Consultoría

Hábitos para tu bienestar como emprendedor

La salud es la herramienta más valiosa y, muchas veces, menos valorada por quienes desean emprender un negocio.
Hábitos para tu bienestar como emprendedor
Crédito: Depositphotos.com

Si formas parte de los emprendedores que ignoran lo importante que es cuidar tanto de su mente como de su cuerpo, los siguientes hábitos son para ti.  

1. Abandona el síndrome de querer abarcar todo

Es evidente que en un principio tengas que abarcar, si no todas, la mayoría de las necesidades de tu empresa, más si aún no cuentas con un equipo que te apoye. Esto, no solo termina aumentando tu nivel de estrés en demasía causando que desees constantemente que tu día te ofrezca más de 24 horas.

Solución. Priorizar aquello que sí es importante en ese momento preciso. Muchas veces creemos que todo es prioridad, cuando en realidad hay ciertas actividades y tareas que sí pueden postergarse o ponerse en pausa hasta que las primordiales sean resueltas.

Asimismo, ten en cuenta algo muy importante, una vez que cuentes con un equipo que te apoye y respalde en tu negocio, aprende a delegar.

Muchos emprendedores olvidan lo importante que es confiarle las tareas a otras personas que también están capacitadas. Esto por miedo a que no lo hagan como uno lo haría. Recuerda que hay muchas maneras de hacer las cosas bien.

2. Respeta los horarios adecuados para comer

Dejar los horarios de comida en segundo plano es un extremo muy común entre las personas que tienen un negocio propio. Por un lado están quienes se malpasan completamente haciendo únicamente una comida al día y por otro, aquellos quienes ingieren comida chatarra durante el día sin ningún nutriente que los mantenga al 100%.

Sí, ingerir comida rápida es más económico, pero recuerda que la mejor inversión es aquella que haces en tu salud. Tu cuerpo te lo agradecerá a corto, mediano y largo plazo.

Solución. Hacer conciencia de la importancia de comer saludablemente, al menos 3 veces al día, preferiblemente 5, y en horarios establecidos. No olvides que la alimentación le da vitalidad a la mente, quien es el principal motor para poder llevar a cabo el trabajo que deseas.

3. Consolida tus metas semanales

Como lo comentaba anteriormente, cuando deseas abarcar todo tú solo, es común que muchas tareas queden inconclusas.

La solución para que esto no suceda es crear metas que sean medibles, alcanzables y sobre todo, positivas:

Medible. Define tiempos adecuados para realizar cada tarea registrándolas en una agenda, un calendario o en un programa que te permita hacer diagramas de Gantt; un ejemplo de ello es TeamGantt.

Alcanzable. Analiza cuáles son las metas que debes ir cumpliendo para cumplir tu sueño. Recuerda que una meta alcanzable necesita estar a la altura de tus recursos y tus posibilidades.

Positivas. Una programación mental positiva te hará tener la energía necesaria para poder alcanzar cada una de las metas que deseas alcanzar. Decreta lo que deseas en positivo y trabaja por ello.

4. Toma decisiones pensando claramente

Una mente sumamente ocupada rara vez tiene la lucidez de tomar decisiones correctas en los momentos críticos.

Imagínalo de la siguiente manera: Una bola de nieve comienza por un copo, ¿cierto? El copo representa una tarea que necesita resolverse. De pronto, te ves envuelto en varios copos de nieve. Es vital que tomes una decisión clave para un proyecto.

Es justo en ese momento  en el que te das cuenta que todos aquellos copos se homologaron hasta convertirse en una gran bola de nieve que rueda hasta alcanzarte. Ahora, no solo tienes la presión de tomar una decisión importante para un proyecto, sino que tienes que hacerte cargo de todas esas tareas que se fueron acumulando por no priorizar.

Lo más común, es que tomes decisiones que te ayuden a “salir del paso”, más no soluciones que tengan trascendencia a mediano y largo plazo, volviéndose problemáticas recurrentes.

Solución. Organiza tus tareas evitando que se junten hasta convertirse en un problema del cual no sepas ni por donde salir y/o comenzar.

Además, cuando se trate de tomar decisiones realmente importantes, tómate el tiempo adecuado alejado del estrés de las tareas diarias. Recuerda que de ello depende el rumbo que tome el proyecto y el éxito del mismo.

5. Desconéctate

Para poder dar el máximo la mente y el cuerpo sano siempre requerirán de un buen descanso.

Solución. Permítete tener tiempo libre de calidad donde realmente te olvides de los correos, de las llamadas y de los pendientes. Todo eso va a seguir ahí, pero tu cuerpo y tu mente siempre necesitarán de esos momentos para conectar contigo mismo, con tu pareja, familia o amigos.

Disfruta de planes que te permitan despejar completamente tu mente. Retoma ese hobby que tanto disfrutabas, compra un nuevo libro, date el tiempo y escápate a un lugar nuevo el fin de semana. La realidad es que pasar tantas horas frente a una computadora o un smartphone te priva de la creatividad que te otorga el disfrutar del mundo fuera del trabajo.

Gozar de la vida no te hará menos exitoso, pero sí estar más pleno y, por lo tanto, feliz