Finanzas

Cómo superar la cuesta de enero

Durante el primer mes del año, la mayoría debe ajustarse el cinturón. Sigue estos tips para estabilizar tu economía y arrancar bien el año.

Lo ideal para tu economía sería no colapsar el presupuesto con las fiestas de fin de año y evitar hacer compras innecesarias. Pero, si ya lo hiciste, ahora tendrás que ser más cuidadoso con los gastos durante el resto del año; sobre todo hacer frente a tus deudas y evitar que éstas se conviertan en un irremediable “dolor de cabeza”.

Por eso, te recomendamos comenzar por hacer un listado de todas las deudas que deberás pagar durante el 2016 y dividir tu salario o tus ganancias considerando cada una de ellas. De esta manera saldrás más rápido y no se extenderán por todo el año.

Si te ves muy sobrepasado y no consigues cubrir todas tus deudas, acude a tu banco y ve la posibilidad de alargar el plazo de algunos de tus pagos para unos meses más. Así no estarás tan apretado.

También, procura en este mes postergar cualquier compra que no sea necesaria o “urgente”, hasta que hayas pagado la mayoría de ellas, de lo contrario no terminarás nunca de pagar. Además, aquí te damos algunas recomendaciones para superar la cuesta de enero, tanto en tu hogar, como en tu negocio. Toma nota:

En tu hogar

- Reduce los gastos que no sean vitales, por ejemplo algunas suscripciones como a televisión por cable o tal vez a un gimnasio o club deportivo. Haz un análisis de aquellas que realmente deseas y que valgan la pena; las que no, deshazte de ellas. Es la mejor manera de recortar gastos durante el año.

- Limita el uso de servicios como gas, la energía eléctrica, telefonía, entre otros con el fin de disminuir las cuentas. Habla con tu familia sobre la importancia de ahorrar, de apagar la luz y cerrar el agua cuando no se utiliza.

- A pesar de que la temporada de mayores compras ya pasó, en gran parte de las tiendas es época de rebajas y descuentos. No te dejes tentar con estas promociones que, aunque suenen muy convenientes, harán que sigas endeudado y que tus pagos sean aún mayores.

- Gasta sólo en lo que necesites como alimentación, salud y todo lo básico; procura deshacerte de aquellos caprichos que afectan tu economía. Una buena manera de hacerlo es evitando los “gastos hormiga”. Para identificarlos, toma cualquier gasto, como por ejemplo un café de marca o una cajetilla de cigarros, y multiplícalo por el número de veces que lo consumes al mes. Al final, te darás cuenta del gran gasto que esto resulta.

- Elabora una lista mensual de todos tus gastos y el presupuesto que hay para ellos. De esta manera no adquirirás nuevas deudas y te arreglarás con lo que tienes. Al principio costará un poco, pero luego te acostumbrarás, y lo mejor es que disminuirá tu endeudamiento. Además, es importante que apuntes cada gasto que realizas en alguna libreta para llevar un control.

- El apoyo familiar es fundamental en estos casos, pues si todos los integrantes del hogar contribuyen con dinero, es mucho más fácil salir de las deudas.

En tu negocio

- Busca todas las alternativas para reducir el consumo energético dentro de tu empresa. Utiliza focos ahorradores o iluminación inteligente, controla el uso de aire acondicionado y motiva a tu personal a apagar sus equipos y las luces cuando no los estén utilizando.

- Planea una buena política de impresión de documentos. Aunque lo más recomendable es digitalizar tus procesos y evitar al máximo el uso de papel, establece la cantidad de impresiones por empleado y motiva el uso de papel reciclado. Estos costos son cada vez más significativos para las empresas, por lo que es necesario amortiguar su consumo y uso.

- Seguramente, muchos de tus clientes no te pagaron o no liquidaron su deuda contigo el año pasado. Por eso, debes dedicar tiempo en esta temporada a cobrar todas las cuentas atrasadas y las más difíciles.

- Mantén un control en el uso de viáticos y gastos no vinculados con la operación diaria de tu negocio, como comidas en restaurantes o transportes innecesarios.