Recursos Humanos

Aprende a manejar un clima laboral pesado

Manejar una comunicación asertiva y fomentar el trabajo en equipo pueden ayudarte a fomentar el compañerismo.
Aprende a manejar un clima laboral pesado
Crédito: Depositphotos.com

¿Eres de las personas que apenas amanece y ya tienen que hacerse a la idea que tendrá un día sumamente pesado en la oficina? No, no hablamos de exceso de trabajo, ni de los asuntos urgentes que hay que atender, sino de la actitud que nos encontramos día con día con el compañero de enfrente, el de al lado y el de la esquina con el que no nos llevamos bien.

Deberíamos estar la mayor parte del tiempo tranquilos con lo que hacemos, llevar una rutina normal como cualquier otra, con estrés y cansancio en un nivel aceptable. Una de nuestras motivaciones profesionales es el ambiente laboral en el que nos desenvolvemos, sin embargo, si éste no es favorable, nos puede llevar a elegir entre renunciar a nuestro trabajo o tolerar día con día esta situación.

El ambiente laboral pesado no solo puede experimentarse con una persona, puede darse entre vatio compañeros o incluso ante toda una organización en donde las actitudes son rígidas, es difícil llevar a cabo tus tareas, crecer profesionalmente o ser reconocido.

Hasta aquí ya hablamos de la parte que nos es desagradable, ahora vamos sobre aquello que sí nos puede ayudar a solucionar esta situación.

1. Maneja una comunicación asertiva: esto te permitirá exponer tu punto de vista sin interferir en la opinión de otra persona. No solo podrás expresar tus ideas, sino que a la larga te irás ganando poco a poco una reputación profesional.

2. Utiliza la resolución de conflictos: seguramente este tema está bastante “trillado”, nos guste o no tenemos que aprender a ser hábiles para solucionar aquello que nos parece fuera de lugar o que nosotros mismos generamos, todo esto con la intención de armonizar nuestras relaciones laborales. No es lo mismo aceptar un error que tener una discusión de la que finalmente saldrás perdiendo. Es mejor analizar hasta dónde tienes la razón.

3. No te enfoques en actitudes negativas: eso debe estar en tus prioridades, si tomas todo lo que sucede en la oficina de forma emocional vas a terminar por desgastar tus energías y lo único que conseguirás es crear un ambiente más complicadoa tu alrededor. Debes absorber aquello que te genere un aprendizaje, no las actitudes y comentarios destructivos.

4. Trabaja en equipo: una de las formas en que puedes disminuir el impacto de un clima laboral pesado es trabajar en equipo fomentando el compañerismo. En la mayoría de los casos, los colegas se resisten a colaborar entre sí antes que darse la oportunidad de confiar en el otro. Haz la diferencia.

5. Cambia tu perspectiva: debes mirar todo aquello que te desagrade desde diferentes puntos de vista. ¡Esta es una gran oportunidad! Con el tiempo podrás desarrollar habilidades sociales que te servirán en un futuro. Te distinguirás del resto de las personas y los demás acudirán contigo para resolver alguna inquietud. Además, tendrás mayor destreza para tomar decisiones.

Hoy en día puedes trabajar en diferentes lugares, explorar alternativas, alcanzar metas, etcétera. Sin duda no todo es color de rosa, superar los problemas en lugar de huir o evadirlos es una excelente alternativa para crecer de forma profesional.