Startups

9 lecciones de emprendimiento de Silicon Valley

La capital del mundo de las startups tecnológicas enseña que hay que aprender a confiar en el instinto.
9 lecciones de emprendimiento de Silicon Valley
Crédito: Depositphotos.com

Los ejecutivos exitosos nunca son guiados por los pasantes. Si quieres aprender a ser el mejor en una disciplina, debes acercarte a los expertos y cuando se trata de negocios fructíferos, los conocedores se encuentran en la industria tecnológica.

El emprendimiento ha tomado fuerza en todo el mundo, pero su centro de excelencia sigue estando, sin lugar a dudas, en Silicon Valley. Esa es la capital de la “innovación – inversión – startups” que creó firmas legendarias como Apple, Cisco, Facebook, Google e Intel.

Todos los días compañías disruptivas como PayPal, Netflix, Uber, Tesla y Airbnb desafían el status quo, transformando industrias antiguas y modificando la vida de las personas de manera profunda.
Si te interesa fundar, crecer y dirigir una startup, el mejor consejo que puedes tomar es el de los expertos de este lugar.  Aquí algunas enseñanzas que he obtenido de Silicon Valley.

1. El software se está comiendo al mundo
Marc Andreessen, cofundador de Netscape, lo dijo mejor: los programas están transformando el entorno competitivo en casi cada industria del planeta. Así que la lección para toda startup es aprender a manejar programación o por lo menos encontrar un socio que pueda programar.

2. No hay horarios de trabajo
Si quieres triunfar como emprendedor, debes estar preparado para estar al pendiente de tu negocio las 24 horas del día, los siete días de la semana. Esta es la principal razón por la que debes amar lo que haces, de lo contrario no podrás sobrevivir los horarios brutales, las cargas de trabajo y los desafíos que representa construir un negocio real. 

3. Ningún hombre está solo
De Steve Jobs y Steve Wozniak de Apple a Andy Grove y Gordon Moore de Intel, el mundo de la tecnología está lleno de historias de socios poderosos y grandes grupos de trabajo. Los solopreneurs pocas veces llegan a tener ese mismo nivel de éxito. Necesitas tener quien te apoye y socios que te impulsen.

4. No puedes crecer sin capital
Un error común en muchas startups y Pymes es quedarse sin efectivo. Como muchas otras compañías, Facebook, WhatsApp y Alibaba empezaron con poco dinero pero pronto necesitaron inversión para crecer. Recuerda esta ecuación: fundadores + inversión = startup. Tratar de crecer tu negocio solo con el dinero que tienes puede matarlo.

5. Nadie hará nada por ti
Puede que tengas una gran idea, pero tendrás cero oportunidades de éxito a menos que te levantes, te pongas a trabajar y acerques tu producto en las manos de las personas.

6. La experiencia del cliente es sagrada
La satisfacción del consumidor genera compromiso y tracción. Eso es lo que impulsó el crecimiento de Tivo, Uber y el iPhone. También es donde surgen muchas oportunidades de negocio. Mac se volvió un producto exitoso gracias a su interfaz gráfica, así como el navegador Netscape es responsable del éxito inicial del internet.

7. Tu primera idea NO es sagrada
Las empresas no siempre logran el éxito con su primera idea de negocio. Twitter fue inventado como un producto alterno de la startup Odeo. Por otro lado, la investigación de mercado en internet estaba muy fragmentada cuando Google decidió apostar un poco en AdWords en octubre de 2000. Eso fue lo que les dio el éxito financiero, no el buscador en sí mismo.

8. Diferénciate o muere
Existe la creencia popular de que es más fácil hacer negocios rápidos en internet gracias a las plataformas móviles. Seguro, la web ha igualado el terreno pero no solo para ti. También mejoró las oportunidades de todos los demás emprendedores por lo que la competencia también es brutal. Hoy más que nunca, tu producto debe ser mejor que las demás opciones que hay en el mercado si quieres triunfar.

9. Confía en tu instinto
Toda startup debe enfocarse en una sola prioridad a la vez: primero es demostrar su concepto, luego lanzar el producto, ganar la atención del público y finalmente, empezar a crecer. Por supuesto, debes ir reuniendo capital sobre la marcha, pero también debes aprender a enfocarte y a decir “no” cuando sea necesario.  Dicho esto, cuando la oportunidad correcta aparezca, debes poder reconocerla para saber decir “sí” cuando sea necesario.

¿Cómo puedes saber la diferencia entre los momentos en los que hay que frenarse y en los que hay que avanzar? Tienes que aprender a confiar en tu instinto. Detrás del éxito de cada startup, está un fundador o dos que tuvieron la valentía de enfrentarse a lo desconocido y dar el salto. Esa es la esencia del emprendimiento al estilo Silicon Valley.