Emprendedores

3 razones por las que el mejor momento para emprender es hoy

¿Qué estás esperando?
3 razones por las que el mejor momento para emprender es hoy
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Los avances tecnológicos, económicos y sociales de las últimas décadas nos han llevado a entrar en una era de información y tecnología en donde prácticamente todos tenemos acceso a la misma información y a los mismos recursos.

Las grandes corporaciones del siglo pasado se están derrumbando ante nuevos cambios de paradigma y nuevas empresas compuestas por generaciones que están cambiando las formas de hacer negocios, aunado a esto, estamos viviendo abruptos cambios en el mercado y el resurgimiento de nuevos hábitos de consumo.

A continuación presentamos las 3 principales razones que explican por qué hoy es el mejor momento para emprender un negocio.

1. Igualdad de recursos y tecnología

Hoy día todos los recursos están a la mano de todos, una micro empresa de una sola persona puede tener los mismos recursos, tecnología e información que una empresa de miles de personas, solo se necesita de una computadora y una conexión a internet.

Ni siquiera se requiere de una gran infraestructura pues se pueden contratar empleados virtuales por todo el mundo que trabajan desde su casa o desde Starbucks. No se necesitan de grandes canales de distribución ni de grandes almacenes ya que todo se puede vender de manera virtual por internet ya que la publicidad tradicional ha migrado a las redes sociales y nunca antes fue tan barato dar a conocer tu marca o servicio.

Esa igualdad de circunstancias hace que los costos para iniciar un negocio y entrar a competir dentro de un mercado sean mínimos.

2. No se necesita de una educación costosa, privilegios o influencias

Nunca antes se habían abierto tantas oportunidades para convertirse en emprendedor. Estamos en el punto en el que prácticamente todos los millonarios del siguiente lustro serán emprendedores.

Lo anterior se ve reflejado en la cantidad de empresarios que están creciendo considerablemente cada día. Nunca antes personas sin estudios, sin títulos, sin privilegios, sin influencias y sin una educación costosa, se habían convertido en emprendedores exitosos.

Para ejemplo un botón basta, seguramente el ejemplo mas famoso es el fundador de Apple, Steve Jobs, quien nunca terminó la carrera universitaria y sus padres apenas tenían para pagarla, pero murió con una fortuna de $11,000 millones de dólares, así mismo su socio fundador Steve Wozniak tampoco terminó la universidad y hoy tiene un valor de 100 millones de dólares.

Pero hay otros también igual de famosos como Richard Branson, fundador del imperio Virgin, que no solo nunca terminó la universidad sino que además tenía pobres resultados académicos y sin embargo hoy su valor se estima en $5,000 millones de dólares.

Bill Gates y Paul Allen, fundadores de Microsoft, tampoco terminaron sus estudios ni venían de familias adineradas, no obstante, ya conocemos su historia: el primero se convirtió en el hombre mas rico del mundo.

Por otro lado está Mark Zuckerberg, CEO de Facebook, renunció a la universidad para perseguir su pasión misma que al final le dio mejores resultados. O qué me dicen de Howard Schultz, fundador de Starbucks, que creció en un barrio tan pobre de Brooklyn que hoy día no cuenta ni con un Starbucks.

Hay muchos otros ejemplos de emprendedores que no tienen estudios o vienen de familias ricas como Michael Dell, fundador de Dell Computers, Dean Kamen fundador de Segway, Amancio Ortega de Inditex, entre otras.

3. Cambios en el mercado y hábitos de consumo

Estamos viviendo en un parteaguas de tecnología e información pero también de cambios abruptos en el mercado y en los hábitos de consumo de las personas, Mark Lautman, economista, conferencista TED y autor del libro When the Boomers Bail: A Community Economic Survival Guide, dice que según estudios recientes el 80% de los productos y servicios que habrá en el futuro aun no existen.

Constantemente estamos en búsqueda de nuevas experiencias, nuevas marcas y nuevas soluciones que puedan satisfacer nuestras cambiantes necesidades, esto abre una infinidad de oportunidades para los nuevos emprendedores que buscan abrirse paso en nichos de mercado no explorados o con poca competencia.

Claramente el mejor momento para emprender no es mañana, es cuando termines de leer estas palabras, hoy. ¿Qué más estás esperando?