Recursos Humanos

8 tips para construir una gran cultura empresarial

Antes de lanzarte al mercado debes contar con un buen equipo si quieres crear un producto excelente y exitoso.
8 tips para construir una gran cultura empresarial
Crédito: Depositphotos.com

Para desarrollar un producto, solo necesitas dinero; para desarrollar un gran producto, el dinero es lo de menos.

Por diferentes razones, comenzamos nuestro negocio, Rabbot, como una agencia digital, pero nuestro objetivo era crear una startup con nuestro propio producto. La razón principal por la que empezamos con este formato era que necesitábamos dinero para desarrollar un producto antes de buscar capital de inversión. Pero al año de trabajar como agencia digital, nos dimos cuenta que ya habíamos formado un equipo impresionante con una gran cultura y que este era más importante que el dinero que habíamos ahorrado.

Durante ese año, mientras elaborábamos productos para otros, descubrimos que un gran error que suele cometerse es que las personas concentran demasiada energía y dinero en el producto y se olvidan de lo demás. No importaba cuántas veces les dije que había que crear primero un producto mínimo viable, probarlo para obtener retroalimentación, luego reconstruir y así sucesivamente, había quienes querían tener un producto lujoso y completo desde el inicio. Los resultados finales fueron un fracaso porque no tuvieron un equipo en el que se pudieran apoyar y reconstruir y reconstruir. Como dijo Reid Hoffman, cofundador de Linkedin: “Si no estás avergonzado por la primera versión de tu producto, es porque probablemente lanzaste el producto demasiado tarde”.

Basado en mi corta experiencia, puedo decir que contratar una agencia o freelancers para elaborar tu producto te llevará seguramente al fracaso y si no, el costo será extremadamente caro. Es de vital importancia contar con un gran equipo si quieres crear un producto excelente y exitoso. Para tener el mejor equipo, una gran cultura es indispensable.

No nos dimos cuenta de cómo hicimos para tener una gran cultura con las mejores personas. Mirando en retrospectiva, puedo decir que los siguientes 8 puntos nos ayudaron a conseguir el mejor talento y una gran cultura:

1) Fidelidad a uno mismo. No trates de ser alguien que no eres; tu empresa debe ser una imagen viva de tu personalidad. Si no eres ruidoso o extrovertido, no trates de fingir, ya que solo harás el ridículo. El equipo se dará cuenta de esto y vas a terminar con una cultura falsa y débil.

2) Un buen sueldo. Esto puede sonar tonto, ya que es obvio. Sin embargo, en América Latina, los diseñadores y desarrolladores se encuentran entre las profesiones peor pagadas, dando lugar a una migración de talentos a otros países. Para empezar a trabajar y aspirar a tener el mejor producto, es imprescindible contar con los mejores profesionales, y los mejores son caros. No puedo decir que somos la empresa que mejor paga, porque no lo somos; pero sí tenemos un plan de crecimiento para cada miembro, y también tienen participación accionaria en la empresa. Si no puedes darte el lujo de tener a los mejores, puedes buscar un buen cofundador técnico para ayudarte a avanzar el primer milestone del producto.

3) Salario Moral. Es una de las acciones más importantes, aunque una de las más ignoradas. Un salario moral consiste en cómo se trata al talento dentro de la oficina. Esto va desde la forma en que se le habla, hasta el equipo que se les proporciona. Si exiges un diseño increíble, es mejor que les des el mejor software y hardware disponible. Un sueldo moral también consiste en el desarrollo de ese talento con retos y con nuevos conocimientos. Si no tienen un reto cada día, van a aburrirse. Si se aburren, se irán. Si no les proporcionas nuevos conocimientos, también se irán.

4) Valores. La mayoría de las startups quiere tener el mejor desarrollador o el mejor ilustrador. Cuando decimos que tenemos al mejor, quiero decir que tenemos a la mejor persona, no solo al mejor profesional. Se pueden modificar o aumentar los conocimientos técnicos de una persona, mas no se pueden modificar sus valores. Busca a las personas como tú, aquellos con los que puedes salir y tomar una cerveza. Una persona de confianza es más valiosa que tener un excelente técnico en quien no confías. Además, si estás comenzando a construir un equipo, estás eligiendo a una persona que va a contratar a decenas de personas por debajo de él y todos ellos serán como él.

5) Estar enamorado. Hay que buscar personas que estén enamoradas de lo que hacen y averiguar por qué lo hacen. El ser parte de una startup es muy diferente a ser parte de una compañía regular; las cosas se mueven mucho más rápido. Debes querer para tu empresa a personas enamoradas que piensen de la misma manera que tú las 24 horas del día, que vean su trabajo y al instante encuentren formas de mejorar y no excusas. Si esas personas están enamoradas de lo que hacen, van a encontrar nuevas maneras de hacerlo, mejores y más rápidas; todo, por su cuenta.

6) Transparencia. Ser parte de una startup no es fácil; todo el mundo está arriesgando algo. Las personas están invirtiendo y confiando en ti; creen en ti como fundador que harás las cosas correctamente y sacarás adelante la empresa. Nadie quiere quedarse sin trabajo. Es tu responsabilidad y debes ser transparente con ellos en todo momento, en las malas y en las buenas. Además, la transparencia es la mejor manera de avanzar más rápido.

7) Integración. Estamos todos juntos en esto. Hay que hacer que se sientan parte importante de la empresa, hacer que tomen parte en cualquier decisión, no importa lo simple o pequeña que sea: pregúntales de qué color debería de pintarse la pared, o qué marca de café les gusta más. No hay nada mejor para lograr la integración que ofrecer acciones de la empresa a los early employees.

8) Visión compartida. Este es el punto más importante, ya que combina todo lo anterior. Ellos DEBEN compartir tu visión. Si no lo hacen, van a construir un producto con su propia visión. Cuéntales todos tus planes, no seas ingenuo y no tengas miedo a hacerlo. Si dudas en contarles tus planes, entonces no tienes a las personas adecuadas. Ellos necesitan saber y soñar en grande con el fin de ser motivados y construir el mismo producto que tú tienes en mente. Es vital que sepan lo que van a estar construyendo por los siguientes cinco o veinte años, y más allá.

Como agencia digital, nuestro principal objetivo era ahorrar el dinero suficiente para empezar a construir nuestro propio producto. Pero gastamos cada peso durante todo ese año en la remodelación de la oficina, que va desde la compra de los mejores equipos, cursos en línea, viajes, camisetas, hasta un logo ridículamente grande de Rabbot. Aunque no ahorramos el dinero que queríamos, sin embargo, construimos un equipo y una cultura increíbles, que son nuestros mayores activos. Gracias a esto, recibimos nuestra primera ronda de inversión.

Cuando empezamos Rabbot queríamos construir un lugar al cual pudiéramos llegar felices y emocionados cada mañana, compartir nuestro tiempo con personas interesantes y divertidas, y lo más importante, trascender y hacer la diferencia, sin darnos cuenta de que estos planes iban a convertirse en los pilares de nuestra cultura.

Comienza por armar un excelente equipo y serás imparable.

Con información de Rabbot / Enrique Uribe