Marketing

5 fracasos de marketing de 2015

Conoce estos "fails" que se dieron porque las marcas no comprendieron la sensibilidad de sus clientes.

Les advertimos, mercadólogos: el internet nunca olvida. Si mandan un tuit ofensivo o aprueban un copy insultante, accidentalmente o no, siempre habrá personas que lo vean y esto puede dañar fuertemente a su imagen.

Cinco grandes marcas aprendieron esta dura lección, afectando fuertemente su relación con los clientes debido a la mala publicidad que se generó en sus crisis. Cuanto más grande la marca, más fuerte la caída. De anuncios sexistas hasta códigos QR que llevaban a un –¡ups!- sitio porno, estos son los cinco “marketing fails” de 2015.

5. El humor inapropiado de IHOP

 
No puedo creer que tenga que decirlo, pero comparar tu producto con los senos de una mujer es de pésimo gusto. IHOP lanzó una campaña en octubre donde tuiteó una imagen sugestiva de una pila de hotcakes con la leyenda “Planos, pero tienen mucha personalidad”.

La cadena borró el tuit tras la enérgica reacción negativa que generó. Dos horas y un minuto después de lanzar este mensaje misógino, la compañía ofreció una disculpa diciendo: “Hoy tuiteamos algo estúpido e inmaduro que no refleja los valores que definen a IHOP. Lo sentimos”.  Vaya.

4. Under Armour se burla de una batalla de la Segunda Guerra Mundial II

 
Queridos Under Armour, no hay nada irónico o simpático acerca de la Batalla de Iwo Jima. Está por demás decir que la sangrienta confrontación de 36 días de la Segunda Guerra Mundial, que causó miles de bajas, no tiene nada que ver con el básquetbol.

Este hecho parece habérseles escapado a los mercadólogos de esta marca de retail deportivo, pues en mayo pasado lanzaron una playera llamada “Band of Ballers”, mostrando una imagen de cuatro hombres levantando una canasta. Esta imagen imitaba la icónica fotografía de cuatro soldados levantando la bandera estadounidense al final de la batalla. Las quejas no se hicieron esperar en Facebook y Twitter por lo que Under Armour tuvo que retirar la playera y mandar varios tuits de disculpa. Sin embargo, muchos clientes decidieron boicotear a la marca.

3. Bud Light lanza un hashtag ofensivo


Los “genios” del marketing de Bud Light pensaron que era un idea genial usar el eslogan “Remueve el ‘No’ de tu vocabulario” en una cerveza. Esta frase despertó la inconformidad de miles de personas que señalaban que la frase junto con el hashtag #UpForWhatwever (#ListoParaLoQueSea) apoyaba la cultura de la violación.

Después de las duras críticas, Bud Light descontinuó la campaña y se disculpó con una carta publicada en el sitio de la cervecera Anheuser-Busch.

2. El código QR de Heinz lleva a un sitio porno


¿Cómo reaccionarias si escanearas un código de una botella de salsa cátsup y entras a una página web para adultos? Esto fue lo que le pasó a un consumidor alemán en junio. Resulta que un código puesto en productos de Heinz había expirado, lo que permitió que la página XXX Fundorado lo tomara.

El cliente se quejó en la página de Facebook de la marca, ya que Heinz debió reservar ese código por lo menos dos años (para que todas las botellas que lo contenían expiraran). Ya que no lo hizo, muchas salsas con la promoción seguían en los hogares de los consumidores.

Heinz se disculpó ligeramente con el cliente, pero Fundorado aprovechó la publicidad para ofrecer un año de membresía a los adultos que lleguen a su página a través del código de la botella.

1. Un anunció de Bloomingdale sugiere drogar la bebida de tu mejor amiga


Esta imagen fue publicada el mes pasado en el catálogo decembrino de Bloomingdale's. En ella se promueve, accidentalmente o no, el uso del alcohol para tener sexo no consensual. Seguramente debía tomarse como una broma, pero los clientes se quejaron de una supuesta apología a la cultura de la violación. Bloomingdale se disculpó “sinceramente” como lo hacen las grandes compañías modernas: en 140 caracteres o menos vía Twitter.

¿Qué opinas de estos ‘fails’?¿Cómo debe ser la actitud de una marca ante una crisis similar?

Fotografías tomadas de las cuentas de Twitter de las marcas.