Consultoría

Éxito y plenitud: ¿dos caras de la misma moneda?

Tres mexicanos exitosos comparten cómo triunfar profesionalmente sin descuidar el plano personal.

En los foros de negocios, empresarios reconocidos suelen exponer sus historias de éxito y compartir con los asistentes algunas claves sobre cómo emprender. Sin embargo, pocas veces se habla de lo que implica alcanzar los objetivos en términos de equilibrio personal. El tema del balance entre la vida profesional y la privada rara vez es abordado… ¿y quién se atrevería a afirmar que es poco relevante?

Con la finalidad de reflexionar en torno al éxito laboral y la plenitud personal, la red Victoria 147 convocó a un evento que tuvo lugar el pasado viernes 15 de mayo en el Tecnológico de Monterrey Campus Santa Fe. I Love My Success reunió a más de 150 asistentes y a un panel de emprendedores que se ha distinguido por cultivar ambas esferas, la profesional y personal.

Los invitados fueron Mónica Patiño, reconocida chef mexicana y emprendedora, Clara Lau, fundadora y directora del laboratorio Biomédica de Referencia y Martín Hernández, locutor de radio, sonidista de películas y nominado al Oscar por su trabajo en Birdman. El panel fue moderado por Eugenio Perea, experto en Tecnología de la Información y cofundador de Per Se Capital.

¿Qué significa el éxito para estas figuras? ¿Cómo se puede llegar ahí? Y, más importante, ¿cómo ser una persona exitosa sin descuidar el plano de las emociones?

Clara Corona de Lau

Clara es química egresada de la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Nuevo León. En 1992 fundó el laboratorio Biomédica de Referencia, compañía que obtuvo en 2006 el reconocimiento a la Nueva Cultura Laboral.

Para esta destacada mujer de negocios, el crecimiento debe darse de manera constante y en todas las esferas de la vida. “No podemos separar el crecimiento interior del desarrollo profesional. Es una cadena: si un eslabón se ve afectado, toda la cadena se desequilibra”, explica.

Por tal razón, la experta se ha preocupado por crear una cultura laboral que favorezca el crecimiento personal de sus empleados. “En mi empresa les proporcionamos ayuda psicológica, así como herramientas para que estén tranquilos en su lugar de trabajo. No por nada al entrar en los laboratorios, lo primero con lo que se encuentran los clientes es con empleados sonrientes y dispuestos a ayudar”.

De izquierda a derecha: Eugenio Perea, Clara Lau, Martín Hernández y Mónica Patiño.

Mónica Patiño

La chef y empresaria mexicana es considerada una de las personalidades gastronómicas más importantes de México. Es dueña de su propia marca de productos gourmet, dirige varios restaurantes y es conductora de un programa de televisión.

Para Mónica la espiritualidad es un ámbito de la vida humana que debe cultivarse día con día, y que no puede desligarse del crecimiento profesional. Fiel adepta al budismo, se rige bajo un precepto: “El hombre más rico no es el que más tiene, sino el que menos necesita”.

“Para estar bien con nosotros mismos, todos los días debemos hacer una introspección y pensar qué podemos mejorar”, detalla. Antes de poner un negocio, es importante que tengamos una meta clara. “¿A dónde queremos llegar? Esa es la pregunta. Buscar crecer sólo porque sí puede ser peligroso”.

Por otro lado, para tener una vida balanceada es clave mantenerse atento a las necesidades de la gente, tanto de los proveedores como de los trabajadores y clientes. “Debemos crear una empatía con nuestros empleados y una conciencia de interdependencia con nuestro entorno. ¿Cómo podemos ser felices si no miramos a nuestro alrededor?”.

Mónica ha conseguido mantener los pies sobre la tierra y un contacto estrecho con las personas que conforman su negocio. “Estar en la cocina es mi base. Estar hombro con hombro con mis empleados me hace sentir más humana”, explica.

Pero, ¿cómo establecer esta cercanía con los empleados sin perder el rol de líder?

“Para ser reconocido como un líder es indispensable que domines tu campo y estés al pendiente de todo. La gente que está a tu cargo sabe cuando eres experto en lo que haces”. Asimismo, la chef cree que todo emprendedor debe aprender a reconocer cuando desconoce algún tema y pedir ayuda. 

Martín Hernández

Solemos creer que el éxito se traduce en alcanzar alguna meta individual, algo así como “darle al blanco” sin importar lo que nos cueste. Pero Martín Hernández, alguien que ya ha saboreado las mieles del reconocimiento profesional –recientemente, fue nominado al Óscar por su trabajo como sonidista en Birdman de González Iñárritu– cree firmemente que el éxito no puede existir si no es comunitario.

“No podemos asumir que tenemos éxito si todo lo que está a nuestro alrededor se está derrumbando”, comparte. “Es importante que todos aprendamos a reconocer la otredad”.