Consultoría

6 claves para dejar de ser esclavo de tu smartphone

¿Cómo podemos romper las cadenas que nos mantienen atados a nuestros celulares? Aquí, algunos tips.
6 claves para dejar de ser esclavo de tu smartphone
Crédito: Depositphotos.com

Ah, los Smartphones… esos tiranos que supuestamente nos harían la vida más fácil, pero que han logrado todo lo contrario: mantenernos atados al trabajo 24/7, evitar que nos concentremos en nuestras tareas y hacer que nos enteremos de cosas que quizá sería mejor no saber. En resumen, han conseguido que nos mantengamos pegados a una pantalla sin obtener ni un minuto de paz mental.

De acuerdo con estudios recientes, cada uno de nosotros revisa su celular en promedio unas 150 veces al día. ¡150 veces! Eso incluye, por supuesto, las veces que vemos la hora, revisamos nuestro correo para ver “qué hay de nuevo”, le damos una ojeada a nuestro feed de Facebook, contestamos mensajes en Whatsapp, respondemos llamadas, vemos las notificaciones que nuestro celular amablemente se encarga de entregarnos… y un sinfín de actividades más, la mayoría de ellas sin importancia.

¿Cómo podemos romper las cadenas que nos mantienen atados a nuestros celulares? Aquí, algunas claves.

1. Modo “off”

¿Alguna vez te has quedado sin pila o has dejado el móvil en casa? Seguramente experimentaste una enorme ansiedad al no tenerlo a la mano para revisarlo cada dos segundos, pero al “recuperar el control”, te percataste de que el mundo no se había terminado como creías. Sé inteligente a la hora de usar tu celular: si estás ocupado o quieres despejar tu mente, no dudes en silenciarlo o ponerlo en modo avión por un par de horas. Si tienes pendientes importantes o estás al frente de una empresa, avisa a tus contactos o deja un mensaje en la contestadora. Te sentirás libre como nunca, y además, podrás concentrarte mejor en lo que estás haciendo.

2. Silencia tus grupos de Whatsapp

Whatsapp es lo mejor y lo peor que pudo sucederle al mundo. Por un lado, te permite resolver dudas o pendientes en cuestión de segundos, avisar a tu familia que te encuentras bien y contactar a personas sin tener que pasar por el molesto proceso de enviarles un correo. Por otro, te mantiene atado a conversaciones que no necesariamente te interesan, o te obliga a recibir mensajes de trabajo a medianoche… cuando deberías estar descansando. Una opción es silenciar los grupos de Whatsapp que sientas que te distraen demasiado. Por otro lado, si recibes mensajes que te interesan pero no quieres responder en ese momento, Whatsapp te ofrece una opción para marcarlos como destacados.

3. Desactiva notificaciones de apps
Quizá te sirve recibir notificaciones de noticias en tu celular para mantenerte actualizado, pero ¿en serio necesitas saber cuándo alguien actualiza su foto de perfil, si tu tuit fue retuiteado 100 veces o si alguien agregó canciones nuevas a la lista de Spotify que sigues? Busca el botón de “ajustes” de tu celular; en “notificaciones” podrás administrar de qué apps deseas recibir avisos directamente en la pantalla de tu celular. Nuestra recomendación: activa únicamente las que sean necesarias.

4. Usa tu contestador de voz

¿Y si retomáramos la bonita práctica de programar el contestador de voz automático? Quizá nos quitaríamos un gran peso de encima. Pensémoslo así: nuestro tiempo es nuestro activo más valioso. Si no tiras tu dinero a la basura, ¿por qué sí tiras tu tiempo contestando todas las llamadas que recibes? Si estás ocupado o simplemente no quieres contestar una llamada, no lo hagas: deja que tu buzón haga su tarea.  Después, cuando tengas tiempo, podrás escucharlas y responderlas con calma.

5. Echa mano de la tecnología

Suena paradójico, ¿verdad? Usar una app para desengancharnos del celular… Sin embargo, puede funcionar. BreakFree es una app bautizada en honor de la famosa canción de Queen que mide cuánto tiempo pasas viendo tu móvil y te dice cuándo sería buena idea que tomaras un descanso. La app –que tiene dos versiones, una gratuita y otra pagada– te dice exactamente cuántas veces desbloqueas la pantalla, cuánto tiempo hablas por teléfono y qué aplicaciones son las que usas más, entre otros datos.

6.  Sé consciente de tus acciones

Probablemente, la principal razón por la que vemos nuestro celular de manera automática es que… bueno, básicamente, hacemos la mayoría de las cosas de manera automática. Probablemente ésta sea una buena oportunidad para reparar en nuestra rutina diaria e intentar que nuestras acciones sean lo más conscientes posible (la meditación puede ser una gran herramienta para esto). Evitemos mirar el celular en momentos clave del día: inmediatamente después de despertarnos, al comer con amigos, mientras hablamos con otra persona o antes de dormir. Nos sentiremos mucho más liberados y pondremos a cada actividad la atención que merece.

Basado en una nota de El País.