Millennials

7 tipos de Millennials que pondrán en marcha tu plan de marketing

No son tan malos como dicen. Pueden salvar tu negocio...
7 tipos de Millennials que pondrán en marcha tu plan de marketing
Crédito: Depositphotos.com

En meses recientes los Millennials ha sido el grupo que peor publicidad se ha llevado, particularmente de parte de portales de negocios dirigidos a la Generación X, misma que los precedió. Es común que al buscar una descripción de este grupo en el ambiente laboral, se mencione que son narcisistas, egocéntricos, individualistas, que creen merecerlo todo y que se la viven en redes sociales.

Si estás leyendo esto en tu laptop, tablet o smartphone buscando tips o ideas para hacer crecer tu negocio, muy probablemente eres un Millennial o trabajas con uno y sabes que muchos de esos conceptos son erróneos. De hecho, las personas que actualmente buscan emprender o se adaptan mejor a la nueva cultura organizacional son precisamente los también llamados Generación Y.

¿Para qué áreas funciona tener Millennials? Desde contabilidad y finanzas hasta ventas y programación de software. Sin embargo, hoy tocaré una de las áreas en las que esta generación en particular está innovando como ninguna otra lo ha hecho: marketing.

La mayoría de los profesionistas activos en publicidad, promoción, estudios de mercado, relaciones públicas y diseño nacieron después de 1980.

Sería un error dejar a este grupo, actualmente el más numeroso en la fuerza laboral, fuera de tu startup. Estos son los 7 perfiles que pueden darle a tu empresa el impulso que necesita:

1. El innovador

Aquel que sobresalió en la universidad por proponer soluciones y planes de acción constantemente, participaba en grupos estudiantiles y realizaba actividades extraescolares.

Es el que podrá apoyarte con ideas para la estrategia y tiene la energía para ponerlas en marcha. Ideal para planeación de campañas, eventos promocionales y dinámicas son clientes y seguidores.

Ventajas: en sus primeros años de egresado, cuenta con mucha energía y no tiene problema en generar ideas.

Desventajas: no suele ser tradicionalista ni acepta “peros”, además de que argumentos como “así lo hemos hecho siempre” lo pueden desmotivar.

2. El fan de los gadgets

No es ese que compra el iPhone más caro solamente para usar WhatsApp y Facebook, sino aquel que le saca el jugo a los dispositivos a través de las apps: diseña, programa, tiene perfiles en todas las redes y genera contenido. Ideal para una estrategia de redes sociales y como complemento al equipo de diseñadores.

Ventajas: está al día en cuanto a tendencias formatos, lenguaje y etiqueta en la red, así como el tipo de dispositivos ideales para grabar video, podcasts, editar imágenes o realizar transmisiones en vivo.

Desventajas: lidiar con la cuenta personal y la del trabajo en el teléfono no es sencillo y se presta a muchos errores que le han salido caras a las marcas, por lo que debe tener un equipo móvil únicamente para ese propósito o usar un servicio como Hootsuite.

3. El que tiene hijos

Los padres pero sobre todo las madres Millennials tienen necesidades especiales. Como parte del día lo dedican a sus hijos y es de suma importancia estar para ellos y verlos crecer, requieren horarios flexibles. Labores como ventas o supervisión de actividades en campo son ideales porque no requieren mucho tiempo en un espacio fijo por ocho horas y les brinda movilidad.

Ventajas: puedes ahorrar recursos como un espacio físico, mobiliario y equipo de oficina si operan de forma externa. Incluso podrías intentar un esquema de medio tiempo.

Desventajas: es necesario tener orden en cuanto a la agenda para que encuentren un balance entre vida familiar y profesional.

4. El comprometido

Aquel que busca trabajar en empresas con las que pueda identificarse, que generen un cambio en su entorno y en la forma tradicional de hacer las cosas.

No está interesado en el título nobiliario de Gerente de Marca, sino crear una diferencia en la organización. Áreas como publicidad y relaciones públicas son las más beneficiadas de alguien que se ponga la camiseta de la empresa porque cree en ella.

Ventajas: más que un empleado, puede ser un embajador de marca que hable bien de la empresa frente a sus amigos y familia si siente que sus valores coinciden con los de la empresa.

Desventajas: si detecta actividades poco éticas en la empresa o un mal trato a los empleados, por ejemplo, despidos injustificados, su compromiso cada vez será menor.

5. El tradicional

No todos los Millennials viven en el aquí y el ahora. Existe un importante grupo dentro de este sector que busca estabilidad, una vida tranquila y un empleo en el que pueda hacer carrera.

Este grupo es adecuado para áreas que requieran su presencia por mucho tiempo, como investigación de mercados, administración o planeación de espacios en medios publicitarios.

Ventajas: puedes crear lazos a largo plazo, con miras en desarrollarlos profesionalmente para que en un futuro tengan funciones importantes y un equipo a su cargo.

Desventajas: muchas veces carecen del “hambre” de todos los otros grupos, así que es común que caigan en una zona de confort.

6. El buscador de conocimiento

Quizá más común en los más jóvenes. Es aquel que quiere comerse al mundo, generar resultados para que sus jefes lo recomienden e ir por el siguiente reto. Ideal para niveles de entrada como becario ejecutivo. Busca aplicar sus conocimientos y talento en un proyecto real y ser reconocido por sus logros.

Ventaja: es muy talentoso y se esfuerza al máximo para demostrar su valía. Suele trabajar tiempo extra para terminar sus proyectos e incluso llega a pagarse un curso con tal de mantenerse actualizado.

Desventajas: se puede desmotivar si considera el trabajo como monótono y si nada nuevo que aprender. No es muy amigo de la rutina.

7. El Cultivador de relaciones

Ideal para relaciones públicas, alianzas con empresas y organizaciones o incluso captación de fondos, sobresale por su simpatía, carisma y facilidad de palabra, aunque al ser recién egresado carece de contactos.

Aprende rápido y se vale de su don de gentes para obtener información, favores o destrabar procesos. Su trabajo es más que solo algo por lo que le pagan y busca hacer amigos en la oficina.

Ventajas: su buena imagen se transmite a la empresa y es de fácil trato, así que es común que se convierta en el contacto con proveedores, clientes, periodistas, u otras empresas y organismos clave.

Desventajas: por la naturaleza de su profesión está poco tiempo en cada empresa, a menos que construya relaciones personales sólidas con el equipo de trabajo.

Como ves, no se trata de que sean problemáticos o compartan los mismos vicios, sino que tienes qué comprender sus motivaciones y elegir el perfil adecuado para tu proyecto con base en ello.

Algunos compartirán rasgos de más de un perfil o incluso preferirán hacer home office o trabajar como externos para llevar varios proyectos a la vez, pero eso lejos de restarles compromiso, les suma experiencia que pueden aplicar para tu empresa.