Emprendedores

5 tips para trabajar mientras emprendes

No todos tenemos el lujo de dejar el empleo para lanzar un negocio propio. Te decimos cómo manejar esta situación.
5 tips para trabajar mientras emprendes
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

En un mundo idea, un emprendedor debería tener ahorrado al menos un año de salario para poder renunciar a su empleo y así enfocarse al 100 por ciento en su negocio nuevo.  Desafortunadamente, esta no es una opción real para muchos emprendedores.

Tal vez tienes una familia que mantener, préstamos que pagar o incluso un seguro médico del cual no puedes prescindir. Muchos mentores te dirían que lo mejor es renunciar a tu trabajo antes de emprender, pero si  lo haces ¿quién va a llevar el pan a la mesa de tu casa?

¡Buenas noticias! De hecho es posible emprender y tener a la vez un trabajo de tiempo completo (al menos por un rato). Si le preguntaras a varios emprendedores exitosos, muchos de ellos te dirán que el secreto es comprometerse. Muchas personas han lanzado sus negocios desde la oficina, garaje o sótano de su casa mientras obtienen efectivo de otro lado. Sin embargo, esto no significa que no puedas ser creativo: puedes trabajar medio tiempo, dejar de lado algunos pasatiempos para poder ahorrar, vender algo, etcétera.

Mantener un trabajo y lanzar un negocio al mismo tiempo no es cuestión de un milagro, sino de ser eficiente. Aquí te dejo algunas estrategias para hacer dinero y perseguir tu sueño al mismo tiempo.

1. Considera que tu trabajo es una bendición
No importa qué tipo de empleo tengas, asegúrate de no verlo como una maldición. Recuerda, tu trabajo no te está deteniendo sino que te mantiene a flote. Necesitas tu salario para tener dinero suficiente para vivir mientras tu emprendimiento arranca. Recuerda que eres afortunado de tener capital nuevo cada 15 días. La mayoría de los inversionistas quieren ver que los emprendedores inyecten su propio dinero a su proyecto antes de participar, y para eso necesitas tu salario y ahorros.

2. Planea bien tus días
Puede sonar muy impresionante que alguien trabaje 36 horas seguidas, pero definitivamente este esquema no es sano. De hecho, son pocas las empresas que funcionan con un plan así. Las cosas pequeñas y diarias son capaces de hacer o destruir una startup. Elimina las distracciones y concéntrate en tu trabajo y tu negocio de la manera en la que se merecen.

3. Maximiza tu tiempo
Recuerda, tu día tiene las mismas horas que el de Oprah. Tal vez ya sabes que tu trabajo diario le roba unas 40 horas a tu semana, entonces, planea muy bien qué puedes hacer con el resto del tiempo. Aún tienes unas 72 horas libres para aprovechar, pero no olvides que las horas de sueño y ejercicio deben ser una prioridad. Los emprendedores exitosos manejan bien su tiempo, no desean tener más.

4. Ve tu trabajo como una motivación
Entre más quieras emprender, mejor trabajo debes realizar en la oficina. Encuentra en tu empleo la “gasolina” para lanzarte a seguir tus sueños.  Por ejemplo, si falla tú propuesta a un inversionista ángel para conseguir capital para tu empresa, al menos aún tendrás tu salario. También puedes utilizar tus tiempos de traslado desde el trabajo a tu casa y viceversa para hacer llamadas para contactar socios.

5. Usa la subcontratación
Sabes cuánto vale tu tiempo (sino, ¡calcúlalo!). Tal vez puedas contratar a alguien que pueda ayudarte a planear tu negocio.  

Los buenos emprendedores saben cómo sacar el máximo provecho de cada situación y exprimir por completo cada recurso que obtienen. Averigua hoy qué puedes hacer para maximizar tu tiempo, elimina el peso muerto y cuida tus sueños y tu negocio.