cada niño tuviera todos los días un rol diferente (guía, líder, cocinero) para que, como equipo de trabajo, alcanzaran sus metas diarias.

Después de la expedición, el panorama de los muchachos que partieron a la Antártica es otro. Por un lado, aprendieron a ser líderes de proyectos y a entender la importancia de la fuerza de voluntad y el respeto por el planeta; y, por otro, ahora muchos de estos jóvenes tienen metas, la posibilidad de estudiar una carrera, de obtener becas y de ampliar sus horizontes.

“Es increíble la capacidad de asombro que tienen los niños, todo lo ven con ojos de aventura. (Al terminar la expedición) regresan con un "chip" diferente que, bien encauzado, puede cambiar su vida por completo”, afirma Karla Wheelock, quien está al frente de su propia fundación. “Su fortaleza no sólo es física, sino también mental, pues son niños que cargaron maletas de 10 a 15 kilos y que caminaron bajo temperaturas extremas haciendo cosas de las que muchos adultos se quejarían”, agrega.

Dentro de su fundación, una organización sin fines de lucro, Karla busca potencializar los talentos y capacidades de liderazgo ético y sustentable en los jóvenes por medio de programas entre los que destacan cursos y talleres de valores y liderazgo y expediciones especiales (Parque Nacional, a una zona protegida y a la Antártica).

El siguiente paso es llevar el proyecto de la Antártica fuera del Distrito Federal, en donde se ha realizado ya por cinco años consecutivos. La reconocida alpinista asegura que el próximo lugar que quiere visitar para trabajar con jóvenes emprendedores es Nuevo León.